La­ti­noa­mé­ri­ca de­be re­sol­ver su dé­fi­cit educativo

El Financiero - - ECONOMÍA - Shan­non K. O’Neil @shan­non­ko­neil

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Ban­co Mun­dial, Kris­ta­li­na Geor­gie­va pre­sen­tó una es­ta­dís­ti­ca no­to­ria: en los paí­ses más ri­cos, el ca­pi­tal hu­mano ge­ne­ra casi 70 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to; en las más po­bres, es­tá más cer­ca de 40 por cien­to. La lec­ción: más que la tie­rra o el di­ne­ro, son las per­so­nas las que en­ri­que­cen a los paí­ses. La­ti­noa­mé­ri­ca se en­cuen­tra en la sec­ción más al­ta de la es­ca­la glo­bal, da­do que su ca­pi­tal hu­mano (definido co­mo el va­lor pre­sen­te de las ga­nan­cias de to­da una vi­da) re­pre­sen­ta 60 por cien­to del PIB. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de sus na­cio­nes tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra es­ca­par de la tram­pa de la ren­ta me­dia, lo que re­sul­ta pa­ra­dig­má­ti­co.

Los eco­no­mis­tas as­tu­tos se­ña­lan la fal­ta de di­ver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, el las­tre de los mer­ca­dos la­bo­ra­les in­for­ma­les y una go­ber­nan­za dé­bil co­mo las prin­ci­pa­les ra­zo­nes pa­ra el tí­mi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co la­ti­noa­me­ri­cano. Los da­tos del Ban­co Mun­dial su­gie­ren ca­da vez más que el pro­gre­so len­to del ca­pi­tal hu­mano es igual­men­te Se­nior Fe­llow for La­tin Ame­ri­ca Stu­dies at the Coun­cil on Fo­reign Re­la­tions in New York. res­pon­sa­ble del es­tan­ca­mien­to de la re­gión. Los sis­te­mas edu­ca­ti­vos la­ti­noa­me­ri­ca­nos tie­nen buena par­te de la cul­pa. In­for­tu­na­da­men­te, los nue­vos lí­de­res de Bra­sil y Mé­xi­co, las dos eco­no­mías más gran­des de la re­gión, po­drían em­peo­rar las co­sas. La­ti­noa­mé­ri­ca ocu­pa el se­gun­do pues­to en­tre los mer­ca­dos emer­gen­tes —de­trás de Asia del Es­te— en cuan­to al pe­so del ca­pi­tal hu­mano en su mez­cla eco­nó­mi­ca, en com­pa­ra­ción con el ca­pi­tal fi­nan­cie­ro y el na­tu­ral (es de­cir, la tie­rra). Un mag­ní­fi­co ejem­plo de es­ta for­ta­le­za es el sec­tor de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción uru­gua­yo, el cual ma­ne­ja fun­cio­nes ope­ra­ti­vas pa­ra mu­chas fir­mas fi­nan­cie­ras y de se­gu­ros eu­ro­peas. Otro es el de la in­ge­nie­ría ae­ro­es­pa­cial en Que­ré­ta­ro, Mé­xi­co, ho­gar de com­pa­ñías de cla­se mun­dial co­mo Bom­bar­dier, Air­bus, Ge­ne­ral Elec­tric y Sa­fran. El úl­ti­mo es Bra­sil, co­mo lí­der del mer­ca­do de los bio­com­bus­ti­bles. Va­le la pe­na acla­rar que exis­ten di­fe­ren­cias enor­mes en el he­mis­fe­rio. Chi­le, Cos­ta Ri­ca y Ar­gen­ti­na se pa­re­cen a EU y Ja­pón en cuan­to a la im­por­tan­cia de las per­so­nas en la crea­ción de ri­que­za eco­nó­mi­ca; Hai­tí, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras es­tán más cer­ca de Nigeria y Sie­rra Leo­na. Ve­ne­zue­la, Bo­li­via y Cu­ba no com­par­ten sus da­tos, pe­ro los dos pri­me­ros de­fi­ni­ti­va­men­te se en­cuen­tran cer­ca del fon­do en la cla­si­fi­ca­ción del ca­pi­tal hu­mano, y de la ri­que­za re­gio­nal, en ge­ne­ral. Es­tas ga­nan­cias de to­da una vi­da que sos­tie­nen mu­chas eco­no­mías de­pen­den de la edu­ca­ción. En es­to, La­ti­no­mé­ri­ca se que­da atrás. La re­gión se en­cuen­tra en el ter­cio in­fe­rior de los re­sul­ta­dos de las prue­bas del Pro­gra­ma In­ter­na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de los Es­tu­dian­tes (PI­SA, por sus si­glas en in­glés) de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos. Chi­le, el me­jor de la re­gión, ocu­pa el pues­to 44 en­tre 71 paí­ses. Mé­xi­co y Bra­sil se en­cuen­tran en los te­rri­bles lu­ga­res 58 y 63, res­pec­ti­va­men­te. Los re­sul­ta­dos de la edu­ca­ción tam­bién son ba­jos en to­da la re­gión: las pa­ten­tes son es­ca­sas, y el gas­to en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo es ape­nas un ter­cio del de los paí­ses de la OCDE.

