La éti­ca en los ne­go­cios y el com­plian­ce

El Financiero Bajío - - News - Jo­sé Ló­pez del Cas­ti­llo * Opi­ne us­ted: jlo­[email protected] *Di­rec­tor de la fir­ma LCA Com­plian­ce y profesor de la Maes­tría en De­re­cho Cor­po­ra­ti­vo en la Uni­ver­si­dad Mon­dra­gón Mé­xi­co

La éti­ca en los ne­go­cios es hoy un nue­vo pa­ra­dig­ma que vie­ne desa­rro­llán­do­se y to­man­do fuer­za en to­dos los mer­ca­dos del mun­do. Ac­tual­men­te ya no es su­fi­cien­te con que una em­pre­sa sea efi­cien­te, ren­ta­ble y que ofrez­ca pro­duc­tos o ser­vi­cios de ca­li­dad; ese fue el pa­ra­dig­ma con el que vi­vi­mos du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. Aho­ra es ne­ce­sa­rio que las em­pre­sas con­si­de­ren la im­por­tan­cia de la éti­ca y apre­cien el pa­pel de su repu­tación co­mo par­te de su va­lor in­tan­gi­ble en el mer­ca­do.

La pre­gun­ta na­tu­ral que en­ton­ces sur­ge es: ¿qué im­pli­ca es­to en los ne­go­cios y las em­pre­sas? Im­pli­ca mu­cho. La con­fian­za de los con­su­mi­do­res; la con­fian­za que tie­nen sus tra­ba­ja­do­res; la con­fian­za de par­te de los re­gu­la­do­res y del go­bierno; in­clu­so la con­fian­za de sus pro­vee­do­res.

La éti­ca de­be im­preg­nar a to­da la em­pre­sa par­tien­do de la al­ta di­rec­ción. De­be es­tar fun­da­men­ta­da en só­li­dos pro­gra­mas de cum­pli­mien­to, en el desa­rro­llo de bue­nas prác­ti­cas, en prin­ci­pios y va­lo­res que per­mi­tan una con­vi­ven­cia ade­cua­da. Ac­tual- men­te es­tá com­pro­ba­do que ba­jo un ambiente éti­co, las per­so­nas tie­nen un me­jor desa­rro­llo, las em­pre­sas tie­nen un me­jor re­sul­ta­do, se crean y man­tie­nen me­jo­res re­la­cio­nes con clien­tes y pro­vee­do­res. To­do es­to, por con­si­guien­te, ge­ne­ra me­jo­res uti­li­da­des y ren­di­mien­tos.

A par­tir de es­to po­de­mos de­cir que “la éti­ca y el cum­pli­mien­to es un bue­na in­ver­sión”. Es por ello que con­tar con fun­da­men­tos éti­cos só­li­dos de­be ser una prio­ri­dad des­de el mo­men­to en que se crea un nue­vo ne­go­cio. Tal co­mo se di­se­ña el sis­te­ma de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción, el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro, la mercadotecnia, la es­tra­te­gia de ven­tas, el producto o el pre­cio, de la mis­ma ma­ne­ra se de­be es­ta- ble­cer cla­ra­men­te cuál se­rá el mo­de­lo y el pro­gra­ma éti­co que el nue­vo ne­go­cio ten­drá a fin de que sea exi­to­so en el mer­ca­do.

En Mé­xi­co con­ta­mos con re­gu­la­cio­nes que ya con­si­de­ran prin­ci­pios éti­cos y de cum­pli­mien­to. Ejem­plos de ello es la Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­dad Ad­mi­nis­tra­ti­va (Ley An­ti­co­rrup­ción). Es­ta úl­ti­ma es­ta­ble­ce dis­po­si­cio­nes pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos pe­ro tam­bién in­clu­ye dis­po­si­cio­nes pre­ven­ti­vas pa­ra las em­pre­sas de­no­mi­na­do política de in­te­gri­dad. Otro ejem­plo es el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les en su ar­tícu­lo 421 y 422, así co­mo el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, en su ar­tícu­lo 11 Bis, don­de se es­ta­ble­ce la ba­se de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas y con­si­de­ra que las em­pre­sas que pue­dan de­mos­trar el de­bi­do con­trol (pre­ven­ción y cul­tu­ra de le­ga­li­dad) pue­den ac­ce­der a ven­ta­jas co­mo es ate­nuar o exi­mir res­pon­sa­bi­li­dad si den­tro de la or­ga­ni­za­ción se co­me­te un de­li­to. Las em­pre­sas que pre­ven­ti­va­men­te es­ta­ble­cen es­te ti­po de pro­gra­mas es­tán con­for­man­do ba­ses pa­ra ge­ne­rar una éti­ca ade­cua­da en su or­ga­ni­za­ción. To­do es­to nos lle­va a re­sal­tar la im­por­tan­cia de con­tar con pro­gra­mas de con­trol efi­cien­tes pa­ra fo­men­tar prác­ti­cas ade­cua­das que ges­tio­nen y mi­ni­mi­zar ries­gos.

Si qui­sié­ra­mos re­su­mir en una for­ma sen­ci­lla lo des­cri­to aquí, po­dría­mos de­cir: + Éti­ca – ries­gos de cum­pli­mien­to = In­te­gri­dad. Y “la In­te­gri­dad es un buen ne­go­cio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.