Cons­truir una so­cie­dad, don­de el éxi­to se mi­da por el bie­nes­tar de las per­so­nas, la so­cie­dad y la na­tu­ra­le­za. EM­PRE­SAS B.

El Financiero Monterrey - - ENTRE LÍNEAS - Con­sue­lo Gar­cía Opi­ne us­ted: co­gar­[email protected] La au­to­ra es pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Es­tra­te­gia y Li­de­raz­go EGADE Bu­si­ness School, Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey.

Des­de 2015, año en que la agen­da 2030 de las Na­cio­nes Uni­das se es­ta­ble­ció, he­mos es­ta­do pre­gun­tán­do­nos si ¿se­ría po­si­ble cum­plir con tan am­bi­cio­so ob­je­ti­vo? Las em­pre­sas lí­de­res en el mun­do de­ci­die­ron po­ner ma­nos a la obra in­clu­yen­do en sus es­tra­te­gias los die­ci­sie­te ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble que me­jor se adap­ta­ban a la esen­cia de sus ne­go­cios. Sin em­bar­go, aún no sé co­no­ce si al­guno de ellos al­can­zó las me­tas desea­das en es­tos tres años de ac­ción.

Sin em­bar­go, en la ini­cia­ti­va de Em­pre­sas B, vi­gen­te des­de 2006, se pro­po­ne: “cons­truir un en­torno don­de el éxi­to se mi­da por el bie­nes­tar de las per­so­nas, la so­cie­dad y la na­tu­ra­le­za” lo que sig­ni­fi­ca re­de­fi­nir el sen­ti­do del éxi­to en la eco­no­mía.

Las Em­pre­sas B se pre­gun­ta­ron, ¿Qué sen­ti­do tie­ne una eco­no­mía que cre­ce fi­nan­cie­ra­men­te y que por su mis­ma na­tu­ra­le­za ge­ne­ra inequi­dad cre­cien­te, aca­ba con el agua y otros re­cur­sos de la Tie­rra, pro­fun­di­za el in­di­vi­dua­lis­mo y la ex­clu­sión de mi­les de per­so­nas?

Las Em­pre­sas B plan­tean una res­pues­ta muy con­cre­ta y prác­ti­ca, pro­pi­ciar que las em­pre­sas que for­man par­te de es­ta ini­cia­ti­va ten­gan en su ADN la esen­cia de su res­pues­ta, ne­ce­sa­ria pa­ra los tiem­pos ac­tua­les y con una pro­pues­ta in­no­va­do­ra que con­ten­ga su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo em­pre­sa con la tri­ple cuen­ta de re­sul­ta­dos: eco­nó­mi­co, so­cial y me­dio am­bien­tal, a tra­vés de una ge­ren­cia glo­bal que per­ci­ba su en­torno con ac­to­res que tra­ba­jan jun­tos pa­ra lo­grar un mun­do me­jor, dia­lo­gan­do con sus Sta­kehol­ders y dan­do cuen­ta de sus ac­cio­nes pa­ra mo­ni­to­rear sus im­pac­tos, pa­ra lo­grar im­pac­tos po­si­ti­vos y dis­mi­nuir ex­ter­na­li­da­des.

Pe­ro, ¿qué es una Em­pre­sa B?, Se­gún su pá­gi­na Web (https://sis­te­mab.org/) las Em­pre­sas B cons­ti­tu­yen una ini­cia­ti­va a tra­vés de la cual las per­so­nas las re­co­noz­can co­mo: una nue­va “ge­né­ti­ca” eco­nó­mi­ca que per­mi­ta que los va­lo­res y la éti­ca ins­pi­ren so­lu­cio­nes co­lec­ti­vas, sin ol­vi­dar ne­ce­si­da­des co­mo tras­cen­den­cia, sen­ti­do y pro­pó­si­to. Es­te fin los com­pro­me­te a crear im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te, ope­rar con al­tos es­tán­da­res de ges­tión y trans­pa­ren­cia, am­plía el de­ber fi­du­cia­rio de ac­cio­nis­tas y ges­to­res pa­ra in­cluir in­tere­ses no fi­nan­cie­ros y de­cla­rar ser par­te de una co­mu­ni­dad com­pro­me­ti­da.

El Sis­te­ma B pro­po­ne co­mo mo­de­lo del mo­vi­mien­to cua­tro ejes es­tra­té­gi­cos: a) em­pre­sas que se mi­den; b) mer­ca­dos +B, don­de el éxi­to se mi­da por el bie­nes­tar de per­so­nas y la na­tu­ra­le­za; c) eco­sis­te­ma fa­vo­ra­ble pa­ra una nue­va eco­no­mía y d) for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal del Sis­te­ma B.

Pe­ro ¿có­mo na­ce y se pro­mue­ve es­te mo­vi­mien­to glo­bal? La ini­cia­ti­va na­ce del or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que sur­ge en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá en el año 2006 con el ob­je­ti­vo de re­de­fi­nir el sen­ti­do del éxi­to en las em­pre­sas, a tra­vés de la so­lu­ción de pro­ble­mas so­cia­les y am­bien­ta­les a par­tir de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que se co­mer­cia­li­zan. En La­ti­noa­mé­ri­ca, el Sis­te­ma B na­ce en Ar­gen­ti­na con “Tri­ci­clos” y “Gua­ya­kí”, quie­nes con ex­pan­den el mo­vi­mien­to B en La­ti­noa­mé­ri­ca con una vi­sión sis­té­mi­ca. Al año 2018 el Mo­vi­mien­to B ya es glo­bal y es­tá pre­sen­te en Eu­ro­pa Con­ti­nen­tal, Reino Uni­do, Áfri­ca y Aus­tra­lia

Es­ta ini­cia­ti­va, nos mues­tra que es po­si­ble co-cons­truir un mun­do me­jor a tra­vés de ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les, que son cons­cien­tes de su res­pon­sa­bi­li­dad in­te­gral. Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes son las que aho­ra par­ti­ci­pan y se com­pro­me­ten con es­tos pre­cep­tos, en­tre las que se en­cuen­tran: BIRUS, Co­la­bo­ra Amé­ri­ca, Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de In­no­va­ción so­cial, Gran­je­ros, In­no­va­ción de ciu­da­da­nía em­pre­sa­rial, Eco­no­mía del Bien Co­mún, CE100B­ra­sil, The B Team, Ellen McArt­hur Fun­da­tion, So­cial Lab, ASELA, ASECH, ASHOCA, Par­ners for the new eco­nomy, en­tre otras.

Las uni­ver­si­da­des y las es­cue­las de ne­go­cios, co­mo agen­tes de cam­bio, tie­nen un pa­pel pri­mor­dial pa­ra im­pul­sar a los es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res en el ám­bi­to de sus ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ex­ten­der el al­can­ce de es­tas ini­cia­ti­vas. A no­so­tros nos ha lle­va­do a la co­la­bo­ra­ción y co­crea­ción del co­no­ci­mien­to de es­ta eco­no­mía, con la fi­na­li­dad de ge­ne­rar im­pac­tos po­si­ti­vos en otras co­mu­ni­da­des del eco­sis­te­ma. EGADE Bu­si­ness School abor­da es­tas ideas e ini­cia­ti­vas a tra­vés de su cu­rrícu­lo y a tra­vés de pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas de los es­tu­dian­tes, me­dian­te las cua­les den­ti­fi­can, en el me­dio lo­cal y na­cio­nal, em­pre­sas que tie­nen el po­ten­cial de ser par­te del Sis­te­ma B.

BLab,

BLab

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.