Al­gu­nas notas de la eco­no­mía de Mé­xi­co en 2019 y 2020

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Nor­ma A. Her­nán­dez Perales Opi­ne us­ted: nor­maher­nan­[email protected] La au­to­ra es Pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Fi­nan­zas y Con­ta­bi­li­dad y Di­rec­to­ra de Pro­yec­tos Aca­dé­mi­cos, Es­cue­la de Ne­go­cios, Re­gión Nor­te.

De acuer­do con las ex­pec­ta­ti­vas de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra el Desarrollo de la Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (OCDE), en su re­por­te de no­viem­bre de es­te año, se es­ti­ma que el cre­ci­mien­to del país se­rá de 2.75 por cien­to en el año 2020. Los ries­gos de in­fla­ción son con­si­de­ra­bles y de­ri­va­dos del al­za de los pre­cios de la ener­gía y el pe­tró­leo, au­nan­do a las re­no­va­das pre­sio­nes de de- pre­cia­ción del pe­so, las cua­les con­tri­bu­yen al au­men­to de la ta­sa de in­te­rés que ha dic­ta­do Ban­co de Mé­xi­co.

Otro fac­tor a cui­dar en es­te pró­xi­mo 2019 y 2020 es el man­te­ni­mien­to de la dis­ci­pli­na fis­cal, el cual es im­por­tan­te pa­ra tra­tar de te­ner la re­la­ción deu­da/PIB a la ba­ja. Ac­tual­men­te la ta­sa de Mé­xi­co es del 52 por cien­to. Sin em­bar­go, las gran­des ne­ce­si­da­des so­cia­les del país que exis­ten y que el go­bierno en­tran­te ha ma­ni­fes­ta­do, re­que­ri­rán con­si­de­ra­bles in­ver­sio­nes en sa­lud, in­fra­es­truc­tu­ra y una or­ga­ni­za­da lu­cha con­tra el cri­men y el nar­co­trá­fi­co. Lo an­te­rior ha­ce in­dis­pen­sa­ble una me­jor orien­ta­ción del gas­to público y el au­men­to de la re­cau­da­ción de im­pues­tos, que en nues­tro país es ba­ja. Am­pliar la ba­se im­po­si­ti­va y cam­biar la com­bi­na­ción de las ta­sas de im­pues­tos po­dría re­du­cir la in­for­ma­li­dad y au­men­tar los in­gre­sos al go­bierno pa­ra en­fren­tar los re­tos de ele­var el ni­vel de vi­da, re­du­cien­do la po­bre­za y la de­sigual­dad.

En se­gui­da ex­pli­co al­gu­nos fac­to­res que po­de­mos es­pe­rar en 2019 y 2020, con­si­de­ran­do que el go­bierno en­tran­te cons­tru­ya so­bre las ba­ses eco­nó­mi­cas que se han lo­gra­do:

1.- La eco­no­mía de Mé­xi­co ha si­do re­si­lien­te, a pe­sar de la in­cer­ti­dum­bre re­la­cio­na­da con las re­cien­tes elec­cio­nes. A cor­to pla­zo, se es­pe­ra que el cre­ci­mien­to es­té al­re­de­dor del 2.3 por cien­to en 2019, aun­que es im­por­tan­te men­cio­nar que es­te cre­ci­mien­to se en­cuen­tra por de­ba­jo de paí­ses co­mo Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le. El cre­ci­mien­to se be­ne­fi­cia­rá de la fuer­te ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en los Es­ta­dos Uni­dos en 2019, pe­ro la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­tric­ta y la in­cer­ti­dum­bre con­ti­núa en re­la­ción con las po­lí­ti­cas de la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te, lo cual pue­de ser un fac­tor que fre­ne el cre­ci­mien­to.

2.- Si bien se pro­yec­ta que la deu­da pú­bli­ca de Mé­xi­co se es­ta­bi­li­ce al ni­vel ac­tual del 54 por cien­to del PIB, es­te al­to por­cen­ta­je li­mi­ta el es­pa­cio pa­ra el gas­to so­cial y de in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra que el in­gre­so y el ni­vel de vi­da de los me­xi­ca­nos au­men­te. Un ob­je­ti­vo más am­bi­cio­so de au­men­tar el gas­to pre­su­pues­ta­rio, pa­ra ha­cer fren­te a las gran­des ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra, al­tos ni­ve­les de po­bre­za y de­sigual­dad y los cos­tos del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, en­tre ellos las pen­sio­nes, se ve com­pli­ca­do con es­ta re­la­ción de deu­da pú­bli­ca/PIB, co­no­cien­do que la me­dia de los paí­ses emer­gen­tes es de 43 por cien­to del PIB.

3.- La po­bre­za del 43 por cien­to de la po­bla­ción y la de­sigual­dad con un ín­di­ce de Gi­ni de ca­si 50, es al­to en Mé­xi­co. Una ra­zón por la cual las ta­sas de po­bre­za si­guen sien­do al­tas es el ba­jo cre­ci­mien­to del in­gre­so per cá­pi­ta en Mé­xi­co en las úl­ti­mas dé­ca­das. Mé­xi­co re­por­ta un in­gre­so per cá­pi­ta de al­re­de­dor de 16 mil dó­la­res anua­les, mien­tras que paí­ses co­mo Chi­le y Uru­guay re­por­tan arri­ba de los 20 mil dó­la­res; es­to en par­te se ex­pli­ca por la po­lí­ti­ca fis­cal , la cual es más dé­bil en Mé­xi­co com­pa­ra­da con los paí­ses de la OCDE.

4.- Me­jo­rar la se­gu­ri­dad y for­ta­le­cer el es­ta­do de de­re­cho es fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir la de­lin­cuen­cia y pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas su­fren es­tas con­se­cuen­cias de for­ma gra­ve en Mé­xi­co; al­gu­nas de las ac­cio­nes de es­tas em­pre­sas han si­do: can­ce­lar ru­tas de dis­tri­bu­ción, re­du­cir los ho­ra­rios de tra­ba­jo a aque­llos más se­gu­ros pa­ra el tra­ba­ja­dor, lo cual sig­ni­fi­ca una dis­mi­nu­ción del cre­ci­mien­to del país.

5.- Las mu­je­res si­guen es­tan­do muy po­co re­pre­sen­ta­das en la eco­no­mía. Mé­xi­co de­be­rá se­guir apo­yán­do­las pa­ra que se unan a la fuer­za la­bo­ral; au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de las ma­dres si­gue sien­do una prio­ri­dad. La ta­sa de em­pleo de mu­je­res en Mé­xi­co es de 45.1 por cien­to, 14.3 pun­tos por­cen­tua­les me­nor que el pro­me­dio de los paí­ses de la OCDE, que es 59.4 por cien­to, y me­nor que en Bra­sil que es 53.8 por cien­to, Chi­le 51.9 por cien­to y Co­lom­bia 56.0 por cien­to.

6.- El cui­da­do in­fan­til y los be­ne­fi­cios de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad si­guen es­tan­do muy por de­ba­jo de los es­tán­da­res de los paí­ses de la OCDE, re­pre­sen­tan­do es­ta otra área de oportunidad pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar de los me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.