Fran­qui­cias, sin cam­bio en la nue­va ley

El Financiero - - OPINIÓN - Mau­ri­cio Ja­li­fe @Mau­ri­cioJa­li­fe

Uno de los te­mas que la­men­ta­ble­men­te que­da­ron in­to­ca­dos en la nue­va Ley Fe­de­ral de Pro­tec­ción a la Pro­pie­dad In­dus­trial, es el ré­gi­men de fran­qui­cias. Des­de la “gran re­for­ma” del 2006, la fi­gu­ra se man­tie­ne sin cam­bios, a pe­sar de su in­ten­sa uti­li­za­ción en nues­tro país. De he­cho, se es­pe­ra­ba que si­guien­do una iniciativa que fue con­ge­la­da ha­ce años, se pu­die­ra to­mar la de­ci­sión de man­dar el ca­pí­tu­lo com­ple­to del con­tra­to de fran­qui­cia al Có­di­go de Co­mer­cio, que sin du­da es un “am­bien­te” más acor­de a la na­tu­ra­le­za de es­ta cla­se de ne­go­cios ju­rí­di­cos. Al­gu­nas de las no­ve­da­des en la ley se­rán de de­man­da cons­tan­te en el cam­po de las fran­qui­cias. La pri­me­ra es la pro­tec­ción de la ima­gen co­mer­cial que, al ser un ele­men­to co­mún de los es­ta­ble­ci­mien­tos de la red, sue­le se­guir sien­do uti­li­za­da in­de­bi­da­men­te al tér­mino del con­tra­to. La otra fi­gu­ra que tie­ne gran víncu­lo con es­ta cla­se de mo­de­lo de ne­go­cio es la de se­cre­tos in­dus­tria­les, que ya son tra­ta­dos co­mo in­frac­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Sin em­bar­go, lo que en for­ma di­rec­ta se pu­do ha­ber me­jo­ra­do en torno al con­tra­to de fran­qui­cia no fue si­quie­ra dis­cu­ti­do, es­to es, se re­pli­có el tex­to de la ley an­te­rior. Ha­brá quien con­si­de­re que, en es­ta cla­se de sec­to­res, la me­nor in­ter­ven­ción po­si­ble de las au­to­ri­da­des be­ne­fi­cia el cre­ci­mien­to de la in­dus­tria, por lo que es sano no re­gu­lar. Des­afor­tu­na­da­men­te, la his­to­ria de la fi­gu­ra en nues­tro país de­mues­tra lo con­tra­rio.

Aun con fallas evi­den­tes, la re­for­ma de 2006, que tu­vo por ob­je­to crear una ba­se mí­ni­ma de pro­tec­ción al fran­qui­cia­ta­rio, per­mi­tió sa­near al­gu­nas de las prác­ti­cas más vi­cia­das en el ne­go­cio, es­pe­cial­men­te las que in­de­bi­da­men­te for­za­ban al com­pra­dor a fir­mar el con­tra­to sin te­ner tiem­po pa­ra ana­li­zar las con­se­cuen­cias que la de­ci­sión aca­rrea­ba. Ade­más, ha­ber de­fi­ni­do la lis­ta pun­tual de in­for­ma­ción pre­via a tras­la­dar al fran­qui­cia­ta­rio, co­no­ci­da co­mo “cir­cu­lar de ofer­ta de fran­qui­cia”, in­cre­men­tó sen­si­ble­men­te la se­gu­ri­dad en la transac­ción evi­tan­do la pro­mo­ción de “pro­me­sas irrea­li­za­bles”.

Con la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da de los úl­ti­mos 15 años, e in­clu­si­ve de la que he­mos ob­te­ni­do de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria de es­te 2020, eran múl­ti­ples los ajus­tes que po­drían ha­ber­se rea­li­za­do al con­tra­to de fran­qui­cia, a fin de tras­la­dar sus be­ne­fi­cios a los mi­les de em­pren­de­do­res que han ele­gi­do es­te ti­po de mo­de­lo pa­ra al­can­zar su in­de­pen­den­cia la­bo­ral y fi­nan­cie­ra.

En­tre las me­jo­ras que pu­die­ron ha­ber­se im­ple­men­ta­do se en­cuen­tran las di­ri­gi­das a or­de­nar las zo­nas de ope­ra­ción de las uni­da­des fran­qui­cia­das, cu­yos ren­di­mien­tos sue­len ver­se li­mi­ta­dos por la pre­sen­cia de com­pe­ti­do­res con la mis­ma mar­ca. Otro pun­to de cons­tan­te con­flic­to es el re­la­ti­vo a la vi­gen­cia de los con­tra­