NAIM arries­ga pri­me­ra co­lo­ca­ción so­be­ra­na

El Financiero - - ECONOMÍA - Opi­ne us­ted: opi­[email protected]­fi­nan­cie­ro.com.mx

Blac­kRock, el po­de­ro­so ges­tor de in­ver­sio­nes de Larry Fink, es sin lu­gar du­das un ac­tor in­flu­yen­tí­si­mo en­tre los bond­hol­ders que ad­qui­rie­ron las tres emi­sio­nes de bo­nos del me­ga­pro­yec­to de Tex­co­co. Fue­ron ellos los que in­cli­na­ron la ba­lan­za a fa­vor del bu­fe­te lon­di­nen­se Ho­gan Lo­vells para que re­pre­sen­ta­ra a es­tos in­ver­sio­nis­tas del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM). Sin em­bar­go, hay que de­cir­lo, po­ca ex­pe­rien­cia tie­ne en eso de li­diar con fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos. Ape­nas lle­gó ha­ce cua­tro años tras aso­ciar­se con Ba­rre­ra, Si­quei­ros, To­rres Lan­da, fir­ma muy repu­tada aquí.

Federico de No­rie­ga, el so­cio me­xi­cano al que le en­co­men­da­ron la ta­rea de re­pre­sen­tar a los bo­nis­tas, es un ex­ce­len­te com­pra­dor de em­pre­sas, pe­ro no tie­ne ex­pe­rien­cia en re­es­truc­tu­ras. Vea su per­fil.

Su fal­ta de pe­ri­cia lle­vó a que los te­ne­do­res de una de las cua­tro emi­sio­nes re­cha­za­ran el miér­co­les el plan de re­com­pra que lan­zó a prin­ci­pios de semana el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Di­cen que hay una mano que es­tá azu­zan­do a fon­dos co­mo Ma­nu­li­fe, Schroe­ders, Tro­we­pri­ce, We­lling­ton, JP Mor­gan-Cha­se, Tiaa In­ves­ments, Nue­veen, Pi­re­pre­sen­tan­tes ne­brid­ge y Well­sFar­go, para pre­sio­nar.

Los ad­qui­ren­tes de los bo­nos no acep­tan la pér­di­da de los 10 cen­ta­vos que les pro­pu­so el equi­po del sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Ar­tu­ro He­rre­ra. Por lo me­nos re­cla­man el 100 por cien­to del va­lor de pa­pel.

Y ade­más, un pre­mio adi­cio­nal para re­nun­ciar a los tér­mi­nos del con­tra­to ori­gi­nal, es­to úl­ti­mo fun­da­men­tal para que se pue­da pro­ce­der a la can­ce­la­ción for­mal del NAIM sin que se ac­ti­ven las de­man­das.

Lo inau­di­to es que Ho­gan Lo­vells no ha­ya te­ni­do ama­rra­dos des­de el prin­ci­pio a to­dos los bond­hol­ders, má­xi­me cuan­do des­de ha­ce tres se­ma­nas sa­bían que el nue­vo go­bierno les iba ofre­cer una re­com­pra.

De No­rie­ga aquí y Ron Sil­ver­man en Es­ta­dos Uni­dos, co­me­tie­ron un error de pri­ma­ria al no te­ner en la bu­cha­ca a to­dos los de las emi­sio­nes. Con una en desacuer­do, el es­que­ma no vue­la.

Pe­ro tam­po­co en el nue­vo equi­po de Ha­cien­da que en­ca­be­za Carlos Urzúa ha sa­bi­do pro­ce­sar el di­fe­ren­do. Los re­pre­sen­tan­tes de los te­ne­do­res han acu­di­do ahí a pe­dir me­jo­res con­di­cio­nes y no hay aper­tu­ra. Di­ga­mos que la re­com­pra de los mil 800 millones de dó­la­res es­tá en pun­to muer­to. El asun­to preo­cu­pa mu­chí­si­mo por­que la ofer­ta ven­ce el pró­xi­mo 2 de enero del 2019 y el tiem­po si­gue co­rrien­do. La semana cie­rra pe­si­mis­ta. Hay in­cer­ti­dum­bre en Ri­chard Coo­per yJor­ge Juan­to­ne­ra, re­pre­sen­tan­tes de Cleary Gottlieb, y en Al­ber­to de la Pa­rra, de Jones Day, las con­tra­par­tes de Ho­gan Lo­vells y bo­nis­tas. Ha­bla­mos de los abo­ga­dos con­tra­ta­dos por Ha­cien­da y el Gru­po Ae­ro­por­tua­rio CDMX, que di­ri­ge Ge­rar­do Fe­rran­do y pre­si­de el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, Ja­vier Ji­mé­nez Es­priú.

Y es que de no lo­grar un acuer­do se­rá la pri­me­ra gran derrota de los pu­pi­los de Ló­pez Obra­dor con­tra los mer­ca­dos, sen­tan­do un mal pre­ce­den­te para fu­tu­ras co­lo­ca­cio­nes.

