In­te­lec­tua­les po­la­ri­zan por el Pre­si­den­te

El Financiero - - NACIONAL POLÍTICA Y SOCIEDAD - Amíl­car Sa­la­zar Mén­dez Ma­ca­rio Schet­tino Opi­ne us­ted: www.ma­ca­rio.mx @ma­ca­riomx

El res­pal­do al pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor se con­vir­tió en mo­ti­vo pa­ra que in­te­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos y pe­rio­dis­tas po­le­mi­za­ran es­te fin de se­ma­na en me­dio de des­ple­ga­dos, con­sul­tas y fir­mas. Lue­go de que un gru­po de 650 in­te­lec­tua­les, cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res hi­cie­ron una petición al Eje­cu­ti­vo fe­de­ral pa­ra, acu­san, la cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to que ha em­pren­di­do, otro gru­po de aca­dé­mi­cos y pe­rio­dis­tas sa­lió en defensa del Pre­si­den­te, con una con­sul­ta de In­ter­net, que ha­bría al­can­za­do el res­pal­do de 28 mil per­so­nas. “Ope­ra­ron co­mo pri­va­ti­za­do­res de la pa­la­bra, ce­le­bra­mos y de­fen­de­mos con to­da con­vic­ción la irres­tric­ta li­ber­tad de ex­pre­sión y el es­ta­do de De­re­cho que el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral im­pul­sa en el país”, se­ña­la la petición im­pul­sa­da por pe­rio­dis­tas afi­nes al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

La res­pues­ta se da lue­go de que el Eje­cu­ti­vo di­je­ra, des­de su con­fe­ren­cia de Pa­la­cio el vier­nes, que los más de 650 fir­man­tes “de­be­rían ofre­cer dis­cul­pas por­que guar­da­ron si­len­cio du­ran­te el sa­queo del país”. En la res­pues­ta, im­pul­sa­da en­tre otros por el car­to­nis­ta Ra­fael Ba­ra­jas El Fis­gón, se les acu­sa a los in­te­lec­tua­les por des­pre­ciar las lu­chas del pue­blo e im­pul­sar cam­pa­ñas de odio.

que po­dría tra­du­cir­se co­mo “La gen­te más ex­tra­ña del mun­do”, pe­ro que en reali­dad es in­tra­du­ci­ble. La pa­la­bra WEIRD, que apa­re­ce en ma­yús­cu­las en el tí­tu­lo, sig­ni­fi­ca “ex­tra­ño, ra­ro”, pe­ro es tam­bién un acró­ni­mo in­ven­ta­do hace 20 años por tres si­có­lo­gos, uno de ellos Jo­seph Hen­rich, que es el au­tor de es­te li­bro. WEIRD es un acró­ni­mo de las pa­la­bras oc­ci­den­tal, edu­ca­do, in­dus­tria­li­za­do, ri­co y de­mo­crá­ti­co (Wes­tern, Edu­ca­ted, In­dus­tria­li­zed, Rich, De­mo­cra­tic) que agru­pa a los paí­ses en los cua­les se ha­bían apli­ca­do, hace dos dé­ca­das, prác­ti­ca­men­te todas las prue­bas si­co­ló­gi­cas del mun­do. Es­tos tres si­có­lo­gos, Hen­rich, Hei­ne y No­ren­za­yan, hi­cie­ron evi­den­te que prác­ti­ca­men­te to­do lo que sa­bía­mos acer­ca de có­mo pien­san, de­ci­den y ac­túan las per­so­nas no es apli­ca­ble al ser hu­mano en ge­ne­ral, sino só­lo a los que vi­ven en paí­ses WEIRD. El li­bro que le co­men­to es un es­fuer­zo ex­tra­or­di­na­rio por mos­trar que efec­ti­va­men­te las per­so­nas que vi­ven en es­tos paí­ses tie­nen una for­ma de pen­sar dis­tin­ta al res­to de los hu­ma­nos y que esa di­fe­ren­cia pro­vie­ne de los mil años de do­mi­na­ción ca­tó­li­ca en Eu­ro­pa. El li­bro es­tá di­vi­di­do en cua­tro par­tes. En la pri­me­ra, Hen­rich hace un re­su­men de su li­bro pre­vio (El se­cre­to de nues­tro éxi­to, 2016, muy re­co­men­da­ble tam­bién); en la se­gun­da, mues­tra las di­fe­ren­cias en­tre los WEIRD y el res­to; la ter­ce­ra se de­di­ca a sus­ten­tar su ar­gu­men­to de por qué el milenio ca­tó­li­co cam­bió a Oc­ci­den­te, y cie­rra con al­gu­nos in­ten­tos de ex­ten­sión de su ar­gu­men­to ha­cia otros ám­bi­tos de co­no­ci­mien­to.

