Irra­cio­na­li­dad, tor­pe­za y desa­tino

El Financiero - - DEPORTES - HE DI­CHO Mi­guel Gur­witz Opi­ne us­ted: [email protected]­fi­nan­cie­ro.com.mx @Mi­gue­l_Gur­witz

En­tien­do las ga­nas. En­tien­do tam­bién la ne­ce­si­dad. En­tien­do el fer­vor por el tra­ba­jo. En­tien­do el de­seo de vol­ver a di­ri­gir. Lo que de­fi­ni­ti­va­men­te no me ca­be en la ca­be­za es que to­dos esos de­seos ten­gan co­mo ob­je­ti­vo fi­nal el equi­po de los Ti­bu­ro­nes Ro­jos del Ve­ra­cruz. Em­pe­za­ré di­cien­do que sien­to pro­fun­do pe­sar por el afi­cio­na­do ja­ro­cho, el real. Ese mis­mo que, a pe­sar de to­do, si­gue ahí, fiel, fir­me, dis­pues­to a no ter­mi­nar de la­mer­se una he­ri­da cuan­do ya le han abierto otra.

No es con el afi­cio­na­do, cla­ro es­tá, es con quie­nes se han en­car­ga­do de ha­cer de es­te equi­po uno de los peo­res del cir­cui­to, tan­to en el es­cri­to­rio co­mo en el cam­po.

Bien, vol­vien­do al ini­cio, no en­tien­do co­mo Ro­bert Dan­te Siboldi, en­tre­na­dor cam­peón del fut­bol me­xi­cano ha de­ci­di­do fi­char, no con el equi­po, sino con la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, con Fi­del Ku­ri, pues, el mis­mo que pre­su­me va­ca­cio­nar con los di­ne­ros de otros.

¿Qué mo­ti­va­ción pue­de en­con­trar en una ins­ti­tu­ción en don­de los pro­ble­mas de­por­ti­vos, que no son po­cos, son los de me­nor di­men­sión? Siboldi ten­drá sus ra­zo­nes, res­pe­ta­bles, por su­pues­to, pe­ro des­de afue­ra lu­cen in­com­pren­si­bles. Co­mo in­com­pren­si­ble, irra­cio­nal, tor­pe, incorrecta, desa­ti­na­da y has­ta in­hu­ma­na re­sul­ta la ma­ne­ra en que Ma­rio Tre­jo, di­rec­tor de­por­ti­vo del equi­po, abor­dó el te­ma del su­pues­to aco­so se­xual de uno de los ex fut­bo­lis­tas del equi­po Sub20, es­ta­ble­cien­do que: “si afue­ra ocu­rren co­sas, es muy com­pli­ca­do an­dar vi­gi­lan­do la ca­ma de ca­da quien”.

Se le ocu­rrió es­ta­ble­cer que era una cues­tión “ex­te­rior al club” y que ellos no po­dían ser “po­li­cías ni pil­ma­mas”

Ho­nes­ta­men­te es­pe­ra­ba mu­cho más de Ma­rio Tre­jo, al me­nos un po­qui­to de sen­si­bi­li­dad y la mí­ni­ma do­sis de sen­ti­do co­mún.

En una ins­ti­tu­ción se­ria e in­tere­sa­da en pre­ser­var y co­mu­ni­car va­lo­res, Ma­rio Tre­jo no ten­dría ca­bi­da, en Ve­ra­cruz, sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.