SARA LO­ZANO

El Financiero Monterrey - - PORTADA - Sara Lo­zano Opi­ne us­ted: loal­sa­ra@yahoo.com La au­to­ra es Con­se­je­ra Elec­to­ral en el es­ta­do de Nue­vo León y pro­mo­to­ra del cam­bio cul­tu­ral a tra­vés de la Edu­ca­ción Cí­vi­ca y la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na.

No sé si us­ted lo com­par­ta, pe­ro las co­sas pa­re­cen ir de otra for­ma, con otras re­glas, más apri­sa que de cos­tum­bre y con una ló­gi­ca irra­cio­nal. Me sien­to Ali­cia en diá­lo­gos con el Som­bre­ro Lo­co, fes­te­jan­do el no-cum­plea­ños o ra­zo­nan­do con Tweed­le­dee y Tweed­le­dum so­bre la si­tua­ción de Nue­vo León.

To­do em­pe­zó con el vi­deo de los bi­lle­tes que in­ter­cam­bian per­so­na­jes de la his­to­ria y co­lo­res. Lin­dos, sí, nues­tros bi­lle­tes siem­pre han si­do be­llos, lo que no me cua­dra es la de­ci­sión de ju­gar a re­vol­ver los mis­mos ros­tros, en otras can­ti­da­des y con co­lo­res com­bi­na­dos.

En­tran y sa­len ven­de­do­res am­bu­lan­tes a Co­le­gio Ci­vil, bue­nas ra­zo­nes pa­ra que per­ma­nez­can y con­tra­ar­gu­men­tos ra­zo­na­bles pa­ra que se va­yan. Por sí mis­mas am­bas ló­gi­cas son bue­nas, la mez­cla de ca­len­da­rios in­de­ter­mi­na­dos pa­ra de­jar­les ir y ve­nir es la que no me da sen­ti­do.

Un con­gre­so pa­ri­ta­rio in­clu­so en las pre­si­den­cias de sus co­mi­sio­nes siem­pre es bue­na no­ti­cia, la vo­lun­tad po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta es la que se sa­le de to­do or­den his­tó­ri­co. Es cier­to, ya se de­ja­ba ver una organización di­fe­ren­te des­de que la iz­quier­da tie­ne un lu­gar pre­pon­de­ran­te -co­mo nun­ca- en el con­gre­so es­ta­tal, ¿pe­ro tan fá­cil? Se aplau­de el acuer­do, pe­ro el es­co­zor no se qui­ta.

Una pre­si­den­ta par­ti­dis­ta lla­man­do a cuen­tas públicamente a un can­di­da­to elec­to, ex­fut­bo­lis­ta, de otro par­ti­do, y de­nun­cian­do el uso de prác­ti­cas fut­bo­lís­ti­cas no­ci­vas pa­ra la po­lí­ti­ca. Na­die cues­tio­na el de­re­cho de ca­da uno ni las ra­zo­nes que le acom­pa­ñan, ¿pe­ro así a gri­tos se ha­ce la me­jor po­lí­ti­ca na­cio­nal?

¡Y la ce­re­za! Maradona en Sinaloa pa­ra reha­bii­li­tar­se, re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do en ex­ce­sos. Y no de­me­ri­to en nin­gún sen­ti­do las ra­zo­nes del club ni las in­ten­cio­nes del nue­vo di­rec­tor técnico, las aplau­do y le de­seo to­do el éxi­to. Pe­ro es iro­nía del des­tino, na­die lo po­drá ne­gar.

Qui­zá no es só­lo Ali­cia y sus ma­ra­vi­llas, tam­bién los as­tros po­drían es­tar com­bi­nan­do sus ener­gías co­mo nun­ca an­tes, y la sa­li­da de Mar­te re­tró­gra­do nos está de­jan­do: ser más fe­li­ces, ju­gan­do al le­go con los bi­lle­tes na­cio­na­les; ser más ge­ne­ro­sos, fa­ci­li­tan­do la eco­no­mía in­for­mal pa­ra es­tas fies­tas pa­trias y ya ve­re­mos có­mo regresamos al or­den de la for­ma­li­dad en la eco­no­mía. Tam­bién nos de­ja con­fiar en la bue­na vo­lun­tad par­ti­dis­ta y su vo­lun­tad de in­cluir a más mu­je­res y, por su­pues­to, ver a Maradona li­bre de adic­cio­nes.

Aun­que tam­bién se pue­de pen­sar que esto vie­ne de an­ta­ño, el mundo no se aca­bó cuan­do los as­tros lo pre­di­je­ron, las es­ta­dís­ti­cas fa­lla­ron su pros­pec­ti­va en el Bre­xit y en Co­lom­bia; tam­po­co ha lle­ga­do la cí­cli­ca cri­sis mun­dial tan anun­cia­da por los fi­nan­cie­ros.

Las re­glas pa­re­cen es­tar cam­bian­do de his­to­ria, la his­to­ria pa­re­ce no que­rer re­pe­tir­se -o no de la ma­ne­ra es­pe­ra­da-, la re­la­ti­vi­dad ha si­do una va­ria­ble po­co es­tu­dia­da en los mo­de­los ra­cio­na­les, la sub­je­ti­vi­dad era sim­ple­men­te omi­ti­da y la per­so­na es­tu­vo to­tal­men­te in­vi­si­bi­li­za­da en la ma­sa.

¿Se­rá que las co­sas de ver­dad es­tán cam­bian­do a un lu­gar don­de lo hu­mano se sien­te más? ¿Se­rá di­fe­ren­te el Gri­to Pa­trio de nues­tra In­de­pen­den­cia?

“Las re­glas pa­re­cen es­tar cam­bian­do de his­to­ria, la his­to­ria pa­re­ce no que­rer re­pe­tir­se ...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.