Re­cha­za Glo­ria Gue­va­ra ha­ber au­to­ri­za­do Pue­blos Má­gi­cos

El Financiero - - ECONOMÍA - Gus­ta­vo Ar­men­ta Opi­ne us­ted: gar­men­ta@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Des­de que Glo­ria Gue­va­ra de­jó de ser se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo, el pri­me­ro de di­ciem­bre de 2012, nun­ca ha­bía vuel­to a apa­re­cer an­te los re­por­te­ros, al me­nos no en Mé­xi­co. Ya en el trans­cur­so de ese 2012 ha­bía co­men­za­do a re­ci­bir mu­chas crí­ti­cas por ha­ber nom­bra­do Pue­blo Má­gi­co a una can­ti­dad enor­me de lo­ca­li­da­des. Cuan­do re­ci­bió la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo ha­bía 32 y en los dos años si­guien­tes ele­vó la can­ti­dad en 50 por cien­to, pa­ra agre­gar 35 más en 2012. Así, cuan­do se fue, el nú­me­ro quedó en 83, lo que re­pre­sen­tó un in­cre­men­to de 159 por cien­to du­ran­te los po­co me­nos de tres años que du­ró al fren­te de Sec­tur.

Las crí­ti­cas que se le ha­cían se cen­tra­ban en dos acu­sa­cio­nes: ha­bía se­lec­cio­na­do los nue­vos Pue­blos Má­gi­cos ba­sa­da más en cri­te­rios po­lí­ti­cos que téc­ni­cos; y, por lo tan­to, mu­chas de las lo­ca­li­da­des se­lec­cio­na­das no cum­plían con los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra in­gre­sar a es­te pro­gra­ma fe­de­ral. El en­jui­cia­mien­to arre­ció a su sa­li­da de la de­pen­den­cia.

Co­mo hemos comentado con an­te­rio­ri­dad en es­te es­pa­cio, el des­con­ten­to del mundo tu­rís­ti­co lle­gó a ta­les ni­ve­les, que su su­ce­so­ra, Clau­dia Ruiz Mas­sieu, fre­nó los nom­bra­mien­tos y en­car­gó un es­tu­dio a la con­sul­to­ría EB Tu­ris­mo, de Eduar­do Ba­rro­so, ex­per­to en el te­ma y crea­dor del pro­gra­ma Pue­blos Má­gi­cos.

Me­ses des­pués, Ba­rro­so en­tre­gó un ex­ten­so do­cu­men­to cu­yo diag­nós­ti­co in­cluía los si­guien­tes pun­tos:

“Mien­tras que en 2010 Sec­tur des­ti­nó a Pue­blos Má­gi­cos el diez por cien­to de sus re­cur­sos des­ti­na­dos a los es­ta­dos, es­te por­cen­ta­je al­can­zó el 22 por cien­to en 2013. “La­men­ta­ble­men­te, Pue­blos Má­gi­cos su­frió un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo en 2011 y 2012, mu­chos fue­ron nom­bra­dos en los úl­ti­mos me­ses de la pa­sa­da Ad­mi­nis­tra­ción.

“Es­te cre­ci­mien­to per­mi­tió la in­cor­po­ra­ción de lo­ca­li­da­des que aún no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra ello. “Asi­mis­mo, se vio­len­ta­ron las re­glas de ope­ra­ción y se re­ba­só al Co­mi­té de Eva­lua­ción.

“El Pro­gra­ma se dis­tor­sio­nó, co­men­zó a ser cues­tio­na­do y per­dió credibilidad.

“Hay 26 po­bla­cio­nes que re­quie­ren ser re­vi­sa­das pa­ra que pro­fun­di­cen su tra­ba­jo y pue­dan man­te­ner su nom­bra­mien­to de Pue­blo Má­gi­co”.

Ha­ce un mes, Gue­va­ra acu­dió a Chetumal pa­ra dar una con­fe­ren­cia en el Fo­ro de Tu­ris­mo Cul­tu­ral “Kul­tur”, en su calidad de CEO del World Tra­vel & Tou­rism Coun­cil (car­go que re­ci­bió en agos­to de 2017) y, al ter­mi­nar, por pri­me­ra vez en los úl­ti­mos seis años con­ce­dió una rue­da de pren­sa an­te pe­rio­dis­tas me­xi­ca­nos.

