La IA re­quie­re in­te­li­gen­cia y ex­pe­rien­cia

El Financiero - - TECHNOLOGIAS - Ja­vier Mu­ri­llo Opi­ne us­ted: Twit­ter: Ja­vie­rMu­ri­llo Lin­ke­din: ja­vier­mu­ri­lloa­cu­na www.me­trics.di­gi­tal

Ha­ce dos se­ma­nas es­cri­bí una co­lum­na ti­tu­la­da “Cuan­do Mi­no­rity Re­port nos al­can­zó” so­bre un ins­pec­tor de la policía de Ná­po­les, Elia Lom­bar­do quien gracias desa­rro­lló un al­go­rit­mo que pue­de pre­de­cir de­li­tos y abre la po­si­bi­li­dad de de­te­ner a pre­sun­tos sos­pe­cho­sos.

Pa­sa­ron unos días y re­ci­bí un correo que de­cía “Bue­nas no­ches, me gus­ta­ría agra­de­cer el ar­tícu­lo, que con­si­de­ro pre­cio­so y ve­raz.” En el cuer­po del correo re­ma­tó, “Apre­cio mu­cho el es­tu­dio com­pe­ten­te y mo­ti­va­dor... Aten­ta­men­te, Elia Lom­bar­do.”

Mi pri­me­ra reac­ción fue son­reír, la se­gun­da con­tes­tar­le de vuel­ta y pre­gun­tar­le si él se de­di­ca a desa­rro­llar al­go­rit­mos co­mo el X-law, la he­rra­mien­ta que le dio re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. A par­tir de eso lo he en­tre­vis­ta­do en va­rios co­rreos.

Di­cha he­rra­mien­ta fue con­ce­bi­da tras un lar­go pe­rio­do de es­tu­dio im­pul­sa­do por la ne­ce­si­dad de ter­mi­nar con la de­lin­cuen­cia de­pre­da­do­ra pe­ro de una for­ma di­fe­ren­te. Nor­mal­men­te, los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de ha­cer cum­plir la ley apli­can al­gu­nos mé­to­dos du­do­sos de con­trol, in­clu­so in­cu­rren en de­li­tos, y cuan­do hay re­sur­gi­mien­to de al­guno de even­tos de­lic­ti­vos au­men­ta la aler­ta so­cial.

Elia me pla­ti­có que, en 1999 se ne­gó a se­guir con es­tos me­ca­nis­mos por­que era una ca­rre­ra con­ti­nua ha­cia el cri­men, con pro­ble­mas cí­cli­cos. En­ton­ces, le fue ne­ce­sa­rio an­ti­ci­par, pre­ve­nir, pe­ro an­tes de crear el mé­to­do, -que más tar­de se con­ver­ti­ría en es­te al­go­rit­mo-, te­nía que sa­ber si los KPI (in­di­ca­do­res cla­ve), de las ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas, efec­ti­va­men­te se po­día pre­de­cir con an­ti­ci­pa­ción y lo con­si­guió.

Des­ta­có que la par­te de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, que cir­cun­da el al­go­rit­mo, no se cen­tra en las per­so­nas, sino en el modelo que se cons­tru­yó y per­fec­cio­nó gracias al tiem­po, por lo que to­dos los da­tos re­ca­ba­dos a tra­vés de 20 años se plas­man en el al­go­rit­mo para que de for­ma au­tó­no­ma pue­da crear aler­tas pre­dic­ti­vas. Es­te es el se­cre­to.

El X-law por el mo­men­to no es un pro­yec­to co­mer­cial, Elia da a co­no­cer en su blog las ex­pe­rien­cias y di­fun­de es­te mé­to­do. Tam­bién es au­tor de un li­bro lla­ma­do Se­cu­rity 4P, don­de ex­pli­ca más a fon­do su mé­to­do y sus fa­ses: pre­ci­sión, proac­ti­vi­dad y par­ti­ci­pa­ción.

Elia y yo nos des­pe­di­mos es­ta vez con una nue­va pre­mi­sa, la de su pron­ta vi­si­ta a Mé­xi­co, don­de nos po­drá ex­pli­car de nue­vo có­mo na­ció to­do, pe­ro es­ta vez, con una ta­za de ca­fé de por me­dio en vez de una pan­ta­lla de compu­tado­ra. No to­dos los hé­roes tie­nen ca­pa, al­gu­nos so­lo tie­nen que blan­dir sus al­go­rit­mos y en un uni­ver­so pa­ra­le­lo se­ría per­so­na­je de Stan Lee.

Fun­da­dor y Pre­si­den­te del Con­se­jo de Me­trics

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.