Li­cen­cia pa­ra di­fa­mar

El Financiero - - NACIONAL POLÍTICA Y SOCIEDAD - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio Opi­ne us­ted: rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com @ri­va­pa

Gabriel Re­gis Ló­pez, juez Dé­ci­mo Sex­to de Dis­tri­to en Ma­te­ria Ad­mi­nis­tra­ti­va, pu­do ha­ber he­cho his­to­ria, pe­ro se le es­ca­pó la opor­tu­ni­dad por la me­dio­cri­dad y la mi­ra­da ob­tu­sa que lo lle­vó a de­fi­nir las ma­ña­ne­ras del pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor co­mo una ac­ción le­gí­ti­ma. Al re­cha­zar la petición de am­pa­ro de Alonso An­ci­ra, pre­si­den­te de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co, con­tra las impu­tacio­nes de Ló­pez Obra­dor por ha­ber al­te­ra­do, ar­gu­men­tó, su pre­sun­ción de inocen­cia, se­ña­ló so­bre los már­ge­nes de li­ber­tad del Pre­si­den­te en sus even­tos ma­tu­ti­nos en Pa­la­cio Na­cio­nal:

“El ob­je­ti­vo de las con­fe­ren­cias de pren­sa per­mi­ten a la so­cie­dad te­ner ple­na li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar, re­co­lec­tar, di­fun­dir y pu­bli­car in­for­ma­ción e ideas, lo cual es im­pres­cin­di­ble no so­la­men­te co­mo ins­tan­cia esen­cia de au­to­ex­pre­sión y desa­rro­llo in­di­vi­dual, sino co­mo con­di­ción pa­ra ejer­cer ple­na­men­te otros de­re­chos fun­da­men­ta­les, y co­mo ele­men­to de­ter­mi­nan­te de la ca­li­dad de la vi­da de­mo­crá­ti­ca en un país”. Re­gis Ló­pez no en­tien­de na­da del ex­pe­ri­men­to presidenci­al y por ig­no­ran­te ha cau­sa­do un enor­me da­ño a las li­ber­ta­des. El Pre­si­den­te no ejer­ce su de­re­cho de ré­pli­ca, por­que no re­fu­ta con da­tos; ejer­ce el ata­que con pre­me­di­ta­ción, ale­vo­sía, ven­ta­ja e im­pu­ni­dad. El juez re­du­jo su po­si­ción al seg­men­to don­de se si­mu­la una con­fe­ren­cia de pren­sa, pe­ro la ma­ña­ne­ra es mu­cho más que eso. La Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca la de­fi­nió al arran­car el go­bierno co­mo “com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca”, cu­yo for­ma­to in­clu­ye un men­sa­je presidenci­al, ac­tos de go­bierno –in­clu­so in­ter­na­cio­na­les–, sir­ve pa­ra di­fu­sión de pro­gra­mas, pro­pa­gan­da, ofi­cia­lía de par­tes, y res­pues­tas a pre­gun­tas de pe­rio­dis­tas, ac­ti­vis­tas y pa­le­ros, así co­mo pa­ra ser­mo­near y di­fa­mar.

La res­pues­ta del juez omi­te todas esas ca­rac­te­rís­ti­cas y des­co­no­ce que la fi­gu­ra presidenci­al im­pli­ca una con­cen­tra­ción de po­der po­lí­ti­co al ser Ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral. Por ello sus ex­pre­sio­nes no son per­so­na­les, sino re­fle­jan al Es­ta­do Me­xi­cano. La co­ne­xión en­tre sus apre­cia­cio­nes y sus se­gui­do­res es­tá do­cu­men­ta­da, y ca­da de­nues­to, in­fa­mia y agre­sión, de­to­na lin­cha­mien­tos ci­vi­les que, en al­gu­nos mo­men­tos, han es­ta­do a punto de con­ver­tir­se en agre­sio­nes fí­si­cas en las ca­lles. Las pa­la­bras del Pre­si­den­te de­ben que ser vis­tas en el con­tex­to na­cio­nal, al ser Mé­xi­co uno de los paí­ses más pe­li­gro­sos del mun­do pa­ra ejer­cer la li­ber­tad de ex­pre­sión, de­fen­di­da pri­ma­ria­men­te por pe­rio­dis­tas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, prin­ci­pa­les des­ti­na­ta­rios de los exa­brup­tos vio­len­tos y sis­te­má­ti­cos de Ló­pez Obra­dor. A los al­tos ries­gos pa­ra ejer­cer la li­ber­tad de ex­pre­sión, la pa­la­bra del Pre­si­den­te abo­na en la in­cer­ti­dum­bre pa­ra man­te­ner ese de­re­cho. El Es­ta­do de­be cum­plir con su obli­ga­ción con­ven­cio­nal de ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión y el de­re­cho al ho­nor de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, co­mo los es­ta­ble­ce y pro­te­ge la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na y la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, que Mé­xi­co sus­cri­bió y ra­ti­fi­có. Re­gis Ló­pez omi­tió los an­te­ce­den­tes y la ju­ris­pru­den­cia en la ma­te­ria, es­ta­ble­ci­da en el Ca­so Ki­mel vs. Ar­gen­ti­na, fun­da­men­tal pa­ra es­te ti­po de que­re­llas.

