LA SO­CIE­DA DE LOS A D V E N E D I Z

Carlos Illa­des (1959) co­men­zó a co­la­bo­rar de ma­ne­ra na­tu­ral en EL FI­NAN­CIE­RO ha­ce unos me­ses. Su mi­ra­da agu­da y su in­te­li­gen­cia han en­ri­que­ci­do las pá­gi­nas de es­ta sec­ción en te­mas de re­le­van­cia con­tem­po­rá­nea. Illa­des, pro­fe­sor dis­tin­gui­do de la Uni­vers

El Financiero - - CULTURAS - Carlos Illa­des

La no­ve­la me­xi­ca­na co­men­zó con Jo­sé Joa­quín Fer­nán­dez de Li­zar­di ocu­pán­do­se de la vi­da ur­ba­na para, pos­te­rior­men­te, vol­ver al cam­po el es­pa­cio de sus tra­mas. Si aquél era el te­rri­to­rio don­de anida­ban la pu­re­za y la re­ser­va de la me­xi­ca­ni­dad, la ciudad de­po­si­ta­ba los pe­li­gros re­pre­sen­ta­dos por pla­ce­res y vi­cios, el lu­gar de asien­to de las nue­vas (ma­las) cos­tum­bres pro­ce­den­tes ca­si in­va­ria­ble­men­te de fue­ra. La es­té­ti­ca rea­lis­ta se aden­tró en es­te mundo asis­ti­da por la luz eléc­tri­ca que per­mi­tía la cir­cu­la­ción noc­tur­na, de­te­ner­se en los ca­fés, las ca­lles y los rin­co­nes. Los mi­gran­tes ru­ra­les que la ha­bi­ta­ban —no en vir­tud de su po­bre­za, sino co­mo re­sul­ta­do de su as­cen­so so­cial— que­da­ban ex­pues­tos a su in­fluen­cia e in­de­fen­sos an­te las cos­tum­bres mo­der­nas y ex­tran­je­ri­za­das que se res­pi­ra­ban en la at­mós­fe­ra ur­ba­na. A los ocio­sos de Li­zar­di, Jo­sé To­más de Cué­llar agre­gó los ca­tri­nes por­fi­ria­nos, los po­llos, los ma­ri­di­tos, los la­gar­ti­jos y to­da una ca­ter­va de su­je­tos de­tes­ta­bles. La Ciudad de Mé­xi­co, con sus apro­xi­ma­da­men­te tres­cien­tas vein­ti­cua­tro mil al­mas, se al­za­ría en­ton­ces ya no co­mo el lu­gar en don­de cul­mi­na­ban las vic­to­rias de la pa­tria, sino co­mo síntesis de la des­com­po­si­ción de la vi­da so­cial.

Para De Cué­llar, Fa­cun­do, la his­to­ria per­dió sen­ti­do en tan­to que mo­tor de la ac­ción de los per­so­na­jes, tam­po­co fi­gu­ró más co­mo ele­men­to cons­ti­tu­ti­vo del ser nacional, o el es­pa­cio en don­de in­ter­ve­nía la pro­vi­den­cia; se con­vir­tió en el es­ce­na­rio don­de ac­tua­ban hom­bres y mu­je­res cu­ya ló­gi­ca de com­por­ta­mien­to ha­bía de ras­trear­se en otra par­te. Ese lu­gar era la so­cie­dad, cu­yo mo­vi­mien­to pareció des­con­cer­tar a De Cué­llar, quien vio el con­flic­to que la atra­ve­sa­ba co­mo una dispu­ta en­tre los va­lo­res tra­di­cio­na­les (agra­rios y ca­tó­li­cos) y las nue­vas cos­tum­bres in­tro­du­ci­das por las eli­tes ur­ba­nas. Es­ta dispu­ta la re­pre­sen­tó co­mo una opo­si­ción en­tre lo nacional y lo ex­tran­je­ro, lo pro­pio y lo ex­tra­ño, y de ma­ne­ra sim­ple la sa­có a la luz a tra­vés de las pa­la­bras so­no­ras usa­das por ca­tri­nes y ex­tran­je­ros, en to­do ca­so atrac­ti­vas para los miem­bros de los gru­pos emer­gen­tes, e in­com­pren­si­bles para los tra­di­cio­na­les.

