Ofre­cer­se al Real Ma­drid

El Financiero - - DEPORTES - Miguel Gur­witz Opi­ne us­ted:

No ha ha­bi­do y di­fí­cil­men­te ha­brá otro co­mo él: un go­lea­dor na­to, de ra­za; de es­pí­ri­tu in­do­ma­ble con ca­rác­ter a prue­ba de to­do. Cons­tru­yó su gran­de­za día con día y la tra­ba­jó más que nin­gún otro. Cui­dó to­dos los de­ta­lles en su desa­rro­llo, a tal gra­do que lle­gó a ser con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res del mun­do. Apren­dió de to­dos los que le ro­dea­ron y sa­có la me­jor par­te de ca­da com­pa­ñe­ro que tu­vo. Te­nía amor pro­pio y nun­ca acep­tó un “no se pue­de” co­mo res­pues­ta: no lo hi­zo por­que ex­plo­ró to­dos los ca­mi­nos y su­peró ca­da obs­tácu­lo que se le fue pre­sen­tan­do. Ob­tu­vo va­lio­sas lec­cio­nes de sus tro­pie­zos y sa­có pro­ve­cho de to­das. To­do eso lo­gró co­mo fut­bo­lis­ta. Pe­ro co­mo a to­dos, el fí­si­co le pu­so un al­to en el ca­mino. Era mo­men­to de pa­rar y vol­ver a em­pe­zar, de ce­ro, co­mo em­pie­zan to­dos una vez que cam­bian los ta­cho­nes por za­pa­tos de ves­tir. Pe­ro el tiem­po le ju­gó una ma­la pa­sa­da: no só­lo lo al­can­zó, sino lo ama­rró, lo atra­pó. En­ton­ces sus vir­tu­des se con­vir­tie­ron en de­fec­tos. El amor pro­pio y el au­to­es­ti­ma pu­die­ron más que la pre­pa­ra­ción, el es­tu­dio, la me­to­do­lo­gía y la pa­cien­cia.

La ilu­sión que re­pre­sen­ta­ba te­ner­lo en el ves­tua­rio se di­lu­yó más rá­pi­do de lo que ima­gi­nó y, cuan­do su en­se­ñan­za era más re­que­ri­da que la ma­gia que pro­du­cía su pre­sen­cia, su ca­rre­ra co­men­zó a caer de for­ma pre­ci­pi­ta­da.

Su res­pe­to por los tiem­pos no fue el ade­cua­do y tu­vo más de lo que pu­do con­tro­lar, la Se­lec­ción Me­xi­ca­na, por ejem­plo, fra­ca­so del que to­da­vía no pue­de li­be­rar­se, al se­guir cul­pan­do a los di­rec­ti­vos por rom­per, se­gún él, un pro­ce­so que en Ru­sia 2018 ter­mi­na­ría con el ti­tu­lo Mun­dial. No en­ten­dió que los vo­tos de con­fian­za co­mo en­tre­na­dor se ga­na­ban exac­ta­men­te igual que co­mo fut­bo­lis­ta: con re­sul­ta­dos, que só­lo esos le per­mi­ti­rían man­te­ner los pro­ce­sos vi­vos pa­ra se­guir cre­cien­do.

El es­ta­ba pa­ra que la Se­lec­ción lo pi­die­ra a él y no a la in­ver­sa, tal y co­mo su­ce­dió. De igual for­ma no es­tá pa­ra pe­dir pe­dir­le tra­ba­jo a Flo­ren­tino Pérez, la di­fe­ren­cia es que en es­ta oca­sión no hay ele­men­tos pa­ra que Flo­ren­tino lo bus­que.

Hugo Sán­chez no se pre­pa­ró co­mo de­bía pa­ra ser en­tre­na­dor, los re­sul­ta­dos y las re­fe­ren­cias así lo in­di­can.

No de­be­ría ofre­cer­se al Real Ma­drid, pri­me­ro por­que el equi­po tie­ne un en­tre­na­dor tra­ba­jan­do al cual de­be­ría res­pe­tar, de he­cho, de­be­ría res­pe­tar­se más a sí mis­mo, tal y co­mo lo res­pe­tan los re­cuer­dos de su eta­pa co­mo ju­ga­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.