ROSA NELLY TREVINYO RO­DRÍ­GUEZ

El Financiero Monterrey - - PORTADA - Rosa Nelly Trevinyo-Ro­drí­guez Opi­ne us­ted: ro­sa­[email protected]­vin­yo­ro­dri­guez.com La au­to­ra es so­cia de Trevinyo-Ro­drí­guez & Aso­cia­dos, Fun­da­do­ra del Cen­tro de Em­pre­sas Fa­mi­lia­res del TEC de Mon­te­rrey y miem­bro del Con­se­jo de Em­pre­sas Fa­mi­lia­res en el sec­tor Mé

Lue­go de los au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las li­cen­cias, re­fren­dos, can­je de pla­cas, tar­je­tas de cir­cu­la­ción, per­mi­sos pa­ra la ven­ta de alcohol y al­gu­nos ser­vi­cios ca­tas­tra­les—así co­mo de la au­to­ri­za­ción del im­pues­to a las emi­sio­nes at­mos­fé­ri­cas—, la po­bla­ción en Nue­vo León, no es­tá con­ten­ta.

Si a es­to le aña­di­mos al­gu­nos “pe­sos ($)” que trae­mos arras­tran­do del 2017 y 2018 co­mo el au­men­to en el gra­va­men de ad­qui­si­ción de in­mue­bles, los im­pues­tos es­ta­ble­ci­dos a clien­tes de ca­si­nos, el au­men­to en el im­pues­to de hos­pe­da­je y la re­ten­ción del im­pues­to so­bre nó­mi­nas apli­ca­da a las em­pre­sas de out­sour­cing,… pa­re­cie­ra que por más que se re­cau­da, los nú­me­ros en el Es­ta­do no al­can­zan.

Es­to po­dría ser “en­ten­di­ble” si los re­sul­ta­dos fue­ran vi­si­bles y las en­ti­da­des de go­bierno ope­ra­ran de for­ma se­mi-efi­cien­te. Pe­ro, cuan­do pa­ra ob­te­ner un per­mi­so, un re­gis­tro o un uso de sue­lo (de la for­ma lí­ci­ta y con to­dos los requisitos cum­pli­dos) un em­pre­sa­[email protected] tie­ne que pa­gar cier­tas “ta­ri­fas adi­cio­na­les” (mor­di­da, dou­ceur, swee­te­ner, bri­be, me­ca­nis­mo de en­gra­se) pa­ra “apo­yar al Go­bierno”—des­de 20 mil has­ta 500 mil pe­sos—, uno se pre­gun­ta: ¿No que a par­tir del 1 de di­ciem­bre ya no iba a ha­ber co­rrup­ción?

Y es que, de na­da sir­ve pa­gar im­pues­tos de pri­mer mun­do, si la in­fra­es­truc­tu­ra, los pro­ce­sos de go­bierno, las li­mi­ta­cio­nes so­cia­les y los al­can­ces po­lí­ti­cos si­guen sien­do de país emer­gen­te—Y me­nos cuan­do la co­rrup­ción se mag­ni­fi­ca.

Si en la em­pre­sa fa­mi­liar los abu­sos de po­der se com­ba­ten con es­truc­tu­ras de go­bierno fuer­tes, in­vo­lu­cra­mien­to y par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los ac­cio­nis­tas, in­for­ma­ción y for­ma­ción, y eva­lua­cio­nes cons­tan­tes, ¡en el Go­bierno tam­bién! Por ello, a ni­vel po­lí­ti­co se de­be im­pul­sar, igual­men­te, la bue­na go­ber­nan­za, el ejer­ci­cio de una ciu­da­da­nía res­pon­sa­ble, ac­ti­va y no-vio­len­ta, la edu­ca­ción, la trans­pa­ren­cia (tec­no­lo­gía) y las va­lo­ra­cio­nes de desem­pe­ño ¡No hay que in­ven­tar el hi­lo ne­gro!

El pro­ble­ma es que pa­ra que fun­cio­ne, se ne­ce­si­ta de dos: de go­ber­nan­tes y ciu­da­da­nos. La ciu­da­da­nía ac­ti­va no só­lo im­pli­ca ir a vo­tar, sino tam­bién par­ti­ci­par, ca­bil­dear, ne­go­ciar y re­cla­mar cuan­do se de­tec­tan in­jus­ti­cias y con­flic­tos de in­te­rés. No obs­tan­te, si al que re­cla­ma sus de­re­chos se le ta­cha de “re­vol­to­so”, si “el res­to”—ma­sa crí­ti­ca real—, con tal de no te­ner pro­ble­mas, no de­di­car­le tiempo, no que­dar mal con los ami­gos, o por te­mor a re­pre­sa­lias me­jor pa­ga y no de­nun­cia… Po­co se pue­de es­pe­rar del Go­bierno. Pa­ra cons­truir una so­cie­dad en la cual el es­ta­do de de­re­cho se res­pe­te, el com­pro­mi­so, la con­fian­za y la uni­dad de sus in­te­gran­tes son cla­ve.

La edu­ca­ción co­mien­za en ca­sa. El ejer­ci­cio de in­clu­sión, to­le­ran­cia y ne­go­cia­ción que se siga a ni­vel de fa­mi­lia guia­rá o coar­ta­rá el ejer­ci­cio de una ciu­da­da­nía res­pon­sa­ble, ac­ti­va y no-vio­len­ta de ti­po ci­vil, po­lí­ti­co y so­cial… Si no sa­be­mos ser bue­nos ciu­da­da­nos, no se­re­mos bue­nos co­la­bo­ra­do­res, bue­nos pa­tro­nes, bue­nos ac­cio­nis­tas…

¿Qué ha­cer? Por lo pron­to, en­ten­der el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, co­no­cer nues­tros de­re­chos y res­pon­sa­bi­li­da­des, leer, desa­rro­llar la re­fle­xión crí­ti­ca, el de­ba­te, la ar­gu­men­ta­ción, la bús­que­da de con­sen­sos; asis­tir a las reunio­nes del ca­bil­do; fir­mar pe­ti­cio­nes o do­cu­men­tos en se­ñal de pro­tes­ta y apo­yar (des­de nues­tra trin­che­ra) a quie­nes “em­pu­jan”, con sus ac­cio­nes, cam­bios.

Nue­vo León es­tá com­pues­to de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos…¡No sea­mos in­di­fe­ren­tes! Bus­que­mos diá­lo­gos to­le­ran­tes, in­clu­yen­tes, pa­cí­fi­cos, que be­ne­fi­cien a to­dos y ca­da uno de los que ha­bi­ta­mos es­te Es­ta­do. Em­pre­sa­rios, Em­plea­dos, Sin­di­ca­tos, Es­tu­dian­tes, Bu­ró­cra­tas y Ac­ti­vis­tas… To­dos que­re­mos un me­jor Nue­vo León. Ha­ga­mos que pa­se.

Y si no ¡No nos que­je­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.