Ese li­ti­gio co­men­zó en no­viem­bre de 1989, cuan­do Eduar­do Ki­mel, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, pu­bli­có su li­bro “La ma­sa­cre de San Pa­tri­cio”, que ana­li­za­ba el ase­si­na­to de cin­co re­li­gio­sos du­ran­te la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na en 1976, y cri­ti­ca­ba la ac­tua­ción de las au­to­ri­da­des, en par­ti­cu­lar la de un juez, que lo de­man­dó por ca­lum­nia y por lo cual lo sen­ten­cia­ron a un año de prisión y mul­ta. Ki­mel im­pug­nó la sen­ten­cia, y al fi­nal ga­nó, tras un jui­cio don­de las par­tes pre­sen­ta­ron ale­ga­tos en los que sub­ya­cía un con­flic­to en­tre el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión en te­mas de in­te­rés pú­bli­co y la pro­tec­ción de la hon­ra de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

La re­so­lu­ción se­ña­ló que era ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio de am­bos, sub­ra­yan­do que la pre­va­len­cia de­pen­de­ría de la pon­de­ra­ción que se hi­cie­ra a tra­vés de un jui­cio de pro­por­cio­na­li­dad. Es de­cir, no to­dos, de­pen­dien­do su res­pon­sa­bi­li­dad, son igua­les, vis­to en for­ma aris­to­té­li­ca. Así lo de­jó sen­ta­do:

“Res­pec­to al con­te­ni­do de la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión, la Cor­te ha se­ña­la­do que quie­nes es­tán ba­jo la pro­tec­ción de la Con­ven­ción tie­nen el de­re­cho de bus­car, re­ci­bir y di­fun­dir ideas e in­for­ma­cio­nes de to­da ín­do­le, así co­mo tam­bién el de re­ci­bir y co­no­cer las in­for­ma­cio­nes e ideas di­fun­di­das por los de­más. Es por ello que la li­ber­tad de ex­pre­sión tie­ne una di­men­sión in­di­vi­dual y una di­men­sión so­cial. Es­ta re­quie­re, por un la­do, que na­die sea ar­bi­tra­ria­men­te me­nos­ca­ba­do o im­pe­di­do de ma­ni­fes­tar su pro­pio pen­sa­mien­to y re­pre­sen­ta, por tan­to, un de­re­cho de ca­da in­di­vi­duo; pe­ro im­pli­ca tam­bién un de­re­cho co­lec­ti­vo a re­ci­bir cual­quier in­for­ma­ción y a co­no­cer la ex­pre­sión del pen­sa­mien­to ajeno. “Sin em­bar­go, la li­ber­tad de ex­pre­sión no es un de­re­cho ab­so­lu­to. El ar­tícu­lo 13.2 de la Con­ven­ción, que prohí­be la cen­su­ra pre­via, tam­bién pre­vé la posibilida­d de exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des ul­te­rio­res por el ejer­ci­cio abu­si­vo de es­te de­re­cho. Es­tas res­tric­cio­nes tie­nen ca­rác­ter ex­cep­cio­nal, y no de­ben li­mi­tar más allá de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, el pleno ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión y con­ver­tir­se en un me­ca­nis­mo di­rec­to o in­di­rec­to de cen­su­ra pre­via.

“Por su par­te, el ar­tícu­lo 11 de la Con­ven­ción es­ta­ble­ce que to­da per­so­na tie­ne de­re­cho al res­pe­to de su hon­ra y al re­co­no­ci­mien­to de su dig­ni­dad. Es­to im­pli­ca lí­mi­tes a las in­je­ren­cias de los par­ti­cu­la­res y del Es­ta­do. Por ello, es le­gí­ti­mo que quien se con­si­de­re afec­ta­do en su ho­nor re­cu­rra a los me­dios ju­di­cia­les que el Es­ta­do dis­pon­ga pa­ra su pro­tec­ción”. La Cor­te ar­gen­ti­na de­ter­mi­nó que se ha­bía vio­la­do el prin­ci­pio de la pro­por­cio­na­li­dad, afectando los de­re­chos de Ki­mel y dic­tó una sen­ten­cia de fon­do, re­pa­ra­cio­nes y cos­tas, que el Es­ta­do ar­gen­tino cum­plió. La di­men­sión de es­te ca­so y la ju­ris­pru­den­cia que tu­vo a la mano el juez Re­gis Ló­pez, mues­tra en to­da su mag­ni­tud las li­mi­ta­cio­nes, de­li­be­ra­das o no, en su fa­llo con­tra An­ci­ra y lo más tras­cen­den­te, su im­pac­to con­tra las li­ber­ta­des en Mé­xi­co, au­to­ri­zan­do de esa for­ma que el Pre­si­den­te, todas las ma­ña­nas, pue­da se­guir di­fa­man­do.

El juez opi­nó so­bre el mo­men­to cuan­do se si­mu­la in­for­mar, pe­ro la ma­ña­ne­ra es mu­cho más que eso

Sir­ve pa­ra di­fu­sión de pro­gra­mas, pro­pa­gan­da, pe­ro igual pa­ra ser­mo­near y di­fa­mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.