“Ba­ri­te­ros” ex­por­ta­rían por freno al frac­king

Aun­que des­de NL ya se en­vía ba­ri­ta al ex­te­rior, és­ta au­men­ta­ría

El Financiero Monterrey - - PORTADA - SO­NIA CORONADO sco­ro­na­do@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Los pro­duc­to­res de ba­ri­ta na­cio­na­les, lo­ca­li­za­dos prin­ci­pal­men­te en Nue­vo León, bus­ca­rían mer­ca­dos adi­cio­na­les de ex­por­ta­ción, en el su­pues­to ca­so de que en Mé­xi­co se prohí­ba la prác­ti­ca de la frac­tu­ra hi­dráu­li­ca o frac­king en la ex­plo­ra­ción de ya­ci­mien­tos pe­tro­le­ros, con­si­de­ra­ron es­pe­cia­lis­tas del sec­tor.

El mi­ne­ral cons­ti­tu­ye el 40 por cien­to de los lo­dos que se uti­li­zan pa­ra las per­fo­ra­cio­nes pe­tro­le­ras; y el 95 por cien­to de la pro­duc­ción na­cio­nal se des­ti­na a és­ta ac­ti­vi­dad, de acuer­do con la Sub­se­cre­ta­ría de Mi­ne­ría.

“Mu­cho del mer­ca­do de la ba­ri­ta es pa­ra ex­por­ta­ción o pa­ra em­pre­sas con­tra­tis­tas co­mo Schlum­ber­ger pa­ra sus per­fo­ra­cio­nes. La ex­plo­ra­ción no se pa­ra.

“Hoy, las em­pre­sas con­tra­tis­tas no son na­cio­na­les sino ex­tran­je­ras. No veo que va­ya a ha­ber un im­pac­to y si aquí (en Mé­xi­co) ya no se pue­de ven­der, pues van a ir a ver a otros mer­ca­dos”, con­si­de­ró Nor­ber­to Za­va­la, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de In­ge­nie­ros Me­ta­lur­gis­tas y Geó­lo­gos de Mé­xi­co.

Re­cien­te­men­te el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ase­gu­ró que du­ran­te su se­xe­nio no uti­li­za­rá el frac­king pa­ra la ex­plo­ta­ción de ya­ci­mien­tos.

Mar­co An­to­nio To­rres Mo­reno, es­pe­cia­lis­ta en el mer­ca­do de ba­ri­ta en Mé­xi­co, con­si­de­ró que los co­men­ta­rios ver­ti­dos por Ló­pez Obra­dor y su equi­po han si­do su­per­fi­cia­les sin te­ner ver­da­de­ra do­cu­men­ta­ción del te­ma.

“An­dan muy ocu­pa­dos en la po­lí­ti­ca, no se han do­cu­men­ta­do so­bre el te­ma (de frac­king)” MAR­CO TO­RRES

Es­pe­cia­lis­ta en mer­ca­do de ba­ri­ta

“An­dan muy ocu­pa­dos en la po­lí­ti­ca que no se han do­cu­men­ta­do o pues­to a es­tu­diar real­men­te es­to. Sus co­men­ta­rios y crí­ti­cas son muy su­per­fi­cia­les”, re­sal­tó.

Ac­tual­men­te, la re­gión mi­ne­ra con ma­yor po­ten­cial pro­duc­tor de ba­ri­ta se en­cuen­tra en Nue­vo León, apor­tan­do el 34 por cien­to de la pro­duc­ción na­cio­nal, el cual se des­ti­na, ca­si en su to­ta­li­dad, a la ex­plo­ra­ción de la Cuen­ca de Bur­gos en Ta­mau­li­pas.

Ci­fras de la Sub­se­cre­ta­ría de Mi­ne­ría se­ña­lan que las ex­por­ta­cio­nes en 2015, nú­me­ros más re­cien­tes, fue­ron del or­den de los 27.8 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que las im­por­ta­cio­nes fue­ron de 20.9 mdd.

Fran­ca­men­te es ofen­si­vo el có­mo Ló­pez Obra­dor im­pu­so su vo­lun­tad al can­ce­lar el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Se ha es­cri­to has­ta el can­san­cio el co­mo la en­cues­ta pa­ti­to es­tu­vo lle­na de irre­gu­la­ri­da­des. Des­de el di­se­ño me­to­do­ló­gi­co has­ta la im­ple­men­ta­ción ¿a cuál ir­le en­tre los dos as­pec­tos en cuan­to a nu­la cre­di­bi­li­dad? Las redes so­cia­les y di­ver­sos me­dios die­ron cuen­ta de có­mo es­tu­vo ama­ña­do el pro­ce­so, has­ta se ve en un vi­deo unas mu­je­res en una ca­si­lla lle­nan­do bo­le­tas; eso sin men­cio­nar el có­mo va­rias per­so­nas pu­die­ron vo­tar en múl­ti­ples oca­sio­nes. Fue una pro­me­sa de cam­pa­ña por lo que no de­be sor­pren­der a na­die aun­que se es­cu­da en el “pue­blo sa­bio” -ese que so­li­to aten­ta con­tra sus fuen­tes de tra­ba­jo-.

