Con­ser­va­do­res con­tra li­be­ra­les

El Financiero - - NACIONAL POLÍTICA Y SOCIEDAD - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio Opi­ne us­ted: rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com @ri­va­pa

Atrás ya de­jó el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor la eti­que­ta de “la ma­fia del po­der” para re­fe­rir­se a sus ad­ver­sa­rios y a quie­nes dis­cre­pan de su pro­yec­to de na­ción. Aho­ra los lla­ma con­ser­va­do­res, al evo­car la Re­pú­bli­ca Res­tau­ra­da de Be­ni­to Juá­rez, que es don­de él gus­ta ubi­car­se, y que aca­bó con el im­pe­rio de Ma­xi­mi­li­ano. El dis­cur­so jue­ga en las an­tí­po­das y di­fí­cil­men­te exis­ten áreas gri­ses en­tre sus dos po­los. No es fá­cil ubi­car la con­fron­ta­ción co­ti­dia­na en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res sal­vo en un so­lo lu­gar, en es­te mo­men­to, de al­ta re­le­van­cia para el equi­li­brio del po­der y la de­fi­ni­ción de Mé­xi­co en los pró­xi­mos años, que es la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, don­de a prin­ci­pios de 2019, en la pri­me­ra de­ci­sión de gran ca­la­do, los mi­nis­tros ele­gi­rán a su pre­si­den­te por los pró­xi­mos cua­tro años.

Los pun­te­ros son dos mi­nis­tros que no tie­nen una ca­rre­ra ju­di­cial, Al­fre­do Gu­tié­rrez Ortiz Me­na y Ar­tu­ro Zal­dí­var. El pri­me­ro, res­pal­da­do por el ac­tual pre­si­den­te de la Cor­te, Luis Ma­ría Agui­lar, se en­cuen­tra en el blo­que de los con­ser­va­do­res. El se­gun­do, Ar­tu­ro Zal­dí­var, tan cer­cano a Ló­pez Obra­dor que ha te­ni­do mues­tras de gran afec­to en pú­bli­co ha­cia él, es­tá en el la­do de los li­be­ra­les. Las de­fi­ni­cio­nes ven­drán en los pró­xi­mos días, al ce­rrar­se el 13 de di­ciem­bre el ci­clo de Agui­lar, quien ren­di­rá su úl­ti­mo in­for­me co­mo pre­si­den­te de la Cor­te y se irán de va­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, la de­ci­sión so­bre a quién ele­gi­rán en enero, ter­mi­na­rá de co­ci­nar­se mien­tras ofi­cial­men­te es­tán fue­ra del tra­ba­jo.

Las di­fe­ren­cias en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les en una ins­ti­tu­ción co­mo la Su­pre­ma Cor­te, en Mé­xi­co o en otras de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, son no­ta­bles. Un ministro con­ser­va­dor siem­pre se ape­ga al tex­to del es­ta­tu­to, sin már­ge­nes para de­ter­mi­nar con una vi­sión am­plia y crea­ti­va, por ejem­plo una in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, ba­jo la pre­mi­sa que quie­nes cam­bian las le­yes son las le­gis­la­tu­ras, no las cor­tes. Los li­be­ra­les, en cam­bio, uti­li­zan la his­to­ria y el pro­pó­si­to del es­ta­tu­to co­mo una he­rra­mien­ta para in­ter­pre­tar la ley, por lo cual tien­den a dar­le a la gen­te una ma­yor libertad. Uno de los fa­llos don­de más se apre­cia es­ta di­vi­sión –que se re­pli­ca en di­ver­sas cor­tes del mundo–, es so­bre la des­pe­na­li­za­ción del abor­to que, así co­mo par­te a la so­cie­dad, se­pa­ra a los mi­nis­tros de las cor­tes.

En es­tos mo­men­tos, si se die­ra la vo­ta­ción hoy, la pro­ba­bi­li­dad de que Gu­tié­rrez Ortiz Me­na ga­na­ra la pre­si­den­cia es muy al­ta. Es­to obe­de­ce, de acuer­do con ob­ser­va­do­res de la Cor­te, a que el blo­que con­ser­va­dor es am­plio, com­pues­to por Ja­vier Lay­nez, Eduar­do Me­di­na Mo­ra, Ma­rio Par­do y Agui­lar. En el la­do li­be­ral res­pal­dan a Zal­dí­var Fer­nan­do Fran­co y Nor­ma Lu­cía Pi­ña, que per­die­ron un alia­do al re­ti­rar­se Jo­sé Ra­món Co­sío. Dos mi­nis­tros pue­den in­cli­nar ha­cia cual­quier la­do la ba­lan­za, pe­ro no se sa­be có­mo van a com­por­tar­se. Una es Mar­ga­ri­ta Lu­na Ra­mos, y el otro es Al­ber­to Pé­rez Da­yán, con tin­te con­ser­va­dor, pe­ro que se han apro­xi­ma­do a po­si­cio­nes li­be­ra­les en el pa­sa­do. Dos fac­to­res adi­cio­na­les jue­gan para co­lo­car­los ac­tual­men­te, li­ge­ra­men­te más ha­cia el la­do de Zal­dí­var. La mi­nis­tra Lu­na Ra­mos quie­re me­jo­rar su po­si­ción den­tro de la Cor­te, mien­tras que Pé­rez Da­yán le de­be par­te del apo­yo que tu­vo para ser ministro al equi­po de la ex­mi­nis­tra y ac­tual se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Ol­ga Sánchez Cordero.

