EN­TRE OFI­CIA­LIS­MO E IN­SU­FI­CIEN­CIA.

ES­TA­MOS MUY LE­JOS DE GA­RAN­TI­ZAR A LOS más de cien­to vein­ti­sie­te mi­llo­nes de me­xi­ca­nos el ac­ce­so a cuan­do me­nos una se­ñal de te­le­vi­sión es­ta­tal o de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas

El Financiero - - PORTADA - TEX­TO PU­BLI­CA­DO POR CON­VE­NIO CON LE­TRAS LI­BRES

En nues­tro país la te­le­vi­sión es, por ley, un ser­vi­cio pú­bli­co con­ce­sio­na­do con tres po­si­bles usos: co­mer­cial, pú­bli­co o so­cial. Sin im­por­tar la mo­da­li­dad, to­da te­le­vi­so­ra es­tá obli­ga­da a brin­dar “los be­ne­fi­cios de la cul­tu­ra a to­da la po­bla­ción” (co­mo es­ti­pu­la el ar­tícu­lo 6º de la Cons­ti­tu­ción). No obs­tan­te, es una fun­ción so­cial que ra­ra­men­te exi­gi­mos de los ca­na­les co­mer­cia­les y que indudablemente es­pe­ra­mos de la te­le­vi­sión ges­tio­na­da por el Es­ta­do o por las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. De acuerdo con da­tos del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (IFT), hoy día exis­ten die­cio­cho sis­te­mas de te­le­vi­sión ope­ra­dos por go­bier­nos es­ta­ta­les y sie­te te­le­vi­so­ras ope­ra­das por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de edu­ca­ción su­pe­rior; po­drán pa­re­cer mu­chos ca­na­les, pe­ro es una red in­su­fi­cien­te pa­ra lle­var el ser­vi­cio a to­da la po­bla­ción. Ejem­pli­fi­que­mos: en Ba­ja Ca­li­for­nia ope­ran on­ce con­ce­sio­na­rios co­mer­cia­les, en­tre es­tos las tres ca­de­nas na­cio­na­les: Te­le­vi­sa, Te­le­vi­sión Az­te­ca y Ca­de­na Tres, pe­ro la úni­ca con­ce­sión de uso pú­bli­co es la de Ca­nal On­ce en Ti­jua­na. Un ca­so si­mi­lar es Chihuahua, es­ta­do en el que ope­ran tre­ce con­ce­sio­na­rios co­mer­cia­les y la úni­ca se­ñal pú­bli­ca es la de Ca­nal On­ce que se mi­ra en tres pla­zas: las ciu­da­des de Chihuahua, De­li­cias y Cuauh­té­moc. En si­tua­cio­nes si­mi­la­res se en­cuen­tran Si­na­loa, Yu­ca­tán, Du­ran­go y Na­ya­rit. Qui­zás el ca­so más des­equi­li­bra­do lo en­con­tra­mos en Ta­mau­li­pas, en­ti­dad don­de ope­ran do­ce con­ce­sio­na­rios co­mer­cia­les y la úni­ca con­ce­sión pú­bli­ca es la pro­ce­den­te del Sis­te­ma Pú­bli­co de Ra­dio­di­fu­sión del Es­ta­do Me­xi­cano (SPR), que se re­ci­be so­lo en Tam­pi­co.

Es­ta­mos muy le­jos de ga­ran­ti­zar a los más de cien­to vein­ti­sie­te mi­llo­nes de me­xi­ca­nos el ac­ce­so a cuan­do me­nos una se­ñal de te­le­vi­sión pú­bli­ca, tam­bién es­ta­mos muy le­jos de con­tar con una te­le­vi­so­ra pú­bli­ca na­cio­nal. El SPR es lo más cer­cano pe­ro, de acuerdo con in­for­ma­ción de su pá­gi­na web, el sis­te­ma cu­bre so­lo el 49.72% de los te­le­vi­den­tes a tra­vés de vein­ti­séis es­ta­cio­nes ubi­ca­das en vein­ti­dós es­ta­dos de la re­pú­bli­ca. El ac­ce­so

