EL DE MO­RE­LIA, “UN FES­TI­VAL DE CI­NE LIM­PIO DE ES­PÍ­RI­TU”

DA­NIE­LA MI­CHEL / CRI­TI­CA DE CI­NE

El Financiero - - ENFOQUES - MA­RÍA SCHERER IBA­RRA @sche­rer­mar

Es ci­né­fi­la des­de ni­ña, pe­ro ape­nas es­tu­dió ci­ne. Afir­ma que no quie­re pro­du­cir ni di­ri­gir, pe­ro es­cri­bir, sí. “Qui­zá, al­gún día, una pe­lí­cu­la. O una no­ve­la”.

Da­nie­la Mi­chel, di­rec­to­ra del Fes­ti­val de Mo­re­lia, pa­só un año en el CCC y uno más en el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­co, una es­cue­la que fun­dó su tío Ma­nuel Mi­chel. Pe­ro en aquel tiem­po el ci­ne me­xi­cano se da­ba por muer­to. No exis­tían apo­yos para los jó­ve­nes ci­neas­tas, mu­cho me­nos si eran mu­je­res. Por eso, Mi­chel se ale­jó del mundo ci­ne­ma­to­grá­fi­co y se hi­zo ex­per­ta en Len­gua y Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa, en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras. Lee ob­se­si­va, y ca­si ex­clu­si­va­men­te, li­te­ra­tu­ra del si­glo XIX.

Mi­chel se fo­gueó en Te­le­vi­sa, co­mo guio­nis­ta del ca­nal 9. Era la más jo­ven co­la­bo­ra­do­ra de Luis de Llano y de Ri­ta Ma­ce­do. Al mis­mo tiem­po, tra­ba­jó en una agen­cia pu­bli­ci­ta­ria, pri­me­ro co­mo copyw­ri­ter y lue­go co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va aso­cia­da.

Tiem­po des­pués de ha­ber de­ja­do Te­le­vi­sa, vol­vió para rea­li­zar, jun­to con Os­car Uriel, “24 por se­gun­do”, un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas so­bre el ci­ne holly­woo­den­se. Y en pa­ra­le­lo, creó las Jor­na­das de Cor­to­me­tra­je Me­xi­cano, en la Ci­ne­te­ca Nacional, a las que dio pie la pri­me­ra Pal­ma de Oro que ga­nó un ci­neas­ta me­xi­cano, Carlos Ca­rre­ra por El hé­roe. Los 90 fue­ron un de­sier­to para el ci­ne nacional. Al­fon­so Cua­rón, Gui­ller­mo del To­ro y otras fi­gu­ras se fue­ron de Mé­xi­co. Pe­ro Carlos Cua­rón y Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu le die­ron un em­pu­jón a Mi­chel y a sus jor­na­das, en ca­li­dad de pa­tro­ci­na­do­res.

En el 2000, Mi­chel co­no­ció a Ale­jan­dro Ra­mí­rez y lle­va­ron las jor­na­das de cor­to­me­tra­je a Mo­re­lia. Po­co des­pués na­ció el pri­mer Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Mo­re­lia. “Lo de­jé to­do. En­ton­ces ha­cía en Ca­nal 11 un pro­gra­ma de cor­tos que se lla­ma­ba ‘Abre­la­tas’, pe­ro me de­di­qué al cien por cien­to a cons­truir el fes­ti­val”, que cum­pli­rá 17 años. Su fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral cuen­ta, con or­gu­llo, que lo ha man­te­ni­do “lim­pio de es­pí­ri­tu”, ajeno a in­tere­ses pri­va­dos o po­lí­ti­cos. “No me in­tere­sa ha­cer un fes­ti­val del IMCINE ni del Es­ta­do ni de Ci­né­po­lis ni de Co­ca Co­la. Es un fes­ti­val con muy po­cos re­cur­sos, pe­ro es in­de­pen­dien­te”. El Fes­ti­val de Mo­re­lia ha cre­ci­do, sin du­da: los pri­me­ros cin­co años era ape­nas un con­cur­so de cor­to­me­tra­je y do­cu­men­tal me­xi­cano; des­pués hu­bo su­fi­cien­te pro­duc­ción para in­vi­tar lar­go­me­tra­jes me­xi­ca­nos a com­pe­tir. “Es­tá mal que yo lo di­ga, pe­ro creo que el éxi­to del fes­ti­val es jus­ta­men­te su es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te. El fes­ti­val es per­ci­bi­do co­mo un lu­gar de en­cuen­tro le­jos de la po­lí­ti­ca, del go­bierno y de las em­pre­sas pri­va­das”. Da­nie­la Mi­chel siem­pre ha apos­ta­do por los jó­ve­nes ci­neas­tas, los que aún no han al­can­za­do fa­ma. Esos jó­ve­nes aho­ra son Amat Escalante, Carlos Rey­ga­das o Mi­chel Fran­co. Unos 2 mil ci­neas­tas han par­ti­ci­pa­do en las 16 edi­cio­nes del fes­ti­val.