Si ellos dos vo­ta­ran por Zal­dí­var, ha­bría un em­pa­te y ten­drían que ir a ron­das sub­se­cuen­tes, co­mo su­ce­dió ha­ce tres años, cuan­do Agui­lar, quien en tres ron­das de­rro­tó fi­nal­men­te a Zal­dí­var. De­bi­do a es­te equi­li­brio en los blo­ques, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ju­gó sus cartas y anun­ció la ter­na que en­via­rá al Se­na­do para el rem­pla­zo de Co­sío, con lo cual po­drían cam­biar los nú­me­ros en apo­yo a Zal­dí­var. Ló­pez Obra­dor no­mi­nó a Lo­ret­ta Ortiz, Ce­lia Ma­ya y Juan Luis González Al­cán­ta­ra, lo que pa­re­ce ser un trío don­de las dos abo­ga­das po­drían ser des­car­ta­das por su vin­cu­la­ción di­rec­ta con Mo­re­na. Ortiz fue ase­so­ra en el equi­po de tran­si­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y la or­ga­ni­za­do­ra de los fo­ros so­bre re­con­ci­lia­ción y paz, mien­tras que Ma­ya fue can­di­da­ta del par­ti­do a la gu­ber­na­tu­ra en Que­ré­ta­ro y al Se­na­do. González Al­cán­ta­ra, un li­be­ral in­de­pen­dien­te, tie­ne ade­más el me­jor pal­ma­rés de la ter­na.

Con es­ta ac­ción pre­si­den­cial, el equi­li­brio en la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia se romperá, lo que de cual­quier for­ma, de acuer­do con los ob­ser­va­do­res, no se­ría su­fi­cien­te, y en la se­gun­da quin­ce­na de di­ciem­bre ten­dría que dar­se un in­ten­so ca­bil­deo para con­se­guir el vo­to. La Cor­te, sin em­bar­go, es una ins­ti­tu­ción que man­tie­ne dos po­si­cio­nes. La ex­ter­na es la que se ex­pre­sa en los dic­tá­me­nes y las vo­ta­cio­nes, don­de hay con­sen­sos y di­sen­sos, y la otra tie­ne que ver con la po­lí­ti­ca in­ter­na, don­de lo que se bus­ca es uni­dad en­tre los mi­nis­tros y com­pro­mi­so con los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les. Cer­ti­dum­bre en el ac­tuar de los mi­nis­tros, sin sor­pre­sas, es lo que más apre­cian a ni­vel in­terno. Por ser un ministro que ge­ne­ra­ba in­cer­ti­dum­bres y no se sa­bía có­mo iba a reac­cio­nar, Co­sío nun­ca pu­do ser pre­si­den­te de la Cor­te, pe­se a que téc­ni­ca­men­te, su ca­pa­ci­dad era im­pe­ca­ble. Gu­tié­rrez Ortiz Me­na y Zal­dí­var no son vis­tos ba­jo la mis­ma óp­ti­ca den­tro de la Cor­te, don­de na­die tie­ne du­da tam­po­co que la in­cli­na­ción de Ló­pez Obra­dor es por el se­gun­do. En el la­do de los con­ser­va­do­res, en ca­so de que fue­ra muy ce­rra­da la lu­cha en­tre los dos pun­te­ros, exis­te un ca­ba­llo ne­gro que res­pal­da el ac­tual pre­si­den­te, Ma­rio Par­do, a quien no hay que des­car­tar en es­te cho­que en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les, abierto en la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia.

“Las di­fe­ren­cias en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les en una ins­ti­tu­ción co­mo la Cor­te son no­ta­bles”

“Hoy, la pro­ba­bi­li­dad de que Gu­tié­rrez Ortiz Me­na ga­na­ra la pre­si­den­cia es muy al­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.