En el re­torno de Ana­ya

El Financiero - - NACIONAL POLÍTICA Y SOCIEDAD - Salvador Ca­ma­re­na Opi­ne us­ted: nacional@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx @sal­ca­ma­re­na

El fin de año de Ri­car­do Ana­ya va a es­tar mo­vi­di­to. El ex­can­di­da­to pre­si­den­cial ha pro­me­ti­do que du­ran­te las si­guien­tes do­ce se­ma­nas pu­bli­ca­rá sen­dos vi­deos re­la­ti­vos a los ca­pí­tu­los de un li­bro que pro­po­ne co­mo ru­ta de ac­ción “fren­te al desas­tre” que es el go­bierno de An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor. No­ti­cia re­le­van­te, pues, no só­lo la reapa­ri­ción del que­re­tano ocu­rri­da es­te lu­nes con su anun­cio de re­in­cor­po­ra­ción a la po­lí­ti­ca ac­ti­va, sino su pro­pó­si­to de dar a co­no­cer un ma­nual pa­ra de­rro­tar a AMLO en 2021 y 2024.

En el re­torno de Ana­ya ca­be ha­cer al­gu­nos apuntes del aún jo­ven cua­dro que la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na re­cu­pe­ra. So­bre todo por­que uno su­po­ne, sin nin­gu­na cer­ti­dum­bre, que se lo ha pen­sa­do muy bien, que sa­be –co­mo ade­lan­ta en el vi­deo de su anun­cio– que le cae­rán a pa­los con vie­jas o nue­vas acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, y que el mo­vi­mien­to que go­bier­na (es un de­cir) a Mé­xi­co no se to­ma­rá na­da bien su re­gre­so. En­ton­ces, el pri­mer apun­te es una in­te­rro­gan­te: ¿Ten­drá el li­bro de Ana­ya un ca­pí­tu­lo, que bien po­dría ser el pró­lo­go, ti­tu­la­do al­go así co­mo “Mis erro­res”? En el vi­deo da­do a co­no­cer es­te lu­nes, Ri­car­do Ana­ya ca­li­fi­ca a la de­rro­ta del 2018 co­mo un tra­go amar­go y re­co­no­ce que ha pen­sa­do en los “mu­chos erro­res” co­me­ti­dos en la cam­pa­ña. Por­que en su afán elec­to­ral, Ana­ya di­vi­dió al PAN, mar­gi­nó a cua­dros, se que­dó con todo el pas­tel, y ar­mó una cam­pa­ña que nun­ca pren­dió en la que ter­mi­nó más pe­lea­do con Mea­de que con el can­di­da­to que era su an­tí­te­sis. En Mé­xi­co no abun­dan las cró­ni­cas de cam­pa­ña. En un país que ca­da tres años tie­ne la “elec­ción más gran­de de la his­to­ria”, son muy po­cos los li­bros que arro­jan luz so­bre ta­les pro­ce­sos. Ana­ya po­dría apor­tar un en­sa­yo so­bre sus erro­res, es de­cir sus apren­di­za­jes. Tal do­cu­men­to no tie­ne que ser un sui­ci­dio ni una con­fe­sión de par­te. Pe­ro po­dría do­cu­men­tar el al­can­ce real de la re­fle­xión que ha he­cho en es­tos dos años so­bre los fac­to­res per­so­na­les que le im­pi­die­ron, no di­go que ga­nar­le a AMLO, sino ser un ri­val de pe­so. Y es que va a ne­ce­si­tar una ar­gu­men­ta­ción de tal es­ti­lo si Ana­ya pre­ten­de re­unir de nue­vo apo­yos.

Por­que ser in­te­li­gen­te, ya lo de­mos­tró él mis­mo, no bas­ta; me­nos cuan­do esa ca­pa­ci­dad pue­de pa­re­cer una so­ber­bia que le im­po­si­bi­li­ta a con­si­de­rar los pun­tos de vis­ta de los otros.

Ga­nar po­si­cio­nes y es­ca­lar con ra­pi­dez es bueno. Él tu­vo un as­cen­so me­teó­ri­co des­ta­ca­ble. Pe­ro tam­bién le hu­bie­ra ayu­da­do, por ejem­plo, pro­bar­se co­mo un buen ne­go­cia­dor po­lí­ti­co, que en tal as­cen­so no de­ja­ra tan­tos ca­dá­ve­res, que mul­ti­pli­ca­ra alia­dos an­tes que re­sen­ti­mien­tos.

¿Cuál es el ba­lan­ce que ha­ce hoy del da­ño que le pu­do ha­ber cau­sa­do a Ac­ción Nacional? ¿Qué deu­da, o dis­cul­pa, tie­ne pa­ra con ese PAN que aho­ra no le­van­ta ca­be­za?

Y, más im­por­tan­te se­gún yo, qué mea cul­pa ha­ce del sis­te­ma del que él fue pro­ta­go­nis­ta y que a la pos­tre re­sul­tó abru­ma­do­ra­men­te re­cha­za­do en las ur­nas; por qué no vio la pro­fun­di­dad de los re­cla­mos de un elec­to­ra­do por la co­rrup­ción pria­nis­ta, por las enor­mes deu­das en de­sigual­dad e im­pu­ni­dad del an­te­rior mo­de­lo. En po­cas pa­la­bras, qué ti­po de rup­tu­ra de­bió ha­ber pro­pues­to en 2018 pa­ra los si­guien­tes seis años.

Ana­ya di­ce en su vi­deo que fren­te a An­drés Manuel hay que “de­mos­trar que no­so­tros lo po­de­mos ha­cer me­jor”.

Qui­zá el ini­cio de tal co­sa sea em­pe­zar por los erro­res, por de­mos­trar que a di­fe­ren­cia de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, que di­ce que ya cum­plió con 95 de sus 100 com­pro­mi­sos, aque­llos que bus­can ser vis­tos co­mo al­ter­na­ti­va sí tie­nen lu­gar pa­ra la au­to­crí­ti­ca, pa­ra una re­fle­xión ho­nes­ta que per­mi­ta pre­sen­tar­se con la ca­ra la­va­da a la ho­ra de pe­dir la opor­tu­ni­dad de co­men­zar de nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.