No va­ya­mos tan le­jos: los mu­cha­chos de Urzúa y He­rre­ra ya tra­ba­jan en su pri­me­ra emi­sión de deu­da gu­ber­na­men­tal. Quie­ren co­lo­car tres mil millones de dó­la­res en enero.

¿NO TRONABAN PISTOLITAS?

PA­RE­CE QUE EL acuer­do de “La Al­ca­cho­fa”, ése que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tu­vo de pa­la­bra el 8 de no­viem­bre en un res­tau­ran­te de Po­lan­co con los prin­ci­pa­les con­tra­tis­tas del NAIM, fue de dien­tes para afue­ra. No lo co­men­te mu­cho, pe­ro las cons­truc­to­ras que par­ti­ci­pa­ron se es­tán in­ter­cam­bian­do co­men­ta­rios de la pe­ti­ción que ha­ce unos días les hi­zo Ge­rar­do Fe­rran­do. Re­sul­ta que el nue­vo di­rec­tor del Gru­po Ae­ro­por­tua­rio CDMX los lla­mó, uno a uno, para pe­dir­les una car­ta de re­nun­cia vo­lun­ta­ria a con­ti­nuar con sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos. Por su­pues­to que nin­gu­na es­tu­vo dis­pues­ta a en­tre­gar un au­tén­ti­co che­que en blan­co. Na­da más para re­cor­dar a las prin­ci­pa­les em­pre­sas: Car­so de Carlos Slim, ICA del fi­nan­cie­ro Da­vid Mar­tí­nez, Her­mes de Carlos Hank González, Pro­de­mex de Ole­ga­rio Váz­quez Al­dir, GIA+A de Hi­pó­li­to Gerard y Co­co­nal de Héc­tor Ovalle, de las prin­ci­pa­les me­xi­ca­nas. La ru­ta para ce­rrar el me­ga­pro­yec­to de Tex­co­co es­tá re­sul­tan­do su­ma­men­te com­pli­ca­da para el nue­vo go­bierno. Pri­me­ro los te­ne­do­res del bono y aho­ra los cons­truc­to­res, que se su­po­ne que eran los más sen­ci­llos de per­sua­dir.

SAN­TAN­DER YA SE VIO

EL PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO de San­tan­der, Mar­cos Mar­tí­nez, es qui­zás el ban­que­ro que más en­tu­sias­ta an­da con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. En el brin­dis de fin de año con la fuen­te fi­nan­cie­ra, el tam­bién lí­der de la Aso­cia­ción de Banqueros de Mé­xi­co re­fren­dó va­rias ve­ces el apo­yo de su sec­tor al nue­vo go­bierno. Y no es para me­nos. Des­pués de Ban­co Az­te­ca de Ri­car­do Sa­li­nas y Ba­nor­te de Carlos Hank González, San­tan­der es el más cer­cano al co­ra­zón de AMLO. Y to­do se lo de­ben a Mi­guel Ángel Re­vi­lla Roiz, el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Can­ta­bria. Es­te po­lí­ti­co, que Ló­pez Obra­dor in­vi­tó ha­ce una semana a su ran­cho y con quien pa­seó por Pa­len­que un día an­tes de to­mar po­se­sión, fue quien le pre­sen­tó a Ana Bo­tín. En su pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal tras ga­nar las elec­cio­nes via­jó a Es­pa­ña con Mar­ce­lo Ebrard y fue Re­vi­lla quien le or­ga­ni­zó va­rias reunio­nes. Una fue con la due­ña de San­tan­der, a quien co­rres­pon­dió con una co­mi­da en la in­ti­mi­dad de su ca­sa de Tlal­pan, en com­pa­ñía de su es­po­sa Bea­triz Gu­tié­rrez Müe­ller. Ahí que­dó se­lla­da la bue­na re­la­ción con San­tan­der.

BAN­DE­RA­ZO A RE­FI­NE­RÍA

ES­TE DO­MIN­GO A las 10 de la ma­ña­na en el Puer­to de Dos Bo­cas, Pa­raí­so, Ta­bas­co, el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­lo­ca­rá la pri­me­ra pie­dra del que se­rá uno de sus pro­yec­tos in­sig­nia: la nue­va re­fi­ne­ría que cos­ta­rá cer­ca de nue­ve mil millones de dó­la­res. Es la pre­sen­ta­ción del Plan Nacional de Re­fi­na­ción. Lo acom­pa­ña­rán por su­pues­to la se­cre­ta­ria de Ener­gía, Ro­cío Nah­le, y el di­rec­tor de Pe­mex, Oc­ta­vio Ro­me­ro. Ya es­tán con­vo­can­do a los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios del sec­tor. No pier­da de vis­ta a Al­ber­to Ce­les­ti­nos, quien se per­fi­la a di­ri­gir el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.