Clau­dia, he­re­de­ra de AMLO

El Financiero - - OPINIÓN - Raúl Cre­moux

Raul Cre­moux

“La des­apa­ri­ción del cuer­po de gra­na­de­ros equi­va­le a en­viar al Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial a los cuar­te­les”

Nun­ca han ocul­ta­do su mu­tua cer­ca­nía y con­fian­za, tan­ta que cuan­do fue se­cre­ta­ria del Me­dio Am­bien­te, Clau­dia se de­di­có a rea­li­zar lo que fue la pun­ta de lan­za que lle­va­ría al je­fe de Go­bierno del DF, Ló­pez Obra­dor, a en­cum­brar­se co­mo can­di­da­to del PRD a la Pre­si­den­cia; con­cre­ta­men­te, el se­gun­do pi­so del pe­ri­fé­ri­co. Obra cu­yo cos­to si­gue sin re­ve­lar­se, y só­lo a tra­vés de cálcu­los com­pa­ra­ti­vos se es­ti­ma en 8 mil 500 millones de pe­sos, ¿es co­rrec­to in­ge­nie­ro Jo­sé Ma­ría Rio­bóo?

Pri­me­ro co­mo as­pi­ran­te, lue­go co­mo can­di­da­ta y fi­nal­men­te co­mo je­fa de Go­bierno, la se­ño­ra Shein­baum si­gue fiel­men­te los pa­sos de su ami­go y pro­tec­tor. La des­apa­ri­ción del cuer­po de gra­na­de­ros equi­va­le a en­viar al Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial a los cuar­te­les; la ven­ta del avión se equi­pa­ra a qui­tar los do­bles ven­ta­na­les con­tra el rui­do en las ofi­ci­nas en que Clau­dia des­pa­cha­rá. Co­mi­sión de la Ver­dad para des­men­tir la ver­sión his­tó­ri­ca so­bre los 43 de Ayot­zi­na­pa, es igual a fi­na­li­zar con el ca­so de 17 ni­ños y tres pro­fe­so­res muer­tos en el ca­so Réb­sa­men. ¿Ter­mi­nar con la co­rrup­ción? Ese tam­bién es un pro­pó­si­to ya anun­cia­do. Eli­mi­nar los se­gu­ros de gas­tos mé­di­cos con los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les, igual en el go­bierno de la ca­pi­tal. Ce­ro com­pra de au­tos nue­vos al igual que lo dic­ta­do por el je­fe del Eje­cu­ti­vo. Y la lis­ta po­dría con­ti­nuar. Lo re­le­van­te es a lo que se en­fren­ta la nue­va je­fa de Go­bierno.

Só­lo el año pa­sa­do, la Ciudad de Mé­xi­co re­ba­só el ré­cord de ase­si­na­tos, con 1,115, y los da­tos ini­cia­les de 2018 in­di­can que se su­pe­rará la ci­fra. Los asal­tos con vio­len­cia se han in­cre­men­ta­do en 22%, así co­mo los ro­bos a ca­sa-ha­bi­ta­ción. Las en­cues­tas se­rias se­ña­lan que ocho de ca­da 10 ha­bi­tan­tes se sien­ten in­se­gu­ros; el 72% ca­li­fi­can al trá­fi­co co­mo un in­fierno y la con­ta­mi­na­ción acor­ta la vi­da de ni­ños y an­cia­nos ca­da año, sin ha­blar de las en­fer­me­da­des y aler­gias que pro­vo­ca. Las de­nun­cias só­lo se ha­cen para tra­tar de co­brar los se­gu­ros en ca­so de que los ha­ya, pues se­gún da­tos ofi­cia­les só­lo se in­ves­ti­ga el 2%. Las ban­que­tas de la ciudad han des­apa­re­ci­do para dar lu­gar a fi­las de chan­ga­rros de to­do ti­po. La ma­ra­ña de ca­bles so­bre nues­tras ca­be­zas ca­da día en­som­bre­ce más y más la ciudad, y po­de­mos ase­gu­rar que no hay ca­lle, ave­ni­da o se­gun­do pi­so que no ten­ga ba­ches, to­pes o ra­ja­du­ras en el pa­vi­men­to.

Tlal­pan, de­le­ga­ción, hoy al­cal­día, en que Clau­dia fue ti­tu­lar, de­jó de ser un es­pa­cio tran­qui­lo para ca­mi­nar, y a cam­bio de ello, las co­mi­sio­nes (mo­ches) para cons­truir, ya sea una bar­da o un edi­fi­cio, tu­vie­ron au­men­tos es­can­da­lo­sos. Te­ne­mos de­re­cho a pre­gun­tar­nos, esas prác­ti­cas se da­rán en to­da la ciudad o fue­ron des­co­no­ci­das para una per­so­na a la que AMLO con­si­de­ra rec­ta y ho­nes­ta.

En su to­ma del car­go, la ya je­fa de Go­bierno nos di­jo: “En los úl­ti­mos años vi­vi­mos el aban­dono del ser­vi­cio pú­bli­co y la de­mo­cra­cia; se es­ta­ble­ció un modelo de desa­rro­llo ur­bano de­sigual que pri­vi­le­gió la ga­nan­cia in­mo­bi­lia­ria so­bre el in­te­rés pú­bli­co, que ahon­dó las de­sigual­da­des; un go­bierno que se de­di­có al es­pio­na­je po­lí­ti­co, pri­vi­le­gió el in­te­rés clien­te­lar y de gru­pos por en­ci­ma de los de­re­chos hu­ma­nos, que uti­li­zó la fuer­za para re­pri­mir al pue­blo y re­gre­só la co­rrup­ción”.

Es­te pá­rra­fo exi­ge aten­ción es­pe­cial. ¿Se re­fie­re en los úl­ti­mos años a los go­bier­nos de Cuauh­té­moc Cár­de­nas-Ro­sa­rio Ro­bles, AMLO, Mar­ce­lo Ebrard, Mi­guel Ángel Man­ce­ra, es de­cir a to­dos miem­bros de la iz­quier­da o so­la­men­te al de Man­ce­ra? Co­mo sea, da la im­pre­sión de es­tar ha­blan­do de Ma­du­ro o Pi­no­chet. Es ne­ce­sa­rio el des­lin­de, ya que se com­pro­me­tió a “desa­rro­llar una ciudad de de­re­chos, que en sen­ti­do am­plio es esen­cial para acor­tar de­sigual­da­des y pro­veer opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo para to­dos y to­das”. Cier­to, y lo me­nos que po­de­mos es­pe­rar es un len­gua­je de ma­yor pre­ci­sión, ya que go­za de una li­cen­cia­tu­ra en fí­si­ca y un doc­to­ra­do en in­ge­nie­ría ener­gé­ti­ca. Ade­más, lo que po­de­mos es­pe­rar ra­di­ca en una ecua­ción don­de so­bre­sal­ga su vo­ca­ción por lle­gar a re­sul­ta­dos, co­mo son to­dos aque­llos que tie­nen que ver con la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos, edu­ca­ción, sa­lud, es­pa­cios pú­bli­cos, se­gu­ri­dad, ser­vi­cios y libertad.

Tie­ne to­do el apo­yo para lo­grar­lo.

“Lo que po­de­mos es­pe­rar ra­di­ca en una ecua­ción don­de so­bre­sal­ga su vo­ca­ción por lle­gar a re­sul­ta­dos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.