En los za­pa­tos de Ebrard

El Financiero - - MUNDO - Rafael Fer­nán­dez de Cas­tro Opi­ne us­ted: opi­nión@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx

¿ Ten­drá An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor una lu­na de miel con Do­nald Trump? Es una pre­gun­ta que tie­ne que eva­luar muy bien Mar­ce­lo Ebrard, quien ha si­do un­gi­do con la res­pon­sa­bi­li­dad de ser el pró­xi­mo can­ci­ller de Mé­xi­co.

Al ini­ciar un nue­vo pe­rio­do pre­si­den­cial, ge­ne­ral­men­te el fla­man­te eje­cu­ti­vo go­za de un cier­to pe­rio­do de bue­nas in­ten­cio­nes en la re­la­ción con Was­hing­ton. Es­ta prác­ti­ca informal se pue­de mag­ni­fi­car cuan­do el triun­fo elec­to­ral es muy con­tun­den­te y re­le­van­te. Es­te fue el ca­so de Vi­cen­te Fox, quien dio el cam­pa­na­zo de sa­car al PRI es­ta­cio­na­do en Los Pi­nos por 72 años. El va­que­ro de Gua­na­jua­to tu­vo una importante lu­na de miel con el va­que­ro de Te­xas, Geor­ge W. Bush. Fox era vis­to co­mo un cam­peón glo­bal de la de­mo­cra­cia e in­clu­so se ha­bló del bono de­mo­crá­ti­co. Se­gún el can­ci­ller de Fox, Jor­ge Cas­ta­ñe­da, te­nía­mos de­re­cho a una es­pe­cie de opor­tu­ni­dad úni­ca de lo­grar un acuerdo es­pe­cial co­mo “re­com­pen­sa” por la ha­za­ña elec­to­ral.

Cas­ta­ñe­da se lo to­mó en se­rio y con­sul­tó a al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas so­bre qué po­día Mé­xi­co ob­te­ner de Was­hing­ton. Un ami­go mu­tuo, el des­apa­re­ci­do Ro­bert Pas­tor, opi­nó que Mé­xi­co de­bía so­li­ci­tar a Es­ta­dos Uni­dos un fon­do de desa­rro­llo, co­mo los que hay en la Unión Eu­ro­pea pa­ra las eco­no­mías más atra­sa­das que en­tran al mer­ca­do co­mún. La ver­dad es que el pro­pio Cas­ta­ñe­da ha­bía ve­ni­do co­ci­nan­do una idea ho­za­da: un acuerdo mi­gra­to­rio in­te­gral. Tu­ve la for­tu­na de asis­tir a una ce­na en ca­sa de Cas­ta­ñe­da con la pre­sen­cia de Fox, días an­tes de la tem­pra­na vi­si­ta de Bush a San Cris­tó­bal, Gua­na­jua­to, en fe­bre­ro del 2001. En la reunión, Cas­ta­ñe­da pon­de­ró los pros y los con­tras, con un pe­que­ño gru­po de aca­dé­mi­cos y di­plo­má­ti­cos, de pe­dir a Bush ne­go­ciar un acuerdo mi­gra­to­rio in­te­gral bi­la­te­ral. Al fi­nal de la ce­na, Fox ya ha­bía he­cho su­ya la ini­cia­ti­va de su can­ci­ller.

Aho­ra bien, no obs­tan­te que Bush, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos nú­me­ro 43, es la an­tí­po­da de Trump pues veía en Mé­xi­co opor­tu­ni­dad, no hay du­da que Trump ha si­do cui­da­do­so con AMLO. Más aún hay cier­ta evi­den­cia de que Trump con­si­de­ra que el ta­bas­que­ño es igual que él, una es­pe­cie de cru­za­do que pon­drá or­den en un pan­tano de co­rrup­ción que es el go­bierno fe­de­ral, de allí que le ha lla­ma­do “Juan Trump.” Ya lo co­men­tó Ebrard en una en­tre­vis­ta de ra­dio, AMLO tie­ne una enor­me do­sis de le­gi­ti­mi­dad in­ter­na e in­ter­na­cio­nal por lo con­tun­den­te de su vic­to­ria. En con­clu­sión, hay in­di­cios de que po­dría­mos re­ci­bir un tra­to es­pe­cial de Was­hing­ton en el arran­que del nue­vo go­bierno.

Ebrard en­fren­ta una dis­yun­ti­va: ser rea­lis­ta o idea­lis­ta. Des­con­fiar ple­na­men­te de Trump o dar­le el pri­vi­le­gio de la du­da.