Fa­cun­do cla­si­fi­có en tres se­ries a los miem­bros del cuer­po so­cial de acuer­do con sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas: los que pro­du­cen más de lo que con­su­men (los ri­cos y los po­de­ro­sos); los que pro­du­cen tan­to co­mo lo que con­su­men y, en con­se­cuen­cia, su vi­da es su­ma­men­te in­cier­ta y vul­ne­ra­ble (las cla­ses me­dias); los que con­su­men más que lo que pro­du­cen (pro­le­ta­rios, de­lin­cuen­tes, lé­pe­ros, ma­ri­di­tos y la ma­yor par­te de las mu­je­res). Es­tos tres seg­men­tos in­ter­ac­túan en sus no­ve­las, aun­que el que más le preo­cu­pa­ba era la cla­se me­dia, ase­dia­da por los ri­cos, y en ries­go per­ma­nen­te de des­cen­der al ter­cer es­ca­lón. La fa­mi­lia de don Tri­ni­dad (Los fue­re­ños), al ba­jar­se del tren en la es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril Cen­tral de la Ciudad de Mé­xi­co, mi­ró a su al­re­de­dor y lo úni­co que re­gis­tró fue­ron ex­tran­je­ros (aun­que no ha­bía mu­chos en esa épo­ca), sín­to­ma del ex­tra­ña­mien­to ha­cia lo que co­no­cía tan só­lo de nom­bre y, a ve­ces, ni eso. Sin em­bar­go, su cor­te­dad pue­ble­ri­na no re­sul­tó un obs­tácu­lo in­sal­va­ble para aden­trar­se en la ca­pi­tal con más bue­na vo­lun­tad que re­cur­sos, su­cum­bien­do a una fas­ci­na­ción bo­ba: “—No te lo di­je, Tri­ni, que nos íba­mos a di­ver­tir mu­cho en Mé­xi­co con to­das esas ra­re­zas que no hay por allá—”. A la semana, “esas ra­re­zas” se con­ver­ti­rían en mo­ti­vo de des­con­fian­za, ex­pli­ca­ción de la pér­di­da de la tran­qui­li­dad do­més­ti­ca y ra­zón su­fi­cien­te para no aban­do­nar el te­rru­ño: “Con ra­zón le te­nía tan­to ho­rror al fe­rro­ca­rril, por­que por los fe­rro­ca­rri­les es por don­de vie­nen to­das esas co­sas”. Al fi­nal, con la co­la en­tre las pa­tas, el hi­jo per­ver­ti­do y una de las hi­jas des­hon­ra­da, la fa­mi­lia re­gre­só al pue­blo de don­de nun­ca de­bió ha­ber sa­li­do. El uni­ver­so so­cial de Las ja­mo­nas —mu­je­res de buen ver que ha­bían en­tra­do a la ma­du­rez— es el de los ad­ve­ne­di­zos, par­ti­cu­lar­men­te las cla­ses me­dias, ele­va­das por la Re­for­ma, y en­san­cha­das du­ran­te el Por­fi­ria­to. Allí De Cué­llar mos­tró preo­cu­pa­ción por la es­tre­chez de mi­ras de la cla­se en as­cen­so, ya des­pro­vis­ta de los vie­jos va­lo­res de la so­cie­dad agra­ria, e in­ca­paz de con­ten­der con la “gen­te bien”. Den­tro de es­ta so­cie­dad de los ad­ve­ne­di­zos, pro­duc­to de la “re­vo­lu­ción” y del des­or­den po­lí­ti­co, los com­por­ta­mien­tos es­ta­ban re­gi­dos ma­yor­men­te por el di­ne­ro, en de­tri­men­to del tra­ba­jo y la in­te­li­gen­cia. Es­te ma­te­ria­lis­mo, que ha­bía im­preg­na­do a la vi­da de la co­mu­ni­dad, so­ca­va­ba la mo­ra­li­dad que de­be­ría es­tar en su fun­da­men­to, pro­vo­can­do re­sul­ta­dos fu­nes­tos. Las mu­je­res per­dían la vir­tud, los hom­bres de­frau­da­ban o abier­ta­men­te ro­ba­ban para en­fren­tar los com­pro­mi­sos ge­ne­ra­dos por un es­ta­do so­cial en­fer­mo (en­fer­me­dad mo­ral la lla­mó el no­ve­lis­ta), en don­de quien no gas­ta­ra u os­ten­ta­ra no era na­die, per­dien­do el afec­to efí­me­ro y fin­gi­do de los de­más. Bai­le y co­chino mos­tró una so­cie­dad com­ple­ja don­de no ha­bía una cla­ra dis­tin­ción en­tre bue­nos y ma­los, el amor es­ta­ba con­fun­di­do con la sen­sua­li­dad, y la tra­ma de la vi­da co­lec­ti­va la con­for­ma­ban los pe­que­ños in­tere­ses de los di­ver­sos per­so­na­jes re­pre­sen­ta­ti­vos de to­da la es­ca­la so­cial. No ha­bía hé­roes

