ED­NA JAIME

El Financiero - - PORTADA - Ed­na Jaime

LA CA­RA­VA­NA MI­GRAN­TE

En agos­to de 2010 fue­ron ase­si­na­dos 72 inmigrantes en San Fernando, Ta­mau­li­pas, al me­nos 24 de ellos eran hon­du­re­ños. Des­de en­ton­ces, en ese país han te­ni­do cla­ro que el ries­go, en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad, de cru­zar el te­rri­to­rio me­xi­cano re­sul­ta más gra­ve que vi­vir en San Pe­dro Su­la, la ter­ce­ra ciu­dad más pe­li­gro­sa del mun­do. Aun así, hoy atra­vie­san el país apro­xi­ma­da­men­te diez mil cen­troa­me­ri­ca­nos, la ma­yo­ría son fa­mi­lias, mu­je­res y ni­ños que han ca­mi­na­do des­de Hon­du­ras. Las ame­na­zas a su in­te­gri­dad han si­do di­si­pa­das por el re­flec­tor in­ter­na­cio­nal, que da cuen­ta de la mar­cha de es­tos mi­gran­tes. Es cier­to que las con­di­cio­nes de una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción hon­du­re­ña son la­men­ta­bles. Hon­du­ras es el país con ma­yor de­sigual­dad en La­ti­noa­mé­ri­ca, el

Di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa 63.8% de su gen­te se en­cuen­tra en la po­bre­za. Sus ín­di­ces de­lic­ti­vos son muy al­tos, en 2012 lle­gó a ser el país más pe­li­gro­so del mun­do, con una ta­sa de ho­mi­ci­dios de 148 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes. Pa­ra 2016 es­ta ta­sa ba­jó a 112, pe­ro lo si­gue si­tuan­do co­mo uno de los paí­ses más vio­len­tos.

La ma­tan­za de San Fernando fue una ad­ver­ten­cia del in­fierno en que se ha con­ver­ti­do Mé­xi­co pa­ra los in­do­cu­men­ta­dos. La Fun­da­ción pa­ra la Jus­ti­cia y el Es­ta­do De­mo­crá­ti­co de De­re­cho sos­tie­ne que to­dos los días en su re­co­rri­do por Mé­xi­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, los mi­gran­tes en­fren­tan di­fe­ren­tes crí­me­nes y vio­la­cio­nes a sus de­re­chos hu­ma­nos, co­mo dis­cri­mi­na­ción, tra­ta, es­cla­vi­tud, tor­tu­ra, de­ten­ción ar­bi­tra­ria, re­clu­ta­mien­to for­zo­so, ex­tor­sión, abu­so se­xual, en­tre otros abu­sos gra­ves a sus de­re­chos. Las ca­ra­va­nas co­lec­ti­vas, en con­se­cuen­cia, se han con­ver­ti­do en una es­tra­te­gia pa­ra via­jar en gru­pos nu­me­ro­sos, con el apo­yo de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Des­de no­viem­bre de 2017, des­pués de las cues­tio­na­das elec­cio­nes en Hon­du­ras, el go­bierno ha en­fren­ta­do una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad, la cual se agu­di­zó lue­go de que Trump ame­na­za­ra con re­ti­rar los apo­yos eco­nó­mi­cos que Es­ta­dos Uni­dos le da a la ad­mi­nis­tra­ción de Juan Or­lan­do Her­nán­dez, si es­te no ha­cía na­da pa­ra evi­tar las ca­ra­va­nas ha­cía su país. El pre­si­den­te Trump apro­ve­chó la co­yun­tu­ra elec­to­ral en su país pa­ra se­ña­lar a los co­lec­ti­vos de mi­gran­tes co­mo ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos. Es­tig­ma­ti­zar co­mo de­lin­cuen­tes y fo­men­tar el odio ha­cia los in­do­cu­men­ta­dos le re­di­tuó en vo­tos en 2016. Es­te 2018 ha de­ci­di­do ra­di­ca­li­zar su pos­tu­ra al gra­do de ame­na­zar con des­ple­gar 5,200 sol­da­dos en la fron­te­ra con Mé­xi­co, los cua­les, de acuer­do con sus de­cla­ra­cio­nes, es­ta­rían au­to­ri­za­dos a dis­pa­rar en ca­so de ser ata­ca­dos con pie­dras.

Trump es­tá crean­do un es­ce­na­rio de de­fen­sa pa­trió­ti­ca. El na­cio­na­lis­mo ra­di­cal si­gue re­so­nan­do en­tre su ba­se du­ra, co­mo se mos­tró en la pa­sa­da elec­ción. En Hon­du­ras la opo­si­ción po­lí­ti­ca a Or­lan­do Her­nán­dez ha apro­ve­cha­do la co­yun­tu­ra pa­ra con­vo­car per­so­nas a la ca­ra­va­na, pues la cri­sis po­lí­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos les fa­vo­re­ce; los de­mó­cra­tas apro­ve­chan la ca­ra­va­na en es­pe­ra de que Trump ex­hi­ba ras­gos de odio o de es­tu­pi­dez que im­pac­ten ne­ga­ti­va­men­te en su ima­gen; Trump, por su par­te, apro­ve­cha la ca­ra­va­na pa­ra pin­tar­se del hé­roe que evi­tó una in­va­sión; Peña Nie­to apro­ve­cha pa­ra apa­re­cer tí­mi­da­men­te co­mo el to­da­vía Pre­si­den­te de Mé­xi­co, a pe­sar de que ha­ce tiem­po ce­dió el man­do. Ló­pez Obra­dor apro­ve­cha pa­ra ex­ten­der bien­ve­ni­das y apo­yos, que co­mo equi­po de tran­si­ción es­tá im­po­si­bi­li­ta­do a brin­dar. To­dos bus­can lu­crar. Mien­tras, los mi­gran­tes re­co­rren con in­cer­ti­dum­bre y enor­mes pre­ca­rie­da­des el país. Su úni­ca conquista has­ta el mo­men­to es ha­ber de­ja­do la in­vi­si­bi­li­dad. La co­ber­tu­ra y las reac­cio­nes a su pe­ri­plo nos re­cuer­dan que te­ne­mos mu­chos po­lí­ti­cos frí­vo­los que lu­cran del do­lor y muy po­cos es­ta­dis­tas. Esa cla­se de po­lí­ti­cos que en­tien­den que el po­der sir­ve pa­ra trans­for­mar en­tor­nos y me­jo­rar vi­das. Una cla­se de po­lí­ti­cos en ex­tin­ción.

Por lo pron­to, no qui­te­mos la aten­ción a la ca­ra­va­na mi­gran­te. Es lo que po­de­mos apor­tar pa­ra que no sean abu­sa­dos co­mo siem­pre.

@Ed­naJai­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.