Ho­no­res a Bush 41, el an­ti-Trump

El Financiero - - MUNDO - Ra­fael Fer­nán­dez de Cas­tro Opi­ne us­ted: opi­nió[email protected] el­fi­nan­cie­ro.com.mx

“Cuan­do la his­to­ria sea es­cri­ta, se di­rá que Geor­ge H.W. Bush fue un gran pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos –un di­plo­má­ti­co con des­tre­za in­com­pa­ra­ble, un co­man­dan­te en je­fe de lo­gros for­mi­da­bles y un ca­ba­lle­ro que go­ber­nó con ho­nor y dig­ni­dad.” Geor­ge W. Bush.

To­do Es­ta­dos Uni­dos le ha ren­di­do al­tos ho­no­res al pre­si­den­te Geor­ge H.W. Bush, quien mu­rió el viernes pa­sa­do a los 94 años. Es evi­den­te: se ex­tra­ña su es­ti­lo y po­si­cio­nes afa­bles y con­ci­lia­do­ras. Bush pa­pá, el pre­si­den­te nú­me­ro 41, quien go­ber­nó de 1989 a 1993, re­pre­sen­ta el polo opues­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano al del ac­tual pre­si­den­te nú­me­ro 45, Do­nald J. Trump. Era un hom­bre de prin­ci­pios; un po­lí­ti­co ex­pe­ri­men­ta­do es­pe­cial­men­te en se­gu­ri­dad nacional. Fue je­fe de la mi­sión de EU en Chi­na (1974-75), di­rec­tor de la CIA (1976-77) y ocho años vi­ce-pre­si­den­te de Ro­nald Rea­gan, re­pre­sen­tán­do­lo en to­dos los con­fi­nes de la tie­rra. Fue el úl­ti­mo pre­si­den­te que lu­chó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, don­de es­tu­vo a pun­to de per­der la vi­da al ser de­rri­ba­do su avión. Bush go­ber­nó en un pe­rio­do de cam­bios ex­tra­or­di­na­rios en el mundo –el de­rrum­ba­mien­to del uni­ver­so de la Unión So­vié­ti­ca—lo que se co­no­ce co­mo el fin de la Gue­rra Fría. El pe­rio­do de 1946 a 1991 de en­fren­ta­mien­to sor­do en­tre las dos gran­des po­ten­cias, la ca­pi­ta­lis­ta Es­ta­dos Uni­dos y la so­cia­lis­ta URSS.

Lo dis­tin­ti­vo de su di­plo­ma­cia pre­si­den­cial fue el com­pro­mi­so, la bús­que­da de la coope­ra­ción y una ten­den­cia a desa­rro­llar re­la­cio­nes per­so­na­les con sus con­tra­par­tes. A me­nu­do to­ma­ba el te­lé­fono para con­ver­sar con lí­de­res del mundo, en un in­ten­to de en­ten­der sus in­tere­ses y mo­ti­vos.

En su mo­men­to, se le cri­ti­có por coope­rar abier­ta­men­te con el úl­ti­mo lí­der so­vié­ti­co, Mi­jail Gor­ba­chov, y sua­vi­zar la caí­da del im­pe­rio opo­si­tor. Con­vir­tió a Was­hing­ton en un cam­peón de la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia, man­dan­do un equi­po de pri­mer ni­vel en­ca­be­za­do por el in­can­sa­ble y bri­llan­te jo­ven abo­ga­do, Ro­bert Zoe­llick. Re­pre­sen­ta la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de re­pu­bli­ca­nos ca­ba­lle­ros, glo­ba­lis­tas y pro­li­bre co­mer­cio. Su fra­se pre­fe­ri­da de cam­pa­ña in­sis­tía en que Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tie­ra en una na­ción más “gen­til y amable.”

Pe­ro una de­cla­ra­ción que arran­có el aplau­so más fuer­te en su dis­cur­so de acep­ta­ción de la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na, en agos­to de 1988, “Lean mis la­bios: no in­cre­men­ta­ré los im­pues­tos”, le cos­ta­ría, a la pos­tre, la re­elec­ción. En 1991, an­te un fuer­te ven­da­val eco­nó­mi­co, pac­tó con los de­mó­cra­tas en el Con­gre­so para su­bir los im­pues­tos. Lo hi­zo para no com­pro­me­ter el fu­tu­ro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Su ba­se re­pu­bli­ca­na, sin em­bar­go, nun­ca se lo per­do­nó.

Du­ran­te su pre­si­den­cia se ge­ne­ró una co­rrien­te ar­chi­con­ser­va­do­ra, an­ti­es­ta­blish­ment y fac­cio­sa al in­te­rior del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, Su lí­der, Newt Gin­grich, quien trai­cio­nó a Bush pre­si­den­te, pues se des­lin­dó del in­cre­men­to im­po­si­ti­vo, sen­tó las ba­ses de lo que aho­ra es el trum­pis­mo – gobernar sin es­crú­pu­los ar­gu­men­tan­do que es en nom­bre del pue­blo e in­sis­tien­do en que el mundo en­te­ro le ha vis­to la ca­ra a Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de alian­zas, co­mo la OTAN, o tra­ta­dos co­mo el TLCAN.

Bush 41 fue un pre­si­den­te con con­vic­ción y vo­lun­tad ha­cia Mé­xi­co. En su pri­me­ra en­tre­vis­ta con Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri, en no­viem­bre del 1988, sien­do am­bos pre­si­den­tes elec­tos, le ofre­ció ne­go­ciar un tra­ta­do de li­bre co­mer­cio. Sa­li­nas no es­ta­ba lis­to. Un año más tar­de se per­ca­ta­ría de su error y vol­vió a bus­car a Bush. Es­te fi­nal­men­te hom­bre de pa­la­bra, acep­tó ne­go­ciar con Mé­xi­co y el res­to es his­to­ria: fue el man­da­ta­rio que acer­có a dos ve­ci­nos dis­tan­tes a tra­vés del TLCAN.

A di­fe­ren­cia de Ba­rack Oba­ma (2009-2017) o su pro­pio hi­jo, Geor­ge W. Bush (2001-2009), Bush 41 con­ta­ba con un equi­po que le per­mi­tió me­jo­rar la re­la­ción con Mé­xi­co. Sus se­cre­ta­rios tan­to de Es­ta­do co­mo de Co­mer­cio, Ja­mes Ba­ker y Ro­bert Mos­ba­cher, eran te­xa­nos y al igual que su je­fe, afi­nes a Mé­xi­co.

Con Bush la di­plo­ma­cia me­xi­ca­na apren­dió que era de la ma­yor im­por­tan­cia man­te­ner una re­la­ción cer­ca­na, y de ser po­si­ble per­so­nal, en­tre am­bos eje­cu­ti­vos. Lo prac­ti­ca­mos con los si­guien­tes tres man­da­ta­rios –Clin­ton, W. Bush y Oba­ma. Con Trump, aun­que AMLO in­sis­ta en que son ami­gos, se tra­ta jus­ta­men­te de no acer­car­se, pues es ra­dio­ac­ti­vo. En con­se­cuen­cia, se re­quie­re apro­ve­char la des­cen­tra­li­za­ción del pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes del ve­cino país y acu­dir a los otros cen­tros de po­der, el Ca­pi­to­lio, las ca­pi­ta­les de los es­ta­dos, las ciu­da­des más re­le­van­tes y, des­de lue­go, los alia­dos na­tu­ra­les de Mé­xi­co, co­mo los em­pre­sa­rios y los me­xi­coa­me­ri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.