PRI­ME­RO LA GEN­TE: IM­PUL­SAN­DO EL CRE­CI­MIEN­TO EN MEGACIUDADES.

El Financiero Bajío - - Portada - Su­sa­na An­dra­de* Opi­ne us­ted: su­sa­na.an­dra­[email protected]­cer.com

Al­re­de­dor del mun­do hay opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rias pa­ra las ciu­da­des, las em­pre­sas y las per­so­nas. En­tre 2010 y 2025, ca­si la mi­tad (47 por cien­to) del cre­ci­mien­to del PIB pro­ven­drá de 443 ciu­da­des con eco­no­mías en evo­lu­ción que bus­can al­can­zar mil mi­llo­nes de nue­vos con­su­mi­do­res.

Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to con­lle­va pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la for­ma en que fun­cio­nan las ciu­da­des, la for­ma en que las em­pre­sas sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les y la for­ma en que las per­so­nas de­ci­den si un tra­ba­jo es ade­cua­do pa­ra ellas.

En el úl­ti­mo es­tu­dio rea­li­za­do por la con­sul­to­ra Mer­cer, ti­tu­la­do: “Las per­so­nas pri­me­ro: im­pul­san­do el cre­ci­mien­to en megaciudades emer­gen­tes”, se ex­pli­ca có­mo es­tas ur­bes en­fren­tan las pre­sio­nes de en­con­trar, ca­pa­ci­tar y man­te­ner a los tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos.

A es­ta pre­sión se le su­ma el he­cho de que la am­bi­ción, la mo­vi­li­dad y el di­na­mis­mo de los em­plea­dos re­pre­sen­tan, siem­pre, un ries­go de aban­dono. Si bien las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas que ofre­cen es­tas me­tró­po­lis las ha­ce pa­re­cer atrac­ti­vas des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la in­ver­sión, por sí so­los no siem­pre se tra­du­cen en una ca­li­dad de vi­da desea­ble. Es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ries­go­so ha­cer ge­ne­ra­li­za­cio­nes so­bre las per­so­nas o pen­sar que el di­ne­ro es la úni­ca res­pues­ta.

¿Qué se­rá lo que atrae­rá a los co­la­bo­ra­do­res más ca­pa­ci­ta­dos a es­tas ciu­da­des en el fu­tu­ro y qué los mo­ti­va­rá a que­dar­se?

Las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na son úni­cas y es­tán im­pul­sa­das por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Co­mo con­se­cuen­cia del aná­li­sis de la in­ves­ti­ga­ción y del es­tu­dio de seg­men­ta­ción sur­gen diez re­sul­ta­dos fun­da­men­ta­les que com­pren­den seis con­clu­sio­nes cla­ve y cua­tro fac­to­res im­pres­cin­di­bles que ha­cen que las ciu­da­des, las em­pre­sas y las per­so­nas ten­gan éxi­to de ma­ne­ras nuevas y des­co­no­ci­das, en vis­ta de es­tas opor­tu­ni­da­des sin pre­ce­den­tes.

Nin­gu­na en­ti­dad pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas sis­té­mi­cos por sí mis­ma. Es fun­da­men­tal ha­cer aso­cia­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das pa­ra abor­dar cues­tio­nes ma­cro y bre­chas, co­mo en el ca­so de in­fra­es­truc­tu­ra, se­gu­ri­dad y vi­vien­da, y su­pe­rar los desafíos an­tes de que se agra­ven. Las aso­cia­cio­nes pú­bli­co­pri­va­das son fun­da­men­ta­les pa­ra que las ciu­da­des, las cor­po­ra­cio­nes y las per­so­nas pue­dan ser exi­to­sas.

Tan­to los em­plea­do­res co­mo los tra­ba­ja­do­res creen que ha­brá un cam­bio po­si­ti­vo en el mun­do la­bo­ral en la pró­xi­ma dé­ca­da, ya que la tec­no­lo­gía per­mi­te que las per­so­nas tra­ba­jen de ma­ne­ra más in­te­li­gen­te y que se to­men de­ci­sio­nes más rá­pi­das.

Si bien am­bos gru­pos coin­ci­den en que la tec­no­lo­gía, la au­to­ma­ti­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción per­mi­ti­rán ha­cer un tra­ba­jo más efi­cien­te, se­rán las ca­pa­ci­da­des ex­clu­si­va­men­te hu­ma­nas las que im­pul­sa­rán es­tas lo­ca­li­da­des.

A pe­sar de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, los em­plea­do­res no de­ben per­der de vis­ta el va­lor de las cua­li­da­des y las ha­bi­li­da­des hu­ma­nas, ni de la ca­pa­ci­ta­ción que se re­quie­re.

Las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, los mu­ni­ci­pios y las em­pre­sas lo­ca­les pue­den ga­ran­ti­zar que sus ciu­da­des se­gui­rán pros­pe­ran­do, y ese cre­ci­mien­to es­ta­rá im­pul­sa­do por lo que da a cual­quier lu­gar vi­da, es­pí­ri­tu y di­na­mis­mo: las per­so­nas.

*Ge­ren­te re­gio­nal en Ba­jío de Mer­cer .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.