Ser rea­lis­ta sig­ni­fi­ca que hay que ser prag­má­ti­co y no creer que al­go bueno pue­da ve­nir de un man­da­ta­rio que se ha en­sa­ña­do en vi­tu­pe­rar a Mé­xi­co, es­pe­cial­men­te a nuestros mi­gran­tes. Más aún, el le­ma de Trump “Amé­ri­ca pri­me­ro”, sig­ni­fi­ca que Was­hing­ton es­tá dis­pues­to a en­fren­tar­se con ami­gos y ene­mi­gos pa­ra be­ne­fi­ciar­se, pues su vi­sión es de su­ma ce­ro. Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos ga­na, to­dos los de­más de­ben per­der. So­bra evi­den­cia que el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se va por el mundo, co­mo lo aca­ba de ha­cer es­ta se­ma­na en la cum­bre de la OTAN de Bru­se­las, es­gri­mien­do su doc­tri­na de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

En una lec­tu­ra rea­lis­ta, Ebrard y su di­plo­ma­cia ten­drían que acep­tar que Trump hi­zo añi­cos la es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca me­xi­ca­na de lle­var las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes a los en­cuen­tros pre­si­den­cia­les. Car­los Sa­li­nas y Bush pa­dre, el pre­si­den­te de EU nú­me­ro 41, ha­bla­ron por pri­me­ra vez del TLCAN en su pri­me­ra en­tre­vis­ta co­mo pre­si­den­tes elec­tos en no­viem­bre de 1988; Cal­de­rón y W. Bush acor­da­ron la Ini­cia­ti­va Mé­ri­da en su pri­mer en­cuen­tro en 2007. De ma­ne­ra que la di­plo­ma­cia de Ebrard ten­drá que ol­vi­dar­se de acu­dir co­mo tra­di­cio­nal­men­te lo ha­cía­mos al eje­cu­ti­vo y, en cam­bio, ju­gar el jue­go po­lí­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos que es al­ta­men­te des­cen­tra­li­za­do. Los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos de Ebrard de­ben te­ner co­mo des­ti­na­ta­rios al Ca­pi­to­lio, así co­mo ca­pi­ta­les re­le­van­tes co­mo Sa­cra­men­to, Aus­tin o Spring­field, Illi­nois, y des­de lue­go, las cá­ma­ras de co­mer­cio y a las agru­pa­cio­nes de la­ti­nos. En una lec­tu­ra idea­lis­ta, Ebrard ten­dría que ha­cer prio­ri­ta­ria la con­clu­sión de la re­ne­go­cia­ción del TLCAN. Si se cie­rra el tra­ta­do an­tes de que to­me po­se­sión AMLO, el am­bien­te eco­nó­mi­co pa­ra el arran­que del se­xe­nio se des­pe­ja­ría. Los in­ver­sio­nis­tas ten­drían la cer­te­za de que el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos per­ma­ne­ce­rá abier­to pa­ra nues­tras ex­por­ta­cio­nes y tam­bién que AMLO ten­drá que dis­ci­pli­nar­se. Tam­bién so­li­ci­ta­ría al­go que AMLO in­sis­tió en los de­ba­tes, un plan Mars­hall ha­cia Cen­troa­mé­ri­ca y el sur de Mé­xi­co. Es­to es, un plan de desa­rro­llo eco­nó­mi­co que ge­ne­re las con­di­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo y la paz. Que me­jor an­tí­do­to pa­ra los enor­mes pro­ble­mas que ha sig­ni­fi­ca­do el au­men­to de cen­troa­me­ri­ca­nos bus­can­do re­fu­gio en la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos. Si es­tu­vie­ra en los za­pa­tos de Ebrard, ju­ga­ría am­bas car­tas. La rea­lis­ta y la idea­lis­ta. Ni­xon un con­ser­va­dor obs­ti­na­do co­me co­mu­nis­tas, sor­pren­dió con su aper­tu­ra ha­cia la Chi­na de Mao. Trump, un ra­cis­ta y an­ti­in­mi­gran­te ob­se­sio­na­do, po­dría com­prar la idea de que el úni­co ins­tru­men­to pa­ra re­sol­ver de fon­do la emi­gra­ción de me­xi­ca­nos y cen­troa­me­ri­ca­nos es el bie­nes­tar eco­nó­mi­co que trae­ría una exi­to­sa re­ne­go­cia­ción del TLCAN. Y pa­ra evi­tar la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na, un plan Mars­hall de coope­ra­ción pa­ra el desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.