Por qué no fue un fra­ca­so la re­for­ma ener­gé­ti­ca

El Financiero - - PAGINA DOS - En­ri­que Quin­ta­na Opi­ne us­ted: en­ri­que.quin­ta­[email protected] el­fi­nan­cie­ro.com.mx @E_Q_

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, re­pi­tió ayer la afir­ma­ción que ya ha­bía he­cho, en el sen­ti­do de que la re­for­ma ener­gé­ti­ca fue un fra­ca­so.

¿Cuál es la evi­den­cia que pre­sen­tó para sus­ten­tar su di­cho? La evo­lu­ción de la pro­duc­ción de cru­do. El ar­gu­men­to es cla­ro. Se pro­me­tió que con la re­for­ma se ha­bría de re­cu­pe­rar la pro­duc­ción de cru­do has­ta 3 millones de ba­rri­les al día, y en lu­gar de ello, de los 2.5 millones de ba­rri­les que Mé­xi­co pro­du­cía en 2013, en oc­tu­bre pa­sa­do el ni­vel lle­gó a 1 mi­llón 764 mil ba­rri­les por día.

La caí­da de ca­si 30 por cien­to en es­te lap­so fue pre­sen­ta­da co­mo evi­den­cia del fra­ca­so.

Sin em­bar­go, es­te com­por­ta­mien­to po­co tie­ne que ver con la re­for­ma.

Me te­mo que al­guien es­tá con­tan­do una his­to­ria im­pre­ci­sa o de plano fal­sa al pre­si­den­te.

Las li­ci­ta­cio­nes pe­tro­le­ras de­ri­va­das de la re­for­ma co­men­za­ron en el 2015, y die­ron lu­gar a

107 con­tra­tos en 9 subas­tas.

La pros­pec­ti­va de in­ver­sión era de ape­nas 5 millones de dó­la­res en 2015; 126 millones de dó­la­res en 2016; 916 millones en 2017, y 688 millones en es­te año.

Has­ta el 2019 ha­brían de fluir in­ver­sio­nes im­por­tan­tes. En el si­guien­te trie­nio se es­ti­ma­ban en 10 mil 200 millones de dó­la­res.

Es de­cir, nun­ca se pen­só que con la re­for­ma ha­bría de au­men­tar la pro­duc­ción en el cor­to pla­zo. Pe­ro, AMLO tie­ne un pun­to. La ‘so­bre­ven­ta’ de es­te cam­bio le­gal dio lu­gar a una ex­pec­ta­ti­va que re­ba­sa­ba lo que se po­dría ha­cer en la realidad. A pe­sar de que ca­li­fi­ca a la re­for­ma co­mo “una men­ti­ra” y “un gran fra­ca­so”, ha se­ña­la­do que no ha­brá re­vo­ca­ción de con­tra­tos ni tam­po­co se ha plan­tea­do un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal para eli­mi­nar el ti­po de con­tra­tos que per­mi­tió la re­for­ma. La realidad es que la ra­zón de la caí­da en la pro­duc­ción de los úl­ti­mos años de­ri­vó de la re­duc­ción de la in­ver­sión en ex­plo­ra­ción de Pe­mex Ex­plo­ra­ción y Pro­duc­ción (PEP), que ocu­rrió an­te

la ba­ja de los pre­cios del cru­do, par­ti­cu­lar­men­te en­tre 2014 y 2016.

Y hay otro pro­ble­ma de fon­do. Por años, la pro­duc­ción pe­tro­le­ra se sus­ten­tó en los ya­ci­mien­tos gi­gan­tes, es­pe­cial­men­te Can­ta­rell. Y an­te su de­cli­na­ción, Pe­mex no lo­gró re­po­ner las re­ser­vas y la pro­duc­ción.

La es­tra­te­gia, de­trás de la re­for­ma, fue la atrac­ción de in­ver­sio­nes an­te la ne­ce­si­dad de más re­cur­sos que no tie­ne Pe­mex.

¿Era fac­ti­ble otro es­que­ma? Sí, des­de lue­go. Si el go­bierno no to­ma­ra los re­cur­sos de Pe­mex y se los de­ja­ra para rein­ver­sión, ha­bría re­cur­sos adi­cio­na­les para ex­plo­rar.

Pe­ro en­ton­ces el pro­ble­ma se­ría sus­ti­tuir los re­cur­sos que no ob­ten­dría el go­bierno.

Para po­der eva­luar los re­sul­ta­dos de la re­for­ma, se re­quie­re es­pe­rar al me­nos un trie­nio para ve­ri­fi­car si se cum­plie­ron los com­pro­mi­sos de in­ver­sión y los re­sul­ta­dos que se ob­tu­vie­ron.

Un pro­ble­ma adi­cio­nal es que el tono em­plea­do por los nue­vos fun­cio­na­rios ha con­du­ci­do a que

al­gu­nas em­pre­sas ya es­tén va­lo­ran­do si si­guen con los pro­yec­tos o de plano de­sis­ten, an­te la per­cep­ción de que ha­bría ries­gos en el fu­tu­ro.

Por lo pron­to, ha­brá que es­tar muy aten­tos de los anun­cios del pró­xi­mo do­min­go, cuan­do se re­ve­la­rá el plan com­ple­to de re­fi­na­ción. Y en una semana más ten­dre­mos el plan de pro­duc­ción de Pe­mex.

Es­pe­re­mos que no ha­ya sor­pre­sas que de­rrum­ben los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.