¿SE PUE­DE IN­NO­VAR EN LAS PE­QUE­ÑAS EM­PRE­SAS?

El Financiero Bajío - - Portada - Moi­sés Car­ba­jal Ma­rrón* Opi­ne us­ted: moi­[email protected] * Di­rec­tor Re­gio­nal del De­par­ta­men­to de Em­pren­di­mien­to del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey.

En los es­tu­dios so­bre las cau­sas que in­flu­yen en el cre­ci­mien­to y desem­pe­ño de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (Py­mes), la pa­la­bra “in­no­va­ción” se ha­ce pre­sen­te de ma­ne­ra inevi­ta­ble, ya que es se­ña­la­da de ma­ne­ra fre­cuen­te co­mo ne­ce­sa­ria pa­ra ge­ne­rar nue­vos pro­duc­tos, ser­vi­cios y/o pro­ce­sos que nos lle­ven al si­guien­te ni­vel.

En es­te mis­mo sen­ti­do, si ha­bla­mos so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de una re­gión, exis­ten co­rrien­tes de pen­sa­mien­to que sos­tie­nen que és­te de­pen­de de los sis­te­mas na­cio­na­les de in­no­va­ción.

En con­jun­to, és­tos fun­cio­nan co­mo un sis­te­ma de re­cur­sos que per­mi­te desa­rro­llar las fuer­zas y nor­mas, que, en con­jun­to, ac­túan pa­ra fo­men­tar la ex­plo­ta­ción de la in­no­va­ción.

Si con­si­de­ra­mos que la pro­pen­sión a la in­no­va­ción en una or­ga­ni­za­ción se re­fie­re a los es­fuer­zos sis­te­ma­ti­za­dos pa­ra en­con­trar nue­vas opor­tu­ni­da­des y so­lu­cio­nes que se tra­du­cen en nue­vos pro­duc­tos, nue­vos ser­vi­cios o me­jo­ra de pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos de ma­ne­ra cons­tan­te, sur­ge el si­guien­te cues­tio­na­mien­to: ¿Se pue­de in­no­var en las Py­mes? Es­ta pre­gun­ta cuen­ta con res­pues­tas en dis­tin­tos sen­ti­dos, ya que exis­ten em­pre­sas que se di­cen in­no­va­do­ras, pe­ro en la reali­dad, se li­mi­ta y/o so­lo se im­pac­ta en cier­tas áreas, pro­duc­tos o ser­vi­cio de la mis­ma.

Cuan­do se tra­tan de im­ple­men­tar es­tos es­fuer­zos, en­con­tra­mos que la ges­tión de la in­no­va­ción pue­de ser bas­tan­te re­ta­do­ra, ya que re­quie­re que las em­pre­sas de­jen sus prác­ti­cas y tec­no­lo­gías exis­ten­tes aven­tu­rán­do­se con nue­vas ten­den­cias, in­ven­tos e ideas que ne­ce­si­tan ser ali­men­ta­das, in­clu­so cuan­do sus be­ne­fi­cios no es­tán cla­ros.

En sín­te­sis, el ser una Py­me in­no­va­do­ra es po­si­ble y fun­da­men­tal pa­ra la per­ma­nen­cia en el mer­ca­do, ya que en el en­torno ac­tual se pro­du­cen cam­bios cons­tan­tes y se re­quie­ren pro­ce­sos efec­ti­vos pa­ra iden­ti­fi­car y ex­plo­tar las opor­tu­ni­da­des, ya que la in­no­va­ción pue­de con­ver­tir­se en una vía im­por­tan­te pa­ra el lo­gro de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas y de la su­per­vi­ven­cia de la em­pre­sa.

“La in­no­va­ción pue­de ser bas­tan­te re­ta­do­ra, ya que re­quie­re aban­do­nar prác­ti­cas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.