SAL­VA­DOR CAMARENA

El Financiero - - PORTADA - Sal­va­dor Camarena Opi­ne us­ted: na­cio­nal@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx @sal­ca­ma­re­na

“So­mos Sor­do Ma­da­leno, es­ta­mos to­man­do to­das las pre­cau­cio­nes, ya se che­có y no hay pro­ble­ma”. Así con­tes­ta­ba la gen­te del de­par­ta­men­to co­mer­cial a quie­nes, in­tere­sa­dos en arren­dar un local en Pla­za Artz, pre­gun­ta­ban si era se­gu­ra la pla­za, so­bre to­do lue­go de que ocu­rrie­ra el derrumbe del 26 de no­viem­bre de 2016.

Ayer, de nue­va cuen­ta, esa me­ga­cons­truc­ción del sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co re­gis­tró un co­lap­so en su es­truc­tu­ra. ¿La di­fe­ren­cia en­tre am­bos even­tos? El de ha­ce vein­te me­ses fue en la eta­pa de cons­truc­ción, por lo que pu­so en ries­go a tra­ba­ja­do­res; el de es­te jue­ves ocu­rrió cuan­do la pla­za lle­va ope­ran­do me­ses con abun­dan­te y cre­cien­te flu­jo de vi­si­tan­tes. Es un mi­la­gro el sal­do blan­co.

Es el socavón de lu­jo, una hu­mi­lla­ción pa­ra es­ta pla­za con tien­das de mar­cas co­mo Louis Vuitton, en una es­ca­la dig­na de Ha­rrods. Es la caí­da de una fa­cha­da que des­nu­da la inuti­li­dad de las au­to­ri­da­des cen­tra­les y de­le­ga­cio­na­les más re­pre­sen­ta­ti­vas del de­cli­ve de la era pe­rre­dis­ta en la ca­pi­tal: Mi­guel Ángel Man­ce­ra y Leo­nel Lu­na. Es el des­pres­ti­gio de gran­des nom­bres in­vo­lu­cra­dos en la edi­fi­ca­ción de esa na­ve co­mer­cial con for­ma de W: Sor­do Ma­da­leno, Rio­bóo… “Ya vi­mos co­mo que los dic­tá­me­nes no sir­ven de mu­cho”, me cuen­ta un co­mer­cian­te afec­ta­do por el derrumbe. Me­ses de pa­gar ren­ta, me­ses de in­ver­tir en su local, se­ma­nas ope­ran­do pa­ra aclien­tar­se y aho­ra a ce­rrar por­que los pa­pe­les que va­li­da­ban la se­gu­ri­dad de la pla­za no valen ni pa­ra con­fe­ti.

Pa­pe­les sin va­lor, co­mo el do­cu­men­to fe­cha­do el 28 de sep­tiem­bre de 2017, di­ri­gi­do a la de­le­ga­ción Ál­va­ro Obre­gón. En él, Pao­la Pa­tri­cia Va­len­cia Hidalgo, apo­de­ra­da de Ci­ban­co SA, en­ti­dad que ren­ta los lo­ca­les, ex­po­ne el dic­ta­men de se­gu­ri­dad de Pla­za Artz rea­li­za­do (es un de­cir) lue­go del sis­mo de ese mes. “En es­te sen­ti­do, se ex­hi­be el Dic­ta­men de Se­gu­ri­dad fir­ma­do por el Di­rec­tor Res­pon­sa­ble de Obra, el Arq. Jo­sé Al­fre­do Pé­rez Cor­tés, y el Co­rres­pon­sa­ble de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral, el Ing. Jo­sé Ma­ría Rio­bóo, en el cual se se­ña­la que ya se reali­zó la ins­pec­ción en la edi­fi­ca­ción ubi­ca­da en el do­mi­ci­lio ya se­ña­la­do y que la mis­ma no su­frió da­ños du­ran­te el sis­mo de fe­cha 19 de sep­tiem­bre de 2017, por lo que la mis­ma se con­si­de­ra co­mo una edi­fi­ca­ción se­gu­ra o de ba­jo ries­go”, di­ce el do­cu­men­to que ane­xa el re­por­te de Gru­po Rio­bóo, de fe­cha 20 de sep­tiem­bre y di­ri­gi­do a Gru­po Sor­do Ma­da­leno, en don­de el in­ge­nie­ro Rio­bóo asien­ta que “en con­clu­sión se re­su­me que la es­truc­tu­ra no su­frió da­ños du­ran­te el sis­mo y se ca­li­fi­ca co­mo edi­fi­ca­ción se­gu­ra o de ba­jo ries­go”. ¿Qué pu­do ha­ber cam­bia­do en tan po­cos me­ses? Si Gru­po Rio­bóo, co­rres­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral en Pla­za Artz, no vio na­da gra­ve in­me­dia­ta­men­te des­pués del tem­blor del 19S, qué se le pu­do ha­ber pa­sa­do de esa fe­cha pa­ra acá de for­ma que se ges­ta­ron las con­di­cio­nes pa­ra el derrumbe de ayer. Pre­gun­tas per­ti­nen­tes so­bre to­do por­que la pla­za te­nía fe­cha ori­gi­nal de en­tre­ga de no­viem­bre pa­sa­do, así que cuan­do los tem­blo­res ocu­rrie­ron, el avan­ce en la obra era ma­yor.

En mar­zo, fe­cha de la inau­gu­ra­ción, Man­ce­ra pre­su­mió la ex­ce­len­cia de la obra que aho­ra es­tá ce­rra­da, pe­ro que lle­va­ba me­ses pre­sen­tan­do fa­llas. “Inau­gu­ra­da” ha­ce tres me­ses por el en­ton­ces je­fe de Go­bierno (es un de­cir), Pla­za Artz te­nía pi­sos en­te­ros sin el ade­cua­do abas­to de ener­gía eléc­tri­ca (fal­ta­ban sub­es­ta­cio­nes) y agua. A pe­sar de ello, el Hu­nan y el Sun­tory ya fun­cio­na­ban a to­pe. Y lo mis­mo otra vein­te­na de lo­ca­les, in­clui­dos El Ja­po­nez y El Ba­jío, ubi­ca­dos en la zo­na que se de­rrum­bó.

La vís­pe­ra na­die avi­só a los lo­ca­ta­rios de fa­llas o pro­ba­bles de­rrum­bes. To­do mundo lle­gó a tra­ba­jar con nor­ma­li­dad es­te jue­ves. Has­ta que em­pe­za­ron a sa­car a la gen­te, has­ta que na­ció es­te socavón en lo que se pre­ten­día un lu­jo de pla­za y hoy es un ho­me­na­je a la cha­fez de constructores, su­per­vi­so­res y au­to­ri­da­des. Otro socavón, uno de lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.