EDNA JAI­ME

El Financiero - - PORTADA - Di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa Edna Jai­me @Ed­naJai­me

Si hay un te­ma que ha lo­gra­do unir a los me­xi­ca­nos; si hay un pro­ble­ma que ha si­do iden­ti­fi­ca­do co­mo la raíz de mu­chos ma­les que nos aque­jan, esa es la co­rrup­ción. Para mu­chos, el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes del 1 de ju­lio obe­de­ce al enor­me ma­les­tar so­cial ori­gi­na­do por los in­dig­nan­tes ca­sos de co­rrup­ción de los úl­ti­mos años. Por eso, mon­ta­do en la ola de ge­nuino des­con­ten­to ciu­da­dano, el nue­vo Pre­si­den­te ha in­sis­ti­do una y otra vez en que su “cuar­ta trans­for­ma­ción” sig­ni­fi­ca el fin de la co­rrup­ción.

En su dis­cur­so inau­gu­ral di­jo con cla­ri­dad y ci­to: “Si me pi­den que ex­pre­se en una fra­se el plan del nue­vo go­bierno, res­pon­do: aca­bar con la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad”.

Sin em­bar­go, to­da­vía no sa­be­mos las me­di­das con­cre­tas, los “có­mo” con los que el Pre­si­den­te pien­sa ate­rri­zar su agen­da.

Si nos ate­ne­mos a lo di­cho en su dis­cur­so de to­ma de po­se­sión, las se­ña­les son am­bi­guas: Pri­me­ro, el Pre­si­den­te nos di­ce que la co­rrup­ción es ge­ne­ra­li­za­da y que para ter­mi­nar con ella “ten­dría­mos que em­pe­zar con los de me­ro arri­ba, tan­to del sec­tor pú­bli­co co­mo del sec­tor pri­va­do”. Pe­ro in­me­dia­ta­men­te des­pués, el Pre­si­den­te equi­pa­ra a la jus­ti­cia con caos, al de­cir que si per­si­guie­ra la co­rrup­ción “me­te­ría­mos al país en una di­ná­mi­ca de con­flic­to y con­fron­ta­ción”. Por eso, pro­po­ne: “Pon­ga­mos pun­to fi­nal a es­ta ho­rri­ble his­to­ria y me­jor em­pe­ce­mos de nue­vo”.

Pe­ro tam­bién nos di­ce que ve el pro­ble­ma co­mo una cues­tión de per­so­nas:

Hay per­so­nas que en­car­nan la co­rrup­ción, los “neo­li­be­ra­les”. Hay un nue­vo gru­po de per­so­nas a car­go, en­ca­be­za­das por el Pre­si­den­te, que re­pre­sen­tan la ho­nes­ti­dad.

Y la jus­ti­cia es al­go que no po­de­mos per­mi­tir­nos, a me­nos que el pue­blo de­ci­da que sí se de­be apli­car la ley.

¿Dón­de es­tán las le­yes en es­ta vi­sión? ¿Dón­de que­dan las ins­ti­tu­cio­nes?

La sa­li­da al pro­ble­ma de la co­rrup­ción es­tá en la crea­ción y for- ta­le­ci­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes. La res­pues­ta no es­tá en el dra­ma del in­dul­to pre­si­den­cial, o en una vo­ta­ción ma­si­va para en­jui­ciar a cier­tas per­so­nas. La res­pues­ta es me­nos atrac­ti­va, me­nos dra­má­ti­ca, más abu­rri­da y te­rri­ble­men­te más com­ple­ja y len­ta: cons­truir Es­ta­do.

Cons­truir Es­ta­do sig­ni­fi­ca te­jer un en­tra­ma­do de ins­ti­tu­cio­nes. Cons­truir Es­ta­do sig­ni­fi­ca crear pe­sos y con­tra­pe­sos. Cons­truir Es­ta­do no só­lo sig­ni­fi­ca per­do­nar o cas­ti­gar a per­so­nas, sino crear sis­te­mas per­ma­nen­tes que pre­ven­gan, de­tec­ten y san­cio­nen la co­rrup­ción. ¿Qué he­mos vis­to has­ta aho­ra de par­te del nue­vo go­bierno en tér­mi­nos de cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les?

En pri­mer lu­gar, he­mos vis­to una re­for­ma a la Ley Or­gá­ni­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral.

Es­ta re­for­ma cen­tra­li­za en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da las fun­cio­nes vin­cu­la­das con las áreas de ma­yor ries­go de co­rrup­ción: com­pras gu­ber­na­men­ta­les, ges­tión de re­cur­sos fi­nan­cie­ros y con­tra­ta­ción de re­cur­sos hu­ma­nos. El for­ta­le­ci­mien­to de Ha­cien­da se da a ex­pen­sas de las atri­bu­cio­nes de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca. A es­ta se­cre­ta­ría aho­ra só­lo le to­ca fis­ca­li­zar y san­cio­nar ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te ac­tos fue­ra de las nor­mas que emi­ta Ha­cien­da.

En se­gun­do lu­gar es­tá la pro­pues­ta so­bre la ley or­gá­ni­ca de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, que si se aprue­ba co­mo es­tá plan­tea­da no ga­ran­ti­za la de­sig­na­ción de un fis­cal ge­ne­ral con au­to­no­mía para in­ves­ti­gar el de­li­to ni el for­ta­le­ci­mien­to de sus ca­pa­ci­da­des para cum­plir con di­cho pro­pó­si­to.

Es­to im­pli­ca al­go gra­ví­si­mo: el de­bi­li­ta­mien­to de la nue­va ins­ti­tu­ción de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia des­de su na­ci­mien­to.

En ter­cer lu­gar, otro cam­bio que ha re­sul­ta­do preo­cu­pan­te es la crea­ción de los nue­vos “Su­per­de­le­ga­dos Re­gio­na­les”, que po­drán de­ci­dir so­bre el des­tino de los pro­gra­mas pú­bli­cos.

En el pa­sa­do se han ex­pues­to ca­sos de co­rrup­ción y/o uso po­lí­ti­co de los pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les. Sin em­bar­go, con es­ta nue­va fi­gu­ra no es cla­ro que se re­suel­va el pro­ble­ma. Pa­re­ce que la in­ten­ción es qui­tar­le po­der y dis­cre­cio­na­li­dad a los go­ber­na­do­res… para dár­se­lo a es­tos nue­vos en­via­dos del Pre­si­den­te.

To­dos es­tos cam­bios tie­nen una ló­gi­ca: cen­tra­li­zar el po­der en per­so­nas, llá­men­se el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da o los su­per­de­le­ga­dos.

No se es­tá pen­san­do en las ins­ti­tu­cio­nes.

No me pa­re­ce coin­ci­den­cia que el nue­vo go­bierno ha­ya pa­sa­do por al­to la exis­ten­cia del Sis­te­ma Nacional An­ti­co­rrup­ción. Ce­le­bro la vo­lun­tad po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor para aca­bar con la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. En eso, es­toy cien por cien­to de su la­do.

Pe­ro la so­lu­ción al pro­ble­ma de la co­rrup­ción es­tá en un pro­ce­so de ma­du­ra­ción y ajus­te con­ti­nuo de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, ba­jo prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos. Cons­tru­ya­mos Es­ta­do. Esa es la me­jor y más tan­gi­ble trans­for­ma­ción que un go­bierno pue­de de­jar a Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.