ni cau­sas pa­trió­ti­cas que me­re­cie­ran lu­char­se; na­die fin­ca­ba su pres­ti­gio ape­lan­do a las gue­rras de li­be­ra­ción con­tra es­ta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses, ni si­quie­ra los mi­li­ta­res, y en el me­jor de los ca­sos se es­gri­mían co­mo bla­so­nes las in­fluen­cias den­tro del go­bierno. De Cué­llar se apro­xi­mó a la cultura po­pu­lar des­po­ja­do de la pers­pec­ti­va ro­mán­ti­ca que en­con­tra­ba en el pue­blo con­duc­tas po­si­ti­vas, ab­ne­ga­ción, en­tre­ga al tra­ba­jo, so­li­da­ri­dad, amor a la pa­tria y una dis­po­si­ción na­tu­ral a me­jo­rar. El pue­blo no era para el no­ve­lis­ta más que una ma­sa in­for­me de­seo­sa úni­ca­men­te de co­mer has­ta har­tar­se, be­ber has­ta per­der la con­cien­cia y enamo­rar a al­gu­na de las co­di­cia­das “Ma­chu­cas”, prue­bas vi­vien­tes de has­ta dón­de he­mos lle­ga­do.

Las re­fe­ren­cias de Fa­cun­do al mundo del tra­ba­jo po­se­ye­ron tin­tes ne­ga­ti­vos. Los ar­te­sa­nos eran flo­jos, in­cum­pli­dos y ebrios, más dis­pues­tos a en­ga­ñar al clien­te que a enor­gu­lle­cer­se del tra­ba­jo bien he­cho. Una fu­gaz es­ta­día en la cár­cel bien po­dría ser la cul­mi­na­ción de una no­che de fa­rra o el tris­te fi­nal del “san­lu­nes”. La ve­cin­dad con­for­ma­ba el mi­cro­cos­mos en el que ha­bi­ta­ban, acom­pa­ña­dos de las ven­de­do­ras de fri­tan­gas, los mu­cha­chos mal­edu­ca­dos, los ni­ños con­sen­ti­dos y las mu­je­res me­ti­ches. Den­tro de la na­rra­ti­va de Cué­llar el pue­blo ca­re­cía de uni­dad, y so­la­men­te el re­la­jo, la vio­len­cia y el chis­me le otor­ga­ban una ar­ti­cu­la­ción tran­si­to­ria. La fies­ta de­ge­ne­ra­ba en pa­chan­ga, des­nu­dan­do la ig­no­ran­cia y fal­ta de am­bi­ción de las cla­ses ba­jas; la vul­ga­ri­dad, el mal gus­to, las po­ses y el fal­so re­fi­na­mien­to de la cla­se me­dia. Di­suel­to el ba­ru­llo, ca­da quién re­gre­sa­ba a su mo­des­to agu­je­ro, aca­ri­cian­do co­mo gran­des pro­yec­tos ex­pec­ta­ti­vas in­di­vi­dua­les por de­más pau­pé­rri­mas: “las per­so­nas cu­ya cultura es­tá muy le­jos de lle­gar al re­fi­na­mien­to, van a los bai­les só­lo a bai­lar, y a las co­mi­das só­lo a co­mer”. Do­ña Ma­ria­ni­ta Qui­ja­da (Los ma­ri­di­tos) se es­me­ró en con­se­guir­le un di­ne­ro a su vás­ta­go para que és­te pu­die­ra rea­li­zar el sue­ño de su vi­da: ca­sar­se. La me­ta­mor­fo­sis del po­llo se con­su­ma­ba jus­ta­men­te con es­te ac­to que lo con­ver­tía en una va­rian­te de­ge­ne­ra­ti­va del es­po­so: el ma­ri­di­to. La mor­fo­lo­gía de es­te ti­po era con­se­cuen­cia cuan­do me­nos de dos cau­sas: la edu­ca­ción ho­ga­re­ña y las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de la so­cie­dad mo­der­na. La con­duc­ta pro­tec­to­ra de la madre no re­sul­ta­ba pre­ci­sa­men­te fa­vo­ra­ble para la con­for­ma­ción del ca­rác­ter de los jó­ve­nes (ca­be re­cor­dar que la ma­má del Pe­ri­qui­llo de Li­zar­di con­tri­bu­yó a su hol­ga­za­ne­ría al in­cul­car­le los va­lo­res aris­to­crá­ti­cos, mien­tras el pa­dre tra­ta­ba de im­buir­le la éti­ca bur­gue­sa del tra­ba­jo) y, en­tre las cla­ses ba­jas, peor, por­que a la vez que po­bres es­tos po­llos so­lían ser pre­ten­cio­sos (que­rían pa­re­cer gen­te de­cen­te, y por eso gas­ta­ban más de lo que po­dían o se en­vi­le­cían para ob­te­ner di­ne­ro). La emer­gen­te cla­se me­dia se lle­va­ba la peor par­te en el en­cuen­tro con el re­me­do de aris­to­cra­cia for­ma­da por ca­tri­nes y ex­tran­je­ros, que ha­bla­ban un idio­ma des­co­no­ci­do, ha­bía vi­si­ta­do lu­ga­res le­ja­nos y con­su­mían pla­ti­llos y be­bi­das exó­ti­cos. El efec­to in­me­dia­to era el des­lum­bra­mien­to y, su con­se­cuen­cia, la se­duc­ción. Cuan­do Ketty ha­bló en inglés —“¡Qué cris­tia­na va a ser, do­ña Fe­li­pa! Em­pie­ce us­ted por­que es muy güe­ra”— con uno de sus ami­gos, don Aris­teo, que ha­bía ven­di­do al com­pa­dre Sánchez su ca­sa en Oa­xa­ca para su­fra­gar el al­to cos­to de su amor (300 pe­sos men­sua­les), no en­ten­dió ab­so­lu­ta­men­te na­da. Achi­ca­do, la úni­ca reac­ción que acer­tó a hil­va­nar fue en­ce­lar­se. Las pers­pec­ti­vas con­tras­ta­das, en­tre el que no com­pren­día y quien lo mi­ra­ba con frial­dad ma­te­ria­lis­ta, iba más allá de los per­so­na­jes cons­ti­tu­yen­do una me­tá­fo­ra de las enor­mes di­fi­cul­ta­des que ten­dría Mé­xi­co para con­ten­der con la pri­me­ra glo­ba­li­za­ción.

