JOR­GE G. CAS­TA­ÑE­DA

El Financiero - - PORTADA - Jor­ge G. Cas­ta­ñe­da Opi­ne us­ted: ga­ce­[email protected]­ge­cas­ta­ne­da.org @Jor­geGCas­ta­ne­da

La in­ter­ven­ción del nue­vo sub­se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción an­te la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos de la OEA, es­te pa­sa­do miér­co­les, fue sor­pren­den­te y bien­ve­ni­da: Ale­jan­dro Encinas re­co­no­ció la exis­ten­cia de una cri­sis de de­re­chos hu­ma­nos en Mé­xi­co. Se tra­ta de un gran pa­so ade­lan­te fren­te al go­bierno de Pe­ña Nie­to, que aun cuan­do Ro­ber­to Cam­pa era el vocero ofi­cial en es­ta ma­te­ria, cos­ta­ba mu­cho tra­ba­jo ad­mi­tir la mag­ni­tud del fe­nó­meno.

Encinas co­lo­có el acen­to en el te­ma de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das. Ci­tó las ci­fras de 38 mil des­apa­re­ci­dos, 26 mil cuer­pos sin iden­ti­fi­car y más de 2 mil fo­sas clan­des­ti­nas. Se plan­teó de esa ma­ne­ra un re­to gi­gan­tes­co. En teo­ría, la ta­rea es re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla. Por un la­do, el Es­ta­do me­xi­cano, a tra­vés de to­das sus ins­tan­cias, dis­po­ne de una lis­ta de nom­bres de 38 mil des­pa­re­ci­dos. Por el otro, dis­po­ne de un acer­vo de 26 mil cuer­pos no iden­ti­fi­ca­dos. El lla­ma­do “mat­cheo”, un an­gli­cis­mo ho­rri­ble pe­ro cla­ro, es fac­ti­ble. Só­lo se de­be pro­ce­der, en el peor de los ca­sos, a prue­bas de ADN para “jun­tar” un nom­bre con un ca­dá­ver y re­sol­ver por lo me­nos 26 mil ca­sos. En los he­chos se tra­ta de una ta­rea ti­tá­ni­ca, ca­si im­po­si­ble, por cos­to, por fal­ta de re­cur­sos hu­ma­nos y, so­bre to­do, por las im­pli­ca­cio­nes que en­tra­ña­ría. En efec­to, ca­da des­apa­re­ci­do iden­ti­fi­ca­do trae con­si­go la obli­ga­ción para el Es­ta­do de in­ves­ti­gar y en­con­trar la cau­sa de muer­te. Aun acep­tan­do la abe­rran­te te­sis de Calderón de que ca­si to­dos son nar­cos que se ma­ta­ron en­tre ellos, el “pe­que­ño” por­cen­ta­je de 10 o 20% equi­va­le a en­tre 2 mil y 5 mil muer­tos a ma­nos de “no­nar­cos”, es de­cir, au­to­ri­da­des es­ta­ta­les. La ma­yo­ría ter­mi­na­ría for­man­do par­te de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, ya que las mu­ni­ci­pa­les con di­fi­cul­ta­des es­tán ar­ma­das y las es­ta­ta­les son muy pe­que­ñas. ¿Quién va a acu­sar al Ejér­ci­to, a la Ma­ri­na y a la PF de tan­tas eje­cu­cio­nes? Y si la te­sis cal­de­ro­nis­ta es fal­sa, el nú­me­ro re­sul­ta­ría mu­cho ma­yor. Pe­ña Nie­to, con to­da ra­zón, no se me­tió en esas hon­du­ras. En los he­chos, desis­tió de bus­car a los des­apa­re­ci­dos, de iden­ti­fi­car a los muer­tos y de rea­li­zar el co­te­jo de unos y otros. Se­gún uno de los no­ta­bles ar­tícu­los de Da­niel Wil­kin­son, de Hu­man Rights Watch en El Uni­ver­sal, el go­bierno an­te­rior re­sol­vió po­co más de mil ca­sos. Só­lo fal­tan 37 mil. Aho­ra bien, la mag­ni­tud del re­to for­mu­la­do por Encinas ex­pli­ca bien su re­pro­ba­ble si­len­cio y, so­bre to­do, el aban­dono por par­te de Ló­pez Obra­dor, de los ca­sos más so­na­dos de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te el se­xe­nio de Pe­ña Nie­to. Só­lo los 43 de Ayot­zi­na­pa se­rán ob­je­to de una Co­mi­sión de la Ver­dad. Con esa ex­cep­ción, los ca­sos in­clu­so más cla­ros y nu­tri­dos, co­mo Tan­hua­to, Tlatla­ya, Nue­vo La­re­do (res­pon­sa­bi­li­dad de la Ma­ri­na que Encinas acep­tó an­te la CIDH, pe­ro que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­drá con­se­cuen­cias) y Apat­zin­gán, en­tre otros, per­ma­ne­ce­rán en el ol­vi­do o el si­len­cio. Por una sen­ci­lla ra­zón: im­pli­can al Ejér­ci­to, o la PF, o la Ma­ri­na. Y allí, Ló­pez Obra­dor no se quie­re aven­tu­rar. Encinas cree en los de­re­chos hu­ma­nos. AMLO, quién sa­be. Pe­ro su po­si­ble con­vic­ción tie­ne un lí­mi­te: no to­car a las Fuer­zas Ar­ma­das. Su pac­to con ellas es evi­den­te. Su dis­po­si­ción a man­te­ner­las que­man­do sem­bra­díos de ma­ri­gua­na y ama­po­la se com­prue­ba con las mis­mas fo­tos ya pu­bli­ca­das du­ran­te los pri­me­ros días de la 4T, de mi­li­ta­res cum­plien­do con las mis­mas ta­reas ab­sur­das que an­tes. AMLO no quie­re a los mi­li­ta­res en las ca­lles para pro­te­ger a la ciu­da­da­nía, los quie­re en la sie­rra des­tru­yen­do sem­bra­díos y de­te­nien­do car­ga­men­tos de ma­ri­gua­na, co­caí­na de Amé­ri­ca del Sur, y he­roí­na de Gue­rre­ro y del Trián­gu­lo do­ra­do. ¡Suer­te, Ale­jan­dro, y fe­li­ci­da­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.