EL ESPANOL: ¿ UNA BABEL?

El Financiero - - CULTURAS - EDUAR­DO BAU­TIS­TA ebau­tis­[email protected]­fi­nan­cie­ro.com.mx

LA PO­LÉ­MI­CA DESATA­DA POR EL SUB­TI­TU­LA­JE EN CAS­TE­LLANO DE LA CIN­TA RO­MA PONE SO­BRE LA ME­SA LA PREGUNTA SO­BRE LA UNI­VER­SA­LI­DAD DE ES­TA LEN­GUA EN IBE­ROA­MÉ­RI­CA Y REVELA LA PER­MA­NEN­CIA DE UN AFÁN COLONIALISTA DE LA NOR­MA

Cual­quie­ra di­ría que Ro­ma, la más re­cien­te pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón, pue­de ser en­ten­di­da por cual­quie­ra de los 577 mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes que ha­bi­tan en el mun­do. Sin em­bar­go, cuan­do Net­flix de­ci­dió sub­ti­tu­lar­la al cas­te­llano, una co­sa que­dó cla­ra, se­gún ex­per­tos con­sul­ta­dos por El Fi­nan­cie­ro: el español to­da­vía es­tá le­jos de ser un idio­ma uni­ver­sal pa­ra los ibe­roa­me­ri­ca­nos. Tra­du­cir la cin­ta ha­bla­da en el español de Mé­xi­co al uso pe­nin­su­lar de la len­gua fue una ac­ti­tud so­ber­bia por par­te de los es­pa­ño­les, con­si­de­ra el lin­güis­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na (UAM), Juan Ma­nuel Gar­cía Cruz. “Lle­va­mos si­glos in­ter­cam­bian­do y en­ri­que­cien­do nues­tro idio­ma no só­lo en las ar­tes y en la cul­tu­ra, sino en la vi­da dia­ria, que es don­de vi­ve y se trans­for­ma una len­gua. Es muy di­fí­cil, por aho­ra, ha­blar de una uni­ver­sa­li­dad del español, por­que en ca­da re­gión ad­quie­re ma­ti­ces dis­tin­tos se­gún sus usos y cos­tum­bres. No po­de­mos se­guir cre­yen­do que el español pe­nin­su­lar es el idio­ma uni­ver­sal de la co­mu­ni­dad his­pa­noa­me­ri­ca­na”, ad­vier­te. Se­gún da­tos del In­for­me 2018 del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, Mé­xi­co es el país con la mayor can­ti­dad de per­so­nas que ha­blan español. Es­pa­ña ocu­pa el ter­cer lu­gar de la lista, por de­ba­jo, tam­bién, de Co­lom­bia. De he­cho, el or­ga­nis­mo cal­cu­la que, pa­ra 2050 ha­brá más his­pa­noha­blan­tes en Es­ta­dos Uni­dos que en Es­pa­ña. Ade­más, el español se dispu­ta con el fran­cés

y con el chino el se­gun­do pues­to

en la cla­si­fi­ca­ción de idio­mas más

es­tu­dia­dos co­mo se­gun­da len­gua. Y es que des­de 1950, el español re­gis­tra un cre­ci­mien­to con­ti­nuo, so­bre to­do en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Las es­ta­dís­ti­cas apun­tan a que en 30 años se­rá el se­gun­do idio­ma más ha­bla­do del mun­do. Por ra­zo­nes de­mo­grá­fi­cas, el por­cen­ta­je de po­bla­ción mun­dial que lo ha­bla co­mo len­gua na­ti­va es­tá au­men­tan­do, mien­tras que la pro­por­ción de ha­blan­tes de chino e in­glés des­cien­de.

Pe­ro si las es­ta­dís­ti­cas apun­tan a una mayor uni­ver­sa­li­dad del español, ¿por qué en una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal co­mo es Net­flix se con­si­de­ra ne­ce­sa­rio un su­per­ti­tu­la­je co­mo el que cau­só po­lé­mi­ca con cin­ta de Cua­rón? “Pa­re­cie­ra que to­da­vía ne­ce­si­ta­mos es­tar su­pe­di­ta­dos a lo que di­cen en Es­pa­ña so­bre nues­tra len­gua. Aún se cree que Es­pa­ña es la au­to­ri­dad de nues­tro idio­ma por el sim­ple he­cho de que ahí na­ció, pe­ro eso es­tá muy ale­ja­do de la reali­dad”, ase­gu­ra la aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) y ex­per­ta en le­tras his­pá­ni­cas, Ve­ró­ni­ca Lo­za­da Mar­tí­nez.

Cuan­do Al­fon­so Cua­rón se en­te­ró que Ro­ma ha­bía si­do sub­ti­tu­la­da —cam­bian­do “us­te­des” por “vo­so­tros”, “eno­jar­se” por “en­fa­dar­se” o “Gan­si­tos”, el nom­bre pro­pio del po­pu­lar pas­te­li­llo mexicano, por “Gan­chi­tos”—, en­se­gui­da arre­me­tió con­tra la ac­ti­tud “lo­ca­lis­ta” de quie­nes de­ci­die­ron co­lo­car los sub­tí­tu­los.