No es que La­ti­noa­mé­ri­ca no gas­te di­ne­ro: los des­em­bol­sos pro­me­dio pa­ra la edu­ca­ción pú­bli­ca son de un res­pe­ta­ble 5 por cien­to, si­mi­la­res a los de EU y la Unión Eu­ro­pea. Sin em­bar­go, mu­cho de eso va a las uni­ver­si­da­des, no a las es­cue­las pri­ma­rias y se­cun­da­rias, lo que re­pre­sen­ta un sub­si­dio mayor pa­ra los ri­cos que pa­ra los po­bres. Ade­más, no ca­be du­da de que una par­te se pier­de en pro­fe­so­res fan­tas­ma, con­tra­tos in­fla­dos y otras for­mas de co­rrup­ción. Igual­men­te im­por­tan­te, los mé­to­dos de en­se­ñan­za y mo­ti­va­ción de los es­tu­dian­tes aún tie­nen que cam­biar. Pa­ra em­pe­zar, los pro­fe­so­res con ba­jos ni­ve­les edu­ca­ti­vos pa­san in­for­ma­ción in­co­rrec­ta a mu­chos es­tu­dian­tes, prin­ci­pal­men­te en ma­te­má­ti­cas y cien­cias, y a me­nu­do no se co­rri­ge a los es­tu­dian­tes cuan­do co­me­ten erro­res. In­for­tu­na­da­men­te, a al­gu­nos de los nue­vos lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos no les in­tere­sa so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas. En Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro pa­re­ce más interesado en eli­mi­nar lo que lla­ma la “ba­su­ra mar­xis­ta” que se en­se­ña en el sa­lón de cla­ses que en pro­por­cio­nar las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra los ciu­da­da­nos. Ha ame­na­za­do con re­du­cir el cu­rrícu­lo bá­si­co obli­ga­to­rio a por­tu­gués y ma­te­má­ti­cas, re­cor­tan­do las cien­cias, las hu­ma­ni­da­des y los es­tu­dios so­cia­les. En Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá des­ha­cien­do re­for­mas edu­ca­ti­vas que re­em­pla­za­rían la me­mo­ri­za­ción por el pen­sa­mien­to crí­ti­co en los cu­rrícu­los. Ade­más, es­tá ani­qui­lan­do in­di­ca­do­res y eva­lua­cio­nes de do­cen­cia que ge­ne­ra­rían más res­pon­sa­bi­li­dad y me­jor en­se­ñan­za pa­ra la ju­ven­tud me­xi­ca­na. En to­da la re­gión, mu­chos de­ba­tes edu­ca­ti­vos es­tán atas­ca­dos en el si­glo XX, en vez de en­fo­car­se en pre­pa­rar a los ciu­da­da­nos y los tra­ba­ja­do­res pa­ra la pri­me­ra par­te del si­glo XXI. Sí, se ne­ce­si­ta des­ti­nar más di­ne­ro a los pri­me­ros años y no a la edu­ca­ción su­pe­rior, a fin de abrir más opor­tu­ni­da­des pa­ra la ma­yo­ría de la ju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.