uni­ver­sal no es una reali­dad, aun­que, gra­cias a las bon­da­des de la te­le­vi­sión di­gi­tal te­rres­tre y a la mul­ti­pro­gra­ma­ción, te­le­vi­so­ras co­mo Ca­nal On­ce, tv UNAM, Ca­nal 22, Ca­nal del Con­gre­so y Te­le­vi­sión Edu­ca­ti­va, uti­li­zan­do la in­fra­es­truc­tu­ra del SPR, pue­den ser vis­tas en pla­zas don­de el sis­te­ma tie­ne co­ber­tu­ra.

Otra de las fa­len­cias es la fal­ta de re­cur­sos. La te­le­vi­sión pú­bli­ca en nues­tro país de­pen­de en su ma­yor par­te del pre­su­pues­to asig­na­do por el Con­gre­so, ya sea el fe­de­ral o los es­ta­ta­les. Los mon­tos son dis­cre­cio­na­les y de­pen­den de la “bue­na vo­lun­tad” de los go­bier­nos en turno. No pue­de au­to­ge­ne­rar re­cur­sos a tra­vés de la ven­ta de es­pa­cios pa­ra pu­bli­ci­dad (a ex­cep­ción de Ca­nal 22 que tie­ne una con­ce­sión de ti­po co­mer­cial) por­que la Ley Fe­de­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y Ra­dio­di­fu­sión se lo prohí­be. Lo an­te­rior di­fi­cul­ta se­ria­men­te su via­bi­li­dad e in­de­pen­den­cia.

Ade­más, los exi­guos mon­tos com­pro­me­ten la calidad de las pro­duc­cio­nes y el ac­ce­so a tec­no­lo­gía de pun­ta y mo­der­ni­za­ción per­ma­nen­te. Vea­mos. Ca­nal On­ce ejer­ce pre­su­pues­tos anua­les en torno a los qui­nien­tos mi­llo­nes de pe­sos, Ca­nal 22 y el SPR en torno a los dos­cien­tos. Lo an­te­rior con­tras­ta dra­má­ti­ca­men­te con el gas­to en pu­bli­ci­dad gu­ber­na­men­tal. De acuerdo con la or­ga­ni­za­ción ci­vil Fun­dar, tan so­lo el eje­cu­ti­vo fe­de­ral gas­ta un mi­llón de pe­sos ca­da ho­ra en pu­bli­ci­tar sus ac­cio­nes de go­bierno. Con ese rit­mo, en seis años, En­ri­que Pe­ña Nie­to ha­brá gas­ta­do cer­ca de cin­cuen­ta mil mi­llo­nes de pe­sos y, lo más gra­ve, con­cen­tra­do en ape­nas un pu­ña­do de me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Fun­dar cal­cu­la que la cuar­ta par­te del gas­to se des­ti­na al duo­po­lio te­le­vi­si­vo. Así, mien­tras Te­le­vi­sa y tv Az­te­ca re­ci­ben mi­les de mi­llo­nes de pe­sos del go­bierno fe­de­ral, hay me­dios pú­bli­cos es­ta­ta­les que ope­ran con me­nos de vein­te mi­llo­nes de pe­sos anua­les.