Mi­chel tie­ne una vi­da mo­vi­di­ta. Asis­te ca­da año a va­rios fes­ti­va­les, Rot­ter­dam, Ber­lín y Can­nes, por men­cio­nar al­gu­nos. Con el Fes­ti­val de Can­nes lo­gró que, en la semana de la crí­ti­ca –la sec­ción que des­cu­brió a González Iñá­rri­tu y Del To­ro–, se pre­sen­ten cor­tos de Mo­re­lia. En Can­nes ha si­do ju­ra­do, lo mis­mo que en Ber­lín, Ve­ne­cia o Lo­carno. Se ha ga­na­do su lu­gar en ese mundo que si­gue sien­do mas­cu­lino (“El di­rec­tor del Fes­ti­val de Ber­lín es hom­bre, el de Can­nes es hom­bre, el de Ve­ne­cia es hom­bre, el de San Se­bas­tián tam­bién”). Mo­re­lia tie­ne su pro­pio se­llo. Su di­rec­to­ra nun­ca lo li­mi­ta a una te­má­ti­ca ni hay paí­ses in­vi­ta­dos. “Sim­ple­men­te, se van dan­do las co­sas”. Año tras año, Mi­chel ar­ma cur­sos, ha­ce la se­lec­ción a par­tir de cer­ca de mil tra­ba­jos, bus­ca ju­ra­dos e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les.

Y es­tá col­ma­da de pla­nes: ha­rá un pro­gra­ma, “Ber­li­na­le Spotlight”, para pre­sen­tar pe­lí­cu­las de ca­da una de las sec­cio­nes de la Ber­li­na­le y el pró­xi­mo año en Mo­re­lia, Gau­mont, la más gran­de y an­ti­gua em­pre­sa ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del mundo, mon­ta­rá una ex­po­si­ción. Tam­bién ayu­da a Gui­ller­mo del To­ro en la se­lec­ción de be­ca­rios y a Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu, que se­rá el cu­ra­dor de las me­jo­res es­ce­nas del ci­ne nacional para Las No­ches de Ci­ne, con la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les y su di­rec­tor, Gustavo Du­da­mel. “Me de­di­qué seis me­ses a es­te pro­yec­to y apren­dí mu­cho. Es­cu­ché de nue­vo mú­si­ca de to­da cla­se de pe­lí­cu­las clá­si­cas, des­de el bo­le­ro has­ta la rumba, y por su­pues­to, las pe­lí­cu­las de Tin Tan”.

Ade­más, Mi­chel or­ga­ni­za ca­da año un pro­gra­ma es­pe­cial en el Mo­MA, tam­bién co­mo par­te de las ac­ti­vi­da­des del fes­ti­val. “Para mí es muy im­por­tan­te que la gen­te de fue­ra se dé cuen­ta de que exis­te el ci­ne me­xi­cano. Te­ne­mos Ro­ma, una obra maes­tra to­tal, pe­ro hay una tra­di­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca me­xi­ca­na pre­via e in­creí­ble, que pa­sa por el ci­ne de la Épo­ca de Oro, el ci­ne de los se­ten­ta y del tiem­po de Ca­zals”.

Mi­chel no es una an­ti­so­cial –no pue­de ser­lo con el fes­ti­val a su car­go–, pe­ro hu­ye de las fies­tas de Mo­re­lia. “Pre­fie­ro una reunión pe­que­ña con un gru­po de ami­gos, que una fies­ta de 2 mil per­so­nas”. -¿Qué es­ta­rás ha­cien­do en unos cuan­tos años?

-Me gus­ta mu­chí­si­mo mi tra­ba­jo. Qui­zá me gus­ta­ría tra­ba­jar con me­nos in­ten­si­dad, pe­ro es que a mí lo que ha­go me es­ti­mu­la mu­chí­si­mo. Mien­tras apren­da, es­toy es­ti­mu­la­da. Y se­gui­ré vien­do ci­ne. Veo una pe­lí­cu­la clá­si­ca to­dos los días, por­que lo dis­fru­to. Tal vez es un po­co ab­sur­do, pe­ro lo ha­go por en­tre­te­ner­me.

-¿Cuá­les son las pe­lí­cu­las que más ve­ces has vis­to?

--Creo que es Él, de Bu­ñuel, que es la his­to­ria de un hom­bre que su­fre de ce­lo­pa­tía, y que fue fil­ma­da aquí, en San Ángel, con Ar­tu­ro de Cór­do­va.

-¿Y cuán­tas ve­ces la ha­brás vis­to? -Se­gu­ro, unas vein­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.