El po­lí­ti­co que cam­bió el po­der por Eno­tu­ris­mo

El Financiero - - ECONOMÍA - Gus­ta­vo Ar­men­ta Opi­ne us­ted: gar­men­ta@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Gus­ta­vo Or­te­ga Joaquín per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias más po­de­ro­sas de Quin­ta­na Roo. Des­de ha­ce dé­ca­das, siem­pre hay un o una Joaquín, por lo me­nos, en un car­go pú­bli­co en la en­ti­dad o a ni­vel fe­de­ral. Bas­ta echar un ojo al pre­sen­te pa­ra com­pro­bar­lo: Carlos Joaquín es el go­ber­na­dor, Pe­dro Joaquín es el se­cre­ta­rio de Ener­gía del país y su hi­jo, del mis­mo nom­bre, aca­ba de to­mar po­se­sión co­mo pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Co­zu­mel.

Ha­ce diez años co­no­cí a Gus­ta­vo Or­te­ga Joaquín en Co­zu­mel, cuan­do acep­tó dar­me una en­tre­vis­ta. Ha­bía si­do se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo del es­ta­do en la gu­ber­na­tu­ra de Ma­rio Villanueva y en ese mo­men­to era pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de la is­la.

De ese en­cuen­tro, lo re­cuer­do co­mo un hom­bre muy se­rio y so­lem­ne, ama­ble, pe­ro con una gran au­ra de po­der. Me im­pre­sio­nó el apa­ra­to de co­la­bo­ra­do­res con el que se ma­ne­ja­ba, va­rios a su al­re­de­dor, ten­sos y siem­pre aten­tos a sus ór­de­nes. Su ac­ti­tud era más la de un go­ber­na­dor que la de un al­cal­de. Sue­ño que no pu­do lo­grar. Una dé­ca­da des­pués nos re­en­con­tra­mos, tam­bién pa­ra una en­tre­vis­ta, pe­ro aho­ra en su ca­li­dad de em­pre­sa­rio vi­ti­vi­ní­co­la y ho­te­le­ro, ac­ti­vi­dad que desa­rro­lla muy le­jos de su tie­rra, gra­cias al en­fren­ta­mien­to que tu­vo con Ro­ber­to Bor­ge, quien prác­ti­ca­men­te lo ex­pul­só de Quin­ta­na Roo cuan­do fue go­ber­na­dor. Or­te­ga Joaquín ha­bía he­cho ca­rre­ra po­lí­ti­ca en el PRI, pe­ro cuan­do le ne­ga­ron la can­di­da­tu­ra pa­ra la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Co­zu­mel se postuló por el PAN y ga­nó. Ter­mi­na­do su man­da­to, ocu­pó una diputación fe­de­ral, des­de don­de in­ten­tó con­se­guir la can­di­da­tu­ra pa­ra go­ber­na­dor, pe­ro no en­con­tró apo­yo en Ac­ción Na­cio­nal. En esa elec­ción, el can­di­da­to na­tu­ral por el PRI era Carlos Joaquín, pe­ro el go­ber­na­dor Fé­lix Gon­zá­lez Can­to im­pu­so a su del­fín, Ro­ber­to Bor­ge, y a Carlos Joaquín lo com­pen­sa­ron con una sub­se­cre­ta­ría en Tu­ris­mo fe­de­ral. Seis años des­pués, vol­vió a bus­car la pos­tu­la­ción, pe­ro de nue­vo fue ve­ta­do, aho­ra por Bor­ge, quien tam­bién im­pu­so a su del­fín co­mo can­di­da­to. En res­pues­ta, Carlos Joaquín se lan­zó por el PAN y PRD y ga­nó. Hoy es el go­ber­na­dor.