Las per­so­nas que vi­ven en paí­ses WEIRD son, di­ce Hen­rich, “muy in­di­vi­dua­lis­tas, ob­se­sio­na­dos por sí mis­mos, orien­ta­dos al con­trol, in­con­for­mes y ana­lí­ti­cos” co­mo na­die más lo ha si­do en la his­to­ria hu­ma­na. En cam­bio, quie­nes vi­ven en el res­to del mun­do lo ha­cen en so­cie­da­des cen­tra­das en re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, lo que sig­ni­fi­ca “ac­tuar con­for­me el gru­po, res­pe­tar la au­to­ri­dad de los ma­yo­res, vi­gi­lar el com­por­ta­mien­to de los cer­ca­nos (pe­ro no los fo­rá­neos), dis­tin­guir al gru­po de to­dos los de­más, y pro­mo­ver el éxi­to del gru­po en su con­jun­to”. Es im­po­si­ble co­men­tar el li­bro con de­ta­lle en es­te es­pa­cio, de for­ma que voy a con­cen­trar­me en dos ta­blas que ahí pre­sen­ta, la pri­me­ra y la úl­ti­ma. En la pri­me­ra, iden­ti­fi­ca los ele­men­tos

Pro­fe­sor de la Es­cue­la de Go­bierno, Tec de Mon­te­rrey cla­ve de la si­co­lo­gía WEIRD: 1) in­di­vi­dua­lis­mo y mo­ti­va­ción per­so­nal (que en­tre otros ele­men­tos in­clu­ye uno muy in­tere­san­te, la sus­ti­tu­ción de la ver­güen­za por la cul­pa­bi­li­dad); 2) la so­cia­bi­li­dad im­per­so­nal (con­fian­za en ex­tra­ños, prin­ci­pios ge­ne­ra­les, én­fa­sis en es­ta­dos men­ta­les pa­ra jui­cios morales, es de­cir, li­bre al­be­drío) y, 3) cier­tos ses­gos cog­ni­ti­vos, co­mo pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co más que ho­lís­ti­co, aten­ción a los ac­to­res y no al en­torno, efec­to pro­pie­dad, ex­ce­so de con­fian­za.

Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, in­sis­te Hen­rich, son ex­tra­ñas pa­ra to­dos los de­más se­res hu­ma­nos, y son re­sul­ta­do de un pro­ce­so im­pul­sa­do por la Igle­sia Ca­tó­li­ca. No es un pro­ce­so que tu­vie­se ese ob­je­ti­vo, sino que fue una ma­ne­ra de com­pe­tir con otras re­li­gio­nes con­tem­po­rá­neas (si­glos V-VII), que tu­vo efec­tos ex­tra­or­di­na­rios. Yo aña­di­ría: al fi­nal le ha cos­ta­do mu­cho a la Igle­sia.

En es­ta par­te del li­bro es don­de Hen­rich tie­ne más di­fi­cul­ta­des, por­que no es un his­to­ria­dor o es­tu­dio­so de las ideas, pe­ro me pa­re­ce que es muy con­vin­cen­te, y ya se po­drá me­jo­rar su ar­gu­men­to. En esen­cia, lo que hi­cie­ron los Pa­dres de la Igle­sia fue es­ta­ble­cer cier­tas prohi­bi­cio­nes que des­tru­ye­ron la for­ma tra­di­cio­nal de or­ga­ni­za­ción so­cial: la po­li­ga­mia, ca­sar­se con fa­mi­lia­res cer­ca­nos, ma­tri­mo­nios arre­gla­dos y la adop­ción. Adi­cio­nal­men­te, fo­men­ta­ron la ins­ta­la­ción del ma­tri­mo­nio en su pro­pia vi­vien­da, lo que im­pli­có la pro­pie­dad in­di­vi­dual, y una for­ma nue­va de he­ren­cia. Pa­re­ce po­co, pe­ro es­to cam­bió al mun­do, y se lo ter­mino de pla­ti­car ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.