De Cué­llar as­pi­ró a des­te­rrar las ta­ras arrai­ga­das en el país y a de­pu­rar la so­cie­dad de las in­fluen­cias no­ci­vas, para ci­men­tar me­jor la na­cio­na­li­dad. Tra­tó de ins­cri­bir a Mé­xi­co en el sis­te­ma in­ter­na­cio­nal rom­pien­do el las­tre que lo ama­rra­ba al atra­so. Por eso, aun­que ti­tu­beó, no vio en el re­torno al cam­po la sa­li­da a los pro­ble­mas de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, sino en re­for­mar la ciudad con ba­se en los va­lo­res agra­rios y tra­di­cio­na­les. No de­ja de ser cu­rio­so, sin em­bar­go, que en el si­glo XIX, cuan­do se rin­dió cul­to al as­cen­so de la bur­gue­sía y en el que el li­be­ra­lis­mo so­ñó con for­mar una so­cie­dad de pe­que­ños pro­pie­ta­rios, la es­cri­tu­ra de Fa­cun­do ha­ya ido di­ri­gi­da pre­ci­sa­men­te a des­nu­dar sus de­fec­tos, co­mo si se tra­ta­ra de la re­van­cha del Mé­xi­co ru­ral (el de los ha­cen­da­dos y los cam­pe­si­nos) con­tra el Mé­xi­co ur­bano (el de los bur­gue­ses, los pro­fe­sio­nis­tas, los tra­ba­ja­do­res, y tam­bién, el de las la­cras so­cia­les), co­mo sen­ten­ció don Tri­ni (Los fue­re­ños): “pre­fie­ro a mis hi­jos ran­che­ros que ca­tri­nes”.

Carlos Illa­des es his­to­ria­dor. Pro­fe­sor ti­tu­lar de la UAMCua­ji­mal­pa. Au­tor de El fu­tu­ro es nues­tro. His­to­ria de la iz­quier­da en Mé­xi­co (Océano, 2018) y de El mar­xis­mo en Mé­xi­co. Una his­to­ria in­te­lec­tual (Tau­rus, 2018).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.