“Es pa­rro­quial, ig­no­ran­te y ofen­si­vo pa­ra los pro­pios es­pa­ño­les. Es muy ri­dícu­lo. A mí me en­can­ta ver, co­mo mexicano, el ci­ne de Al­mo-

“Es pa­rro­quial, ig­no­ran­te y ofen­si­vo pa­ra los pro­pios es­pa­ño­les. Es muy ri­dícu­lo. A mí me en­can­ta ver, co­mo mexicano, el ci­ne de Al­mo­dó­var, y no ne­ce­si­to sub­tí­tu­los al mexicano pa­ra en­ten­der a Al­mo­dó­var. Al­go de lo que más dis­fru­to es del co­lor y la tex­tu­ra de otros acen­tos”

dó­var, y no ne­ce­si­to sub­tí­tu­los al mexicano pa­ra en­ten­der a Al­mo­dó­var. Al­go de lo que más dis­fru­to es del co­lor y la tex­tu­ra de otros acen­tos”, de­cla­ró el rea­li­za­dor. La po­lé­mi­ca cre­ció cuan­do el es­cri­tor mexicano Jor­di So­ler es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter que el sub­ti­tu­la­je pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo una ac­ti­tud “pa­ter­na­lis­ta y pro­fun­da­men­te pro­vin­cia­na” que bus­ca “co­lo­ni­zar” los diá­lo­gos, mas no en­ten­der­los.

“Hay una par­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la que aún se cree el ár­bi­tro que pone las re­glas de la len­gua, y de ahí de­ri­van es­tas ac­ti­tu­des des­de­ño­sas ha­cia los usos ame­ri­ca­nos. Al­gu­nos aca­dé­mi­cos en Es­pa­ña si­guen cre­yen­do que no­so­tros los la­ti­noa­me­ri­ca­nos nos ale­ja­mos de sus nor­mas. In­clu­so con­si­de­ran que al­gu­nos fe­nó­me­nos lin­güís­ti­cos de Amé­ri­ca son des­via­cio­nes del idio­ma, co­mo el de­queís­mo, cuan­do mu­chos de es­tos vi­cios fue­ron he­re­da­dos de ellos en la épo­ca co­lo­nial”, ase­gu­ra Lo­za­da. “En­ton­ces los ar­cai­cos so­mos no­so­tros, por­que se­gui­mos cre­yen­do y con­ser­van­do to­das esas re­glas que nos he­re­da­ron en el si­glo XVI”. La po­lé­mi­ca lle­gó in­clu­so a la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la. Pe­dro Ál­va­rez de Mi­ran­da, miem­bro de esa ins­ti­tu­ción, res­pal­dó las crí­ti­cas de Cua­rón al afir­mar que el sub­ti­tu­la­je al cas­te­llano “abre grie­tas en el pri­vi­le­gio” que tie­nen los his­pa­noha­blan­tes pa­ra en­ten­der­se pe­se a sus di­fe­ren­cias so­cia­les y cul­tu­ra­les. “Es un fe­nó­meno sor­pren­den­te que in­di­ca una fal­ta de con­fian­za a las ca­pa­ci­da­des que tie­nen las co­mu­ni­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas pa­ra co­mu­ni­car­se”.

La RAE ha in­ten­ta­do te­ner una mayor aper­tu­ra y las de­cla­ra­cio- nes de Ál­va­rez de Mi­ran­da for­man par­te de la ten­den­cia a asi­mi­lar el lé­xi­co de los ame­ri­ca­nos. “Sin em­bar­go, aún fal­ta mu­cho pa­ra que es­ta aper­tu­ra acep­te, por ejem­plo, el len­gua­je in­clu­si­vo”, ob­ser­va Lo­za­da.

Gar­cía Cruz ex­pli­ca que la reac­ción de la RAE en torno a Ro­ma es con­tra­dic­to­ria ya que, más allá de lo que aho­ra di­gan sus miem­bros, el or­ga­nis­mo se ha en­car­ga­do de im­po­ner las nor­mas y las for­mas del español en to­do el mun­do his­pa­noha­blan­te con fre­cuen­cia sin de­te­ner­se a ver la len­gua co­mo ma­te­ria vi­va de quien la uti­li­za. “El español, quie­ra o no la RAE, cam­bia cons­tan­te­men­te. Y tar­de o tem­prano ten­drá que asu­mir esos cam­bios”, afir­ma.

En su ar­tícu­lo La deu­da de Es­pa­ña con Amé­ri­ca es la ver­dad, pu­bli­ca­do

en el dia­rio El Mun­do en oc­tu­bre de 2018, el es­cri­tor español Da­vid Jiménez ad­mi­te la “so­ber­bia” de mu­chos es­pa­ño­les con res­pec­to a la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na:

“Un gran des­fi­le mi­li­tar sir­ve pa­ra que Es­pa­ña ce­le­bre ca­da 12 de oc­tu­bre su fies­ta na­cio­nal y el ideal de una gran co­mu­ni­dad his­pa­na que se ex­tien­de des­de la Pa­ta­go­nia a Mur­cia y don­de el aniver­sa­rio de la lle­ga­da de Cris­tó­bal Co­lón a Amé­ri­ca se con­me­mo­ra con orgullo. La fes­ti­vi­dad tie­ne, en sus pre­ten­sio­nes de pro­yec­ción lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral más allá de los lí­mi­tes eu­ro­peos, un in­con­ve­nien­te: los es­pa­ño­les la ce­le­bra­mos en so­le­dad”.

“In­di­ca una fal­ta de con­fian­za a las ca­pa­ci­da­des que tie­nen las co­mu­ni­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas pa­ra co­mu­ni­car­se”

PE­DRO ÁL­VA­REZ DE MI­RAN­DA Miem­bro de la RAE

“Aún se cree que Es­pa­ña es la au­to­ri­dad del idio­ma por el he­cho de que ahí na­ció, pe­ro eso es­tá muy ale­ja­do de la reali­dad”

VE­RÓ­NI­CA LO­ZA­DA MAR­TÍ­NEZ Aca­dé­mi­ca de la UNAM

AL­FON­SO CUA­RÓNCi­neas­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.