Lo an­te­rior pro­du­ce un pa­no­ra­ma po­co pro­mi­so­rio: ca­na­les de te­le­vi­sión que no tie­nen au­dien­cias por su ofi­cia­lis­mo y fal­ta de pro­duc­cio­nes pro­pias de calidad (en­tre otras po­si­bles ra­zo­nes) y que, por lo mis­mo, di­fí­cil­men­te son de­fen­di­dos por la ciu­da­da­nía. Eso tam­bién ha­ce com­pli­ca­do es­ti­mar con jus­ti­cia su va­lor po­ten­cial. La BBC ejer­ce un pre­su­pues­to cer­cano a los seis mil mi­llo­nes de eu­ros que pro­ce­de de los bol­si­llos de los ciu­da­da­nos que apre­cian sus con­te­ni­dos y pa­gan por po­der ac­ce­der a es­tos. En con­tras­te, en Mé­xi­co, el ca­nal pú­bli­co más vis­to es el On­ce, cu­ya au­dien­cia re­pre­sen­ta ape­nas el 10% en las gran­des ciu­da­des. Se­gún un informe del IFT de 2016, es­to re­pre­sen­ta una sex­ta par­te de los es­pec­ta­do­res que sin­to­ni­zan el ca­nal Las Es­tre­llas.

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 2013 pu­so los pun­tos so­bre las íes pa­ra po­der trans­for­mar los me­dios de ges­tión es­ta­tal en ver­da­de­ros me­dios pú­bli­cos. Pa­ra ob­te­ner la con­ce­sión de uso pú­bli­co, la ley los obli­gó a de- mos­trar me­ca­nis­mos pa­ra ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia editorial, au­to­no­mía de ges­tión fi­nan­cie­ra, ga­ran­tías de par­ti­ci­pa­ción ciudadana, re­glas claras pa­ra la trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, de­fen­sa de sus con­te­ni­dos, op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to, pleno ac­ce­so a tec­no­lo­gías y re­glas pa­ra la ex­pre­sión de di­ver­si­da­des ideo­ló­gi­cas, ét­ni­cas y cul­tu­ra­les. Por des­gra­cia, co­mo se pue­de leer en vo­tos par­ti­cu­la­res de protesta de Ma­ría Ele­na Es­ta­vi­llo y de Adriana La­bar­di­ni, co­mi­sio­na­da y ex­co­mi­sio­na­da del IFT, se han otor­ga­do con­ce­sio­nes de uso pú­bli­co sin que esos ele­men­tos ha­yan que­da­do de­mos­tra­dos. Tam­bién se han da­do ca­sos en los que los me­dios han crea­do con­se­jos ciu­da­da­nos in­te­gra­dos por ser­vi­do­res pú­bli­cos que tie­nen al­gún con­flic­to de in­te­rés con sus di­rec­ti­vos o que no tie­nen su­fi­cien­te au­to­no­mía res­pec­to a los go­bier­nos. Ne­ce­si­ta­mos una te­le­vi­sión cul­tu­ral que nos ayu­de a iden­ti­fi­car­nos pe­ro tam­bién a en­ten­der­nos co­mo el país plu­ri­cul­tu­ral que so­mos. Es importante for­ta­le­cer­la no pa­ra sal­va­guar­dar con­te­ni­dos acar­to­na­dos o la trans­mi­sión de es­pec­tácu­los de be­llas ar­tes. La te­le­vi­sión cul­tu­ral tam­po­co de­bie­ra pre­sen­tar ver­sio­nes fol­clo­ri­za­das de los pue­blos ori­gi­na­rios o un cú­mu­lo de pro­gra­mas y se­ries ex­tran­je­ras. Los me­dios pú­bli­cos son, en pri­mer lu­gar, un mecanismo del Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar­nos ac­ce­so a la in­for­ma­ción, es­pa­cios pa­ra la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca. De­ben ser, por tan­to, una alternativa a la pro­gra­ma­ción co­mer­cial y, por su­pues­to, cons­ti­tuir­se en el lu­gar don­de vea­mos re­pre­sen­ta­das nues­tras prác­ti­cas cul­tu­ra­les, prác­ti­cas pen­sa­das –co­mo di­ría Am­pa­ro Ma­rro­quín pa­ra­fra­sean­do a Mar­tín-Bar­be­ro– “des­de lo mes­ti­zo, lo im­pu­ro, lo fron­te­ri­zo, lo bo­rra­do”. ~

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.