Cons­ti­tu­ción Mo­ral

El Financiero - - OPINIÓN - Luis Wert­man

En sus cé­le­bres me­mo­rias (por cí­ni­cas), el ge­ne­ral Gonzalo N. San­tos de­fi­nió a la mo­ral en la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na ape­nas co­mo un ár­bol que da mo­ras. La idea de que los prin­ci­pios eran inú­ti­les para pro­gre­sar en un país ro­dea­do de abu­sos, se arrai­gó tan­to que el de­ba­te so­bre si so­mos “gan­da­llas” por na­tu­ra­le­za to­da­vía con­ti­núa. Tran­sar para avan­zar se con­vir­tió en una for­ma de vi­da para mu­chos po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios aso­cia­dos a los pri­me­ros. El ex­tra­or­di­na­rio Abel Que­za­da ilus­tra­ba el pro­ble­ma nacional con una ca­ri­ca­tu­ra en la que los di­fe­ren­tes re­pre­sen­tan­tes de nues­tra so­cie­dad con­vi­vían en un círcu­lo, don­de ca­da uno te­nía la mano me­ti­da en el bol­si­llo del otro.

Es­ta rue­da sin fin, que se su­po­nía acei­ta­ba los en­gra­nes de un sis­te­ma eco­nó­mi­co e ins­ti­tu­cio­nal que no te­nía re­me­dio, hi­zo cri­sis du­ran­te el se­xe­nio que aca­ba de ter­mi­nar. Si bien la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal se­ña­la que hay un es­pa­cio de co­rrup­ción en to­dos no­so­tros, la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos pen­sa­mos lo con­tra­rio y lo ma­ni­fes­ta­mos a lo lar­go de unos años par­ti­cu­lar­men­te ge­ne­ro­sos en el mal uso de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Des­de go­ber­na­do­res que co­me­tie­ron to­do ti­po de irre­gu­la­ri­da­des, has­ta fun­cio­na­rios im­pli­ca­dos en es­cán­da­los de so­borno in­ter­na­cio­nal (con ca­sas, con­tra­tos di­rec­tos y fon­deo ilí­ci­to al par­ti­do del go­bierno, en me­dio), el re­cha­zo de la so­cie­dad me­xi­ca­na se con­vir­tió en re­pul­sión ha­cia los há­bi­tos de una éli­te que con­si­de­ra­ba nor­ma­les es­te ti­po de ac­tos.

No pa­sa mu­cho tiem­po en cual­quier con­ver­sa­ción do­min­gue­ra

“Tran­sar para avan­zar se con­vir­tió en una for­ma de vi­da para mu­chos”

para lle­gar a la con­clu­sión de que, de­trás de cual­quier pro­ble­ma, la cau­sa es la co­rrup­ción. Ali­men­ta­da por la im­pu­ni­dad, los pri­vi­le­gios con­cen­tra­dos en unos cuan­tos y la au­sen­cia de un Es­ta­do de de­re­cho en el que la jus­ti­cia no es­té a dis­po­si­ción del me­jor pos­tor, la co­rrup­ción fue el ele­men­to de cohe­sión de una mi­no­ría na­ci­da de un modelo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co que nos ri­gió du­ran­te más de 40 años.

Creo que la so­cie­dad me­xi­ca­na, más que otras en el mundo, sa­be dis­tin­guir bas­tan­te bien en­tre lo ma­lo y lo bueno. He­mos te­ni­do mu­chos años de prác­ti­ca en ello. Por ejem­plo, nues­tros pai­sa­nos ya es­ta­ble­ci­dos en otros paí­ses ca­si siem­pre son ciu­da­da­nos modelo. Así que el fon­do de una nue­va cons­ti­tu­ción mo­ral pue­de es­tar más en el cam­bio del sis­te­ma, que en los co­ra­zo­nes y vo­lun­tad de quie­nes lo in­te­gra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.