Cla­ri­dad

El Financiero - - OPINIÓN - Luis Wert­man

El ca­pi­ta­lis­mo de cua­tes co­bra sen­ti­do siem­pre y cuan­do los mis­mos se be­ne­fi­cien to­do el tiem­po de ca­si to­do. En esa lí­nea, las me­jo­res oli­gar­quías de la his­to­ria de­di­can sus com­pli­ci­da­des a ocu­par la ma­yor par­te de los es­pa­cios de po­der, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, pa­ra con­cen­trar los re­cur­sos dis­po­ni­bles en pocas ma­nos. La ex­pli­ca­ción vie­ne a cuen­ta por­que, justo en el mo­men­to en que el de­ba­te na­cio­nal se cen­tra­ba en la can­ce­la­ción del nue­vo ae­ro­puer­to en el Es­ta­do de Mé­xi­co, un mal cálcu­lo en for­ma de “k in­ver­ti­da” nos re­cor­dó la mar­ca con la que se des­pi­de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción: la fal­ta de trans­pa­ren­cia. Se­gún el cálcu­lo ofi­cial, el tu­bo con la cu­rio­sa for­ma que dio pie al his­tó­ri­co re­cor­te del ser­vi­cio de agua po­ta­ble en el Va­lle de Mé­xi­co, cos­tó 500 mi­llo­nes de pe­sos (sin to­mar en cuen­ta la su­ma que re­pre­sen­tó la con­tin­gen­cia en com­pra de pi­pas, cie­rre de ne­go­cios, en­tre otros ru­bros) y al fi­nal no sir­vió pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de la obra.

Sé que exis­ten mu­chos pro­yec­tos que cos­ta­ron o cues­tan mu­cho más, pe­ro ca­si to­dos com­par­ten va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas: nun­ca su­pi­mos el por­qué de su ini­cio, no fui­mos in­for­ma­dos del pro­ce­so de con­tra­ta­ción, y me­nos de las ra­zo­nes téc­ni­cas de la in­ver­sión, co­mo tam­po­co de las con­se­cuen­cias de un error de ese ta­ma­ño.

Si a eso le aña­di­mos la lis­ta de pen­dien­tes de obra pú­bli­ca que de­ja el go­bierno sa­lien­te y las mi­llo­na­rias ob­ser­va­cio­nes de­tec­ta­das por la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción, es muy com­pli­ca­do que los ciu­da­da­nos ten­ga­mos con­fian­za en las de­ci­sio­nes que se to­man a la ho­ra de ejer­cer un pre­su­pues­to que, se su­po­ne, es tam­bién de to­dos. An­te es­to, el nue­vo go­bierno de la Re­pú­bli­ca ten­drá que dis­tin­guir­se por la aper­tu­ra, la cla­ri­dad, la co­mu­ni­ca­ción y la más ab­so­lu­ta trans­pa­ren­cia en los pro­yec­tos y pro­gra­mas que va a em­pren­der. Por­que tie­ne de­re­cho a con­tar con los ase­so­res, con­sul­to­res y em­pre­sas afi­nes que desee, pe­ro el man­da­to de julio pa­sa­do fue que es­te sis­te­ma de com­pa­dres de­be cam­biar, no de ma­nos, sino de re­glas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.