Ex­ma­rino ma­ta a 12 en un bar del sur de Ca­li­for­nia

An­tes de sui­ci­dar­se, dis­pa­ró con­tra es­tu­dian­tes que asis­tían a una fies­ta

El Financiero - - ENFOQUES - CA­LI­FOR­NIA, EU AGEN­CIAS

Trump con­de­nó por Twit­ter el ata­que y des­ta­có la la­bor de los agen­tes de se­gu­ri­dad

Un nue­vo ti­ro­teo sa­cu­dió la ma­dru­ga­da de ayer a Es­ta­dos Uni­dos. Uti­li­zan­do una bom­ba de hu­mo y una pis­to­la, un ex­sol­da­do de la in­fan­te­ría de Ma­ri­na, que com­ba­tió en Af­ga­nis­tán, abrió fue­go con­tra una mul­ti­tud que ce­le­bra­ba una “no­che uni­ver­si­ta­ria” en un bar de mú­si­ca country en el sur de Ca­li­for­nia, ma­tan­do a 12 per­so­nas y ha­cien­do que cien­tos hu­ye­ran des­pa­vo­ri­dos. El agre­sor, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ian Da­vid Long, de 28 años, se sui­ci­dó. El ata­que su­ce­dió en el es­ta­ble­ci­mien­to, Bor­der­li­ne Bar&Grill, que se en­cuen­tra en la lo­ca­li­dad de Thou­sand Oaks, un pue­blo de los su­bur­bios aco­mo­da­dos del no­roes­te de Los Án­ge­les, a unos 60 ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad.

El res­pon­sa­ble de la po­li­cía del con­da­do de Ven­tu­ra, Ga­ro Ku­red­jian, in­for­mó que en­tre las 12 víc­ti­mas mor­ta­les se en­cuen­tra el sar­gen­to Ron He­lus, uno de los pri­me­ros guar­dias en lle­gar al lu­gar pa­ra aten­der la emer­gen­cia. El guar­dia lle­va­ba 29 años en la po­li­cía y es­ta­ba pró­xi­mo a ju­bi­lar­se en mar­zo.

Ku­red­jian pre­ci­só que otras 22 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das. Otro agen­te ex­pli­có que Long ha­bía te­ni­do tres en­cuen­tros con las fuer­zas de se­gu­ri­dad an­te­rior­men­te.

LA ES­CE­NA.

Uno, en un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Otro, en una pe­lea en la que él ase­gu­ra­ba ser la víc­ti­ma y la ter­ce­ra en la que sus fa­mi­lia­res lla­ma­ron a los ser­vi­cios de emer­gen­cia pa­ra de­nun­ciar un ata­que de fu­ria de Long. Una Uni­dad de Cri­sis asis­tió pe­ro con­clu­yó que no ha­cía fal­ta nin­gún ti­po de in­ter­ven­ción en ese mo­men­to.

En un men­sa­je en Twit­ter, el pre­si­den­te Do­nald Trump con­de­nó el ti­ro­teo y des­ta­có la “gran va­len­tía”

de los po­li­cías que in­ter­vi­nie­ron. “Los agen­tes lle­ga­ron a la es­ce­na del cri­men al ca­bo de tres mi­nu­tos. Dios ben­di­ga a to­das las víc­ti­mas y a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas”, es­cri­bió. An­tes de mo­rir, Long dis­pa­ró in­dis­cri­mi­na­da­men­te unas 30 ve­ces. Va­rios tes­ti­gos des­cri­bie­ron al ase­sino co­mo un hom­bre con la ca­ra cu­bier­ta, de­ci­di­do a ma­tar a las pocas más de cien per­so­nas que asis­tían al bar. Uti­li­zó tan so­lo una pis­to­la Glock 21, ca­li­bre 45, que ha­bía com­pra­do le­gal­men­te, se­gún la po­li­cía. La pis­to­la car­ga 10 ba­las pe­ro Long la ha­bía equi­pa­do con car­ga­do­res más gran­des.

En un co­mu­ni­ca­do, el Cuer­po de Ma­ri­nes de Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó que Long pres­tó ser­vi­cio de 2008 a 2013 co­mo ame­tra­lla­dor y que as­cen­dió al ran­go de ca­bo. Long es­tu­vo en Af­ga­nis­tán en­tre no­viem­bre de 2010 y ju­nio de 2011 y re­ci­bió va­rias me­da­llas por su ser­vi­cio mi­li­tar, in­clui­das la me­da­lla de Bue­na Con­duc­ta de los Ma­ri­nes, la me­da­lla de Cam­pa­ña en Af­ga­nis­tán y la me­da­lla por el ser­vi­cio en la Gue­rra Glo­bal con­tra el Te­rro­ris­mo. La ma­tan­za de Thou­sand Oaks es la más gra­ve co­me­ti­da en el sur de Ca­li­for­nia des­de el ata­que yiha­dis­ta de di­ciem­bre de 2015 en San Ber­nar­dino, don­de mu­rie­ron 14 per­so­nas a ti­ros. Es tam­bién el se­gun­do ti­ro­teo ma­si­vo ocu­rri­do en las úl­ti­mas dos se­ma­nas en Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de que un ul­tra aca­ba­ra con la vi­da de 11 per­so­nas en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh.

Al­gu­nos de los so­bre­vi­vien­tes en Thou­sand Oaks tam­bién es­tu­vie­ron en el ti­ro­teo de Las Ve­gas, el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.