Ahí se le cues­tio­nó so­bre las crí­ti­cas a lo que hi­zo con los Pue­blos Má­gi­cos du­ran­te su ges­tión, a lo que, pa­ra sor­pre­sa de los pre­sen­tes, res­pon­dió de ma­ne­ra ta­jan­te que ella no au­to­ri­zó nin­gún Pue­blo Má­gi­co por­que es­ta­ba muy ocu­pa­da con otras res­pon­sa­bi­li­da­des, y di­jo des­co­no­cer el es­tu­dio de Ba­rro­so al cual, no obs­tan­te, des­ca­li­fi­có. Ex­pli­có que cuan­do lle­gó a Sec­tur ha­bía un Co­mi­té, in­te- gra­do por al­re­de­dor de 18 per­so­nas, del go­bierno y la ini­cia­ti­va pri­va­da, que ha­cía una eva­lua­ción muy ri­gu­ro­sa, ana­li­zan­do 70 re­qui­si­tos pa­ra otor­gar la de­no­mi­na­ción a las lo­ca­li­da­des as­pi­ran­tes.

“¿Qué quie­re de­cir es­to? Que du­ran­te mi ges­tión ni un so­lo nom­bra­mien­to lo di yo. To­das las au­to­ri­za­cio­nes las dio el Co­mi­té Téc­ni­co”, afir­mó Gue­va­ra. Y aña­dió: “Hu­bo un gru­po de pue­blos que ha­bía es­ta­do au­to­ri­za­do, que por mi agen­da, por­que yo te­nía tres tra­ba­jos cuan­do es­ta­ba en el go­bierno: era se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo, era la di­rec­to­ra del Con­se­jo de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca y era la en­car­ga­da del Pro­gra­ma de Mar­ca-país, en­ton­ces al te­ner tres tra­ba­jos, pues te­nía que di­vi­dir mi agen­da, por eso via­ja­ba mu­cho a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, y a ve­ces te­nía que en­tre­gar dos o tres nom­bra­mien­tos el mis­mo día. En­ton­ces, den­tro de mis com­pro­mi­sos fue tra­tar por lo me­nos de en­tre­gar el cien por cien­to de los pue­blos que el Co­mi­té, que le in­vir­tió mu­chí­si­mo tiem­po y tra­ba­jo, eva­luó y au­to­ri­zó”. Res­pec­to al diag­nós­ti­co de Ba­rro­so, sim­ple­men­te co­men­tó: “So­bre el re­por­te que hi­zo Eduar­do, o no hi­zo, en ver­dad lo des­co­noz­co. El pro­gra­ma que re­lan­za­mos fue muy di­fe­ren­te al ori­gi­nal que cons­tru­yó Eduar­do; tal vez lo cri­ti­có por­que no era el su­yo, por­que es­te era un pro­gra­ma mu­cho más com­ple­to, (el de él) traía mu­chas otras va­ria­bles que yo cues­tio­né por mi ex­pe­rien­cia en el sec­tor pri­va­do” (Gue­va­ra ha­bía tra­ba­ja­do en Sa­bre).

Por úl­ti­mo, sos­tu­vo que, an­te el nue­vo go­bierno que se apro­xi­ma­ba, le pa­re­ció in­jus­to que al­gu­nos nom­bra­mien­tos pen­dien­tes se que­da­ran vo­lan­do: “so­bre to­do por­que iba a ha­ber un cam­bio de go­bierno y, co­mo des­afor­tu­na­da­men­te pa­sa, no te en­fo­cas en lo téc­ni­co, sino en lo po­lí­ti­co y con­ge­las to­do lo an­te­rior asu­mien­do que es­tu­vo mal”. Es­ta es la lar­ga­men­te es­pe­ra­da ex­pli­ca­ción de Glo­ria Gue­va­ra. Que ca­da quien sa­que sus con­clu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.