Cuan­do co­men­za­ba la gu­ber­na­tu­ra de Bor­ge, Or­te­ga Joaquín era dipu­tado fe­de­ral y acu­só al go­ber­na­dor de te­ner ne­xos con el nar­co, por lo que —se­gún cuen­ta el pro­pio Or­te­ga Joaquín— su fa­mi­lia co­men­zó a ser hos­ti­ga­da, prin­ci­pal­men­te en sus ne­go­cios, así que pre­fi­rió sa­lir de Quin­ta­na Roo y po­ner tie­rra de por me­dio. “Mis pla­nes eran re­ti­rar­me po­nien­do un ho­tel Bed & Break­fast en Co­zu­mel. Pe­ro cuan­do lle­gó Bor­ge al po­der, yo te­nía una con­fron­ta­ción con él, en­ton­ces di­je: no me voy a que­dar; voy a bus­car dón­de vi­vir, pe­ro aquí no me que­do, por­que era per­der seis de los me­jo­res años de mi vi­da”, cuen­ta.

Así que se aso­ció con José Luis Mar­tí­nez Al­day y su es­po­sa Do­lo­res Ló­pez Li­ra, due­ños de los ho­te­les El Do­ra­do, en la Ri­vie­ra Ma­ya; de la ae­ro­lí­nea Ma­ya Air, de la agen­cia Lo­mas Tra­vel y de Mé­xi­co News, en­tre otras em­pre­sas, quie­nes acep­ta­ron con la con­di­ción de crear al­go en gran­de y no un ho­te­li­to B&B. De un via­je a Fran­cia se tra­jo la idea de cons­truir un ho­tel bou­ti­que con vi­ñe­do y un ami­go le acon­se­jó que, si que­ría ha­cer bue­nos vi­nos, de­bía ir­se al Va­lle de Gua­da­lu­pe, en Ba­ja Ca­li­for­nia Sur. Así lo hi­zo, com­pró 118 hec­tá­reas tan­to en Gua­da­lu­pe co­mo en los va­lles de Ojos Ne­gros y San Ja­cin­to y en la ma­yor par­te de los te­rre­nos plan­ta­ron vi­ñe­dos. De­jó una por­ción pa­ra cons­truir El Cie­lo Wi­nery & Re­sort, con 97 vi­llas de lu­jo fren­te a la­gos y mon­ta­ñas, con ta­ri­fas que van de los 250 a 500 dó­la­res la no­che.

Tam­bién tie­ne una lí­nea de vi­nos Pré­mium, con quin­ce eti­que­tas co­mo Po­la­ris, Si­rius, Orión y Per­seus. Ini­ció pro­du­cien­do tres mil ca­jas al año, pe­ro con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de cien por cien­to anual, ac­tual­men­te pro­du­ce 35 mil.

Or­te­ga Joaquín y sus so­cios han in­ver­ti­do en el pro­yec­to 400 mi­llo­nes de pe­sos y tie­nen una plan­ta de 300 em­plea­dos, más otro tan­to de em­pleos tem­po­ra­les y los in­di­rec­tos. Hoy no se pa­re­ce al que co­no­cí ha­ce diez años. Es un hom­bre re­la­ja­do, tran­qui­lo, sin po­ses y buen con­ver­sa­dor.

Ha­ce dos años, cuan­do Carlos Joaquín ga­nó las elec­cio­nes en Quin­ta­na Roo, le pi­dió que fue­ra su se­cre­ta­rio de Go­bierno, pe­ro re­cha­zó la ofer­ta. Pen­só que era re­gre­sar a una vi­da ro­dea­do de guar­daes­pal­das, con cien­to de pro­ble­mas co­ti­dia­nos de to­da ín­do­le y co­rrien­do ries­gos al te­ner ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad las cár­ce­les, don­de ha­bi­tan de­ce­nas de nar­cos. Por eso di­jo que no. ¿En­ton­ces, de po­lí­ti­ca ya na­da? —le pre­gun­to. “Na­da, ce­ro”, res­pon­de.

--Co­mo se­cre­ta­rio de Go­bierno po­drías cons­truir tu can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor —le in­sis­to. --Sí, pe­ro es­toy con­ten­to con lo que es­toy ha­cien­do, es­toy muy fe­liz —con­clu­ye, mien­tras el hom­bre que lo em­pu­jó a exi­liar­se hoy es­tá en la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.