AMLO: lo bueno, lo ma­lo y lo feo (has­ta aho­ra)

El Financiero - - ECONOMÍA - Ser­gio Negrete Cár­de­nas Opi­ne us­ted: sneg­car@ite­so.mx @econokafka

Lo bueno es que mues­tra que, si quie­re gas­tar, tie­ne que in­gre­sar. Ten­drá un Con­gre­so ba­jo su con­trol, pe­ro las reali­da­des pre­su­pues­ta­les se im­po­nen. Por eso no dis­mi­nui­rá el pre­cio de la ga­so­li­na y cual­quier re­duc­ción que­da pa­ra un le­jano “den­tro de tres años”. Lo ma­lo es que es­tá bus­can­do di­ne­ro con un ha­cha que igual ten­drá cos­tos en un lar­go pla­zo, co­mo esos he­li­cóp­te­ros can­ce­la­dos o el cie­rre de las de­le­ga­cio­nes fe­de­ra­les en los es­ta­dos. Tam­bién ma­lo es que se bus­ca di­ne­ro pa­ra pro­gra­mas clien­te­la­res y asis­ten­cia­lis­tas, ade­más de im­pro­duc­ti­vos y po­ten­cial­men­te desas­tro­sos (co­mo se­rían nue­vas re­fi­ne­rías). Feo es que esas de­le­ga­cio­nes fe­de­ra­les se­rán sus­ti­tui­das con unos “coor­di­na­do­res ge­ne­ra­les” es­ta­ta­les que se­rán cu­ñas, con­tra­pe­sos y has­ta for­mas de con­trol pa­ra los go­ber­na­do­res. Re­gre­sa el cen­tra­lis­mo y el con­trol pre­si­den­cial por la vía fis­cal.

Bueno es que no se de­ro­ga la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca. Im­pe­ra el rea­lis­mo en un área cla­ve y se re­co­no­ce que se ne­ce­si­ta al sec­tor pri­va­do pa­ra au­men­tar re­ser­vas y pro­duc­ción de cru­do. Tam­po­co se de­ro­ga la Re­for­ma de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, o la Fi­nan­cie­ra. Lo ma­lo es que se si­gue ha­blan­do en for­ma va­ga de “re­vi­sar los con­tra­tos”. Lo feo es que se de­ro­ga­rá la Re­for­ma Edu­ca­ti­va. Con bue­na suer­te, re­gre­sa­rán las pro­mo­cio­nes con eva­lua­cio­nes pa­ti­to. Ba­jo el peor es­ce­na­rio, re­tor­na­rá la he­ren­cia de pla­zas, los pro­fe­so­res co­bran­do sin tra­ba­jar y una en­va­len­to­na­da CNTE de nue­vo con­tro­lan­do el pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo.

Bueno es que exis­te ya un fu­tu­ro ga­bi­ne­te fun­cio­nan­do. El nom­brar a per­so­na­jes res­pe­ta­bles, des­ta­ca­da­men­te Car­los Ur­zúa en Ha­cien­da y Je­sús Sea­de a car­go de las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN, fue un acier­to por sí mis­mo, y ya hay un equi­po en pa­ra­le­lo al go­bierno sa­lien­te, lo que evo­lu­cio­na­rá en tra­ba­jo con­jun­to. Muy di­fe­ren­te a cuan­do el Pre­si­den­te Elec­to anun­cia­ba a los fu­tu­ros Se­cre­ta­rios po­cos días, u ho­ras, an­tes de to­mar po­se­sión. Ma­lo es que no to­dos los fu­tu­ros ti­tu­la­res de Se­cre­ta­rías tie­nen la ex­pe­rien­cia o go­zan del mis­mo pres­ti­gio que Ur­zúa y Sea­de (co­mo es el ca­so de Ro­cío Nah­le en Ener­gía, Lui­sa Al­cal­de en Tra­ba­jo o Ir­ma San­do­val en Fun­ción Pú­bli­ca). Feo que el vir­tual ga­na­dor va­lo­ra la leal­tad por so­bre el mí­ni­mo co­no­ci­mien­to o la ca­pa­ci­dad, co­mo lo mues­tra el nom­bra­mien­to de Ger­mán Martínez al fren­te del IMSS o que po­si­ble­men­te Ma­nuel Bartlett Díaz que­de a car­go de la CFE.

Bueno que los ata­ques a la co­rrup­ción sean una cons­tan­te en las de­cla­ra­cio­nes del vir­tual ga­na­dor de la elec­ción pre­si­den­cial. Ma­lo que los es­cán­da­los so­bre el pe­rió­di­co Re­ge­ne­ra­ción y el ma­ne­jo del Fi­dei­co­mi­so pa­ra apo­yar a los dam­ni­fi­ca­dos del te­rre­mo­to no sean ob­je­to de una aten­ción si­mi­lar. Feo que AMLO si­ga con­si­de­ran­do que el ata­que a la co­rrup­ción de­pen­de de una per­so­na (su per­so­na) y no de ins­ti­tu­cio­nes. El nom­bra­mien­to de un Fis­cal más alia­do po­lí­ti­co del Pre­si­den­te y su equi­po que ce­lo­so guardián de la probidad de los fun­cio­na­rios es una po­si­bi­li­dad real.

“Re­gre­sa el cen­tra­lis­mo y el con­trol pre­si­den­cial por la vía fis­cal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.