La ban­da ofre­ce­rá dos con­cier­tos el lu­nes y mar­tes pró­xi­mo, a las 21:00 ho­ras. Lo­ca­li­da­des agotadas.

El Financiero - - CULTURAS - Ndie.

ir una es­ce­na que no só­lo en la ba­se do lo que hoy se

be Ben Si­sa­rio en da de eso hu­bie­se nda que su­pie­ra me­ló­di­ca de los l punk: los Pixies.

e la ban­da, Gary ias oca­sio­nes que ajo ama­rrar to­cas. No po­día de­cir o tam­po­co po­día “Rock alternativo e vino a la me­nFool The World: and Ca­lled Pixies y Caryn Ganz. s co­mo Nir­va­na, cla­ra­rían abier­ta­men­te

EN VI­VO

ZÓ­CA­LO CAPITALINO

Pixies clau­su­ra el Fes­ti­val de las Ju­ven­tu­des el sá­ba­do pró­xi­mo, a las 21:30 ho­ras, en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción. En­tra­da libre.

TEA­TRO ME­TRO­PÓ­LI­TAN

ha­ber si­do in­fluen­cia­dos por los Pixies. De he­cho, se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por Da­vid Fric­ke en la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne en 2007, la fa­ma de Pixies se in­cre­men­tó a raíz de que Da­ve Grohl, el ex ba­te­ris­ta de Nir­va­na, con­fe­sa­ra pú­bli­ca­men­te que Smells Li­ke Teen Spi­rit era “un pla­gio enor­me” del so­ni­do de la ban­da bos­to­nia­na. “Kurt Co­bain siem­pre se pre­gun­tó a qué so­na­ría un gru­po que mez­cla­ra a los Beatles con Black Sab­bath: eso eran los Pixies”, ob­ser­va Fric­ke. Usual­men­te, las ban­das com­par­ten una her­man­dad que va más allá de la mú­si­ca: un ba­rrio, una amis­tad lon­ge­va, una cla­se so­cial, una co­rrien­te mu­si­cal... Sin es­tos ele­men­tos ja­más hu­bie­sen exis­ti­do los Beatles, The Clash u Oa­sis. Los Pixies se cue­cen apar­te. Su unión —tan bi­za­rra co­mo su mú­si­ca— ha­ce creer que Dios sí jue­ga a los da­dos. ¿O de qué otra ma­ne­ra hu­bie­ra si­do po­si­ble que aca­ba­ran jun­tos un hu­mil­de mú­si­co de igle­sia cris­tia­na con bur­si­tis (Black Fran­cis, voz y gui­ta­rra), una po­rris­ta y es­tu­dian­te de bio­lo­gía que ya ha­bía si­do ex­pul­sa­da de sie­te uni­ver­si­da­des (Kim Deal, ba­jo), un in­mi­gran­te des­cen­dien­te de una de las fa­mi­lias más acau­da­la­das de Fi­li­pi­nas (Joey San­tia­go, gui­ta­rra) y un em­plea­do de Ra­dioShack que no en­con­tra­ba tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ro eléc­tri­co (Da­vid Lo­ve­ring, ba­te­ría)?

Tras el lan­za­mien­to de su pri­mer ál­bum, Sur­fer Ro­sa (1988), Black Fran­cis se po­si­cio­nó co­mo la an­tí­te­sis del rocks­tar de la épo­ca. Sin im­por­tar la si­tua­ción, es­te chi­co re­gor­de­te siem­pre an­da­ba con pei­na­do de ins­ti­tu­to pri­va­do, pan­ta­lo­nes hol­ga­dos, pla­ye­ras an­chas y, pa­ra las oca­sio­nes es­pe­cia­les —co­mo pre­sen­ta­cio­nes en ca­na­les lo­ca­les de te­le­vi­sión— ca­mi­sas de se­ñor ca­li­for­niano.

RA­BIA SIN CAU­CE

En los 80, las can­cio­nes de pro­tes­ta ya no iban al rit­mo de los cua­tro cuar­tos, sino al de las tor­na­me­sas del hip hop. En 1985, du­ran­te un dis­cur­so en Nue­va Jer­sey, Ro­nald Rea­gan uti­li­zó de ma­ne­ra pro­se­li­tis­ta el éxi­to de Bru­ce Springs­teen Born In The USA, al de­cir que “los sue­ños de los jó­ve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos” re­po­sa­ban en esa can­ción, que en reali­dad cri­ti­ca­ba las po­lí­ti­cas ar­ma­men­tis­tas de EU. “Mi ta­rea —di­jo— es ha­cer esos sue­ños reali­dad”. En aquel mo­men­to, que­dó cla­ro que el rock ha­bía de­ja­do de ser con­tes­ta­ta­rio. En el un­der­ground, en cam­bio, ha­bía mu­cha ra­bia con­te­ni­da. Des­em­plea­dos e in­cré­du­los de la re­tó­ri­ca pre­si­den­cial, mu­chos jó­ve­nes en­con­tra­ron en la es­ce­na in­de­pen­dien­te la re­bel­día que el rock ya no les po­día ofre­cer. Black Fran­cis fue uno de ellos. Su ira —es­cri­ben Frank y Ganz— se tra­du­jo en esa irre­ve­ren­te ma­ne­ra de can­tar que re­cuer­da más a un ni­ño ra­bio­so que a una es­tre­lla punk. To­do co­men­zó en una bo­rra­che­ra en al­gún lu­gar de Bos­ton en 1986. Fran­cis es­ta­ba des­pe­cha­do por una mu­jer. Era un enor­me fan de los Beatles y sa­bía que no ha­bía me­jor can­ción pa­ra la oca­sión que

Oh! Dar­ling. Co­men­zó a can­tar. A llo­rar. “¡No, no, no, can­ta co­mo si de ver­dad odia­ras a esa pe­rra! ¡A la mier­da los Beatles!”, gri­tó al­guien en me­dio de la fies­ta. “Pixies fue el re­sul­ta­do de nues­tras pro­pias li­mi­ta­cio­nes. Sa­bía­mos que no éra­mos gran­des mú­si­cos, en­ton­ces nos adap­ta­mos. Mi estilo na­ció de acep­tar mis li­mi­ta­cio­nes co­mo gui­ta­rris­ta. Cuan­do co­men­za­mos ha­bía mu­chas ban­das que to­ca­ban lo más rá­pi­do y difícil po­si­ble. Yo lo veía co­mo al­go im­po­si­ble. Pa­ra mí era im­po­si­ble y de­ci­dí bus­car un so­ni­do con las me­nos no­tas po­si­bles. Un má­xi­mo de cin­co. Si son más de cin­co no­tas, en reali­dad no es­tás pen­san­do lo su­fi­cien­te mu­si­cal­men­te ha­blan­do”, di­jo San­tia­go en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta di­gi­tal

Play­list, en 2015. Acom­pa­ña­dos des­de ha­ce cua­tro años por la ba­jis­ta ar­gen­tino-es­ta­dou­ni­den­se Paz Len­chan­tin —en sus­ti­tu­ción de Kim Deal—, los Pixies se nie­gan a des­apa­re­cer. Por­que de pe­que­ños y de fan­tás­ti­cos no tie­nen na­da. Son de car­ne y hue­so. Mú­si­cos de su­dor y sa­li­va que a sus 50 aún con­ser­van el es­pí­ri­tu ado­les­cen­te.

3O ANIVERSARIO DEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.