Body­guard: 24 para Gran Bre­ta­ña

El Financiero - - CULTURAS - Da­niel Krau­ze Opi­ne us­ted: cul­tu­[email protected]­fi­nan­cie­ro.com.mx

Body­guard, crea­da por Jed Mer­cu­rio, lle­gó a Net­flix Mé­xi­co tras con­ver­tir­se en un fe­nó­meno de au­dien­cia en Gran Bre­ta­ña. Los pri­me­ros dos ca­pí­tu­los no des­me­re­cen: dos ho­ras adic­ti­vas y ági­les. Da­vid Budd (Ri­chard Mad­den), un ve­te­rano de la gue­rra, se ve obli­ga­do a de­te­ner un po­si­ble ata­que te­rro­ris­ta en un tren en el que via­ja con sus dos hi­jos. Tras ese ac­to de he­roís­mo, Da­vid con­si­gue un as­cen­so, con­tra­ta­do co­mo guar­daes­pal­das per­so­nal de Ju­lia Mon­ta­gue (Kee­ley Ha­wes), una pro­mi­nen­te po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca que apo­ya le­yes an­ti­in­mi­gran­tes e in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res: el opues­to ideológico de Budd, un hom­bre cim­bra­do por sus ex­pe­rien­cias en la gue­rra. Con­for­me la re­la­ción en­tre el guar­daes­pal­das y Ju­lia evo­lu­cio­na, Lon­dres se ve sa­cu­di­da por una re­tahí­la de ata­ques te­rro­ris­tas que po­nen en pe­li­gro las vi­das de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les… y la ve­ro­si­mi­li­tud de la his­to­ria.

Al ca­bo de unos cuan­tos ca­pí­tu­los, Body­guard ha­ce al­go tan osa­do co­mo ab­sur­do, cam­bian­do to­das las pie­zas del jue­go, pe­ro per­dien­do to­da cohe­sión. Lo que a mu­chos pro­gra­mas les to­ma tem­po­ra­das y cien­tos de tro­pie­zos lo­grar, es­te lo con­si­gue en tres ho­ras: ale­jar­se a tal gra­do de su pre­mi­sa ini­cial que aque­llo que ve­mos al fi­nal re­sul­ta no so­lo irre­co­no­ci­ble sino po­co lla­ma­ti­vo y a me­nu­do con­fu­so. El cen­tro de la his­to­ria es la re­la­ción –lle­na de aris­tas fas­ci­nan­tes y con­flic­tos en po­ten­cia– en­tre Budd y Mon­ta­gue. Sin em­bar­go, al ale­jar a es­tos dos per­so­na­jes Body­guard tam­bién se apar­ta de sus más cla­ras vir­tu­des. La di­ná­mi­ca y la quí­mi­ca en­tre Mad­den y Ha­wes da­ban no so­lo para un pu­ña­do de epi­so­dios sino para una se­rie com­ple­ta. A la mi­tad, la tra­ma se tor­na dis­per­sa, co­mo si ella mis­ma no su­pie­ra qué hi­lo se­guir. Budd va de un la­do a otro de Lon­dres –en­tre agen­cias, edi­fi­cios y en­cuen­tros clan­des­ti­nos– en bus­ca de cla­ves. El guion tam­bién lo si­gue, en bus­ca de un hi­lo na­rra­ti­vo.

El éxi­to de la se­rie en su na­tal Gran Bre­ta­ña fue tal que va­le la pe­na pre­gun­tar­se si lo que cau­só ese fu­ror tu­vo más que ver con el fon­do que con la for­ma. Des­pués de to­do, se tra­ta de un pro­gra­ma que abor­da de ma­ne­ra fron­tal la at­mós­fe­ra del Bre­xit, las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de una po­lí­ti­ca ais­la­cio­nis­ta. Al igual que 24 en Es­ta­dos Uni­dos, es­ta es una na­rra­ti­va que qui­zás le lla­me la aten­ción al ala con­ser­va­do­ra del pú­bli­co: mu­chos de los te­rro­ris­tas son mu­sul­ma­nes y las víc­ti­mas son po­lí­ti­cos a fa­vor de in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res. De otra for­ma no me ex­pli­co el al­bo­ro­to que es­ta mi­ni­se­rie ha pro­vo­ca­do: un pro­duc­to bien ac­tua­do, pe­ro a me­nu­do ab­sur­do, es­cri­to con bro­cha gor­da y fi­nal­men­te me­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.