La for­ma nos di­ce mu­cho de los tiem­pos que vie­nen, por ejem­plo es­ta la ma­ni­pu­la­ción de las “prue­bas” de que sí fun­cio­na­rían dos ae­ro­puer­tos. To­dos los es­tu­dios se­rios in­di­ca­ban lo con­tra­rio. ¿Aca­so no es co­rrup­ción el en­ga­ñar con ver­da­des a me­dias mos­tran­do so­lo par­tes de un es­tu­dio? Peor aún, ma­ni­pu­la­ron con que hay que proteger un su­pues­to la­go inexis­ten­te y se lle­gó a de­cir que el ae­ro­puer­to au­men­ta­ría la sis­mi­si­dad de la re­gión. To­do es­to cortesía de quien di­ce que Ve­ne­zue­la es un pa­raí­so ba­jo el ré­gi­men de Ma­du­ro (que por cier­to, no es bien­ve­ni­do). Ni pa­ra que pre­gun­tar­se si tie­nen ver­güen­za.

Fue tan ma­la la en­cues­ta que, de acuer­do a un me­dio fi­fí, ni más ni me­nos que el coor­di­na­dor de los dipu­tados de Mo­re­na, Ma­rio Del­ga­do, pre­sen­tó diez pun­tos pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos (bas­ta­ría con un so­lo pun­to: ir en con­tra de la vo­lun­tad de AMLO). Él “ase­gu­ró que nun­ca más se vol­ve­rá a ha­cer una con­sul­ta ciu­da­da­na co­mo la rea­li­za­da la se­ma­na pa­sa­da, fue­ra de la ley.” ¿Có­mo es po­si­ble que se atre­van a to­mar una de­ci­sión de tal mag­ni­tud ba­sa­dos en al­go ile­gal re­co­no­ci­do por ellos mis­mos? Que ci­nis­mo.

Qui­zá lo más im­por­tan­te es el fon­do que nos mues­tra có­mo se va a com­por­tar el nue­vo go­bierno: se­rá de una ma­ne­ra dic­ta­to­rial pe­ro sin asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad ha­cien­do creer que se con­si­de­ra la vo­lun­tad del pue­blo. Sú­me­le: el en­car­ga­do del ca­pri­cho de ae­ro­puer­to, se­rá un in­ge­nie­ro agró­no­mo cu­ya úni­ca vir­tud es ha­ber es­cri­to un li­bro con el con­tra­tis­ta del pró­xi­mo se­xe­nio; Una vez he­cho el da­ño al país, AMLO se reúne con los cons­truc­to­res. Yo hu­bie­ra es­pe­ra­do que se­ría pa­ra me­ter­los a la cár­cel por co­rrup­tos, se­gún lo que es­tu­vo di­cien­do en su cam­pa­ña. El col­mo de los col­mos es que to­do es por dar­le el ne­go­cio al con­tra­tis­ta Riobóo aun­que, de acuer­do a Pro­ce­so, el ne­go­cio lo ha­rá por ad­ju­di­ca­ción di­rec­ta al so­cio de Riobóo. Co­rrup­ción peor que la de an­tes.

El si­guien­te se­rá un go­bierno al que el es­ta­do de de­re­cho y la le­ga­li­dad le va­len tres ca­cahua­tes. No es al­go nue­vo, to­da la vi­da se ha com­por­ta­do así y no veo por­que va­ya a cam­biar. La co­sa es que co­mo país es lo que es­co­gi­mos. Apa­re­cen más y más vo­ces crí­ti­cas en las redes, pe­ro al fi­nal más de la mi­tad de la po­bla­ción vo­to por él -o por Mo­re­na, que es él-. No se va­len los llo­ri­queos de arre­pen­ti­mien­to de lo que se es­co­gió en las ur­nas.

USOS. El mi­ne­ral es uti­li­za­do en la per­fo­ra­ción de po­zos pe­tro­le­ros y de gas. Ac­tual­men­te se ex­por­ta a Es­ta­dos Uni­dos, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y Cu­ba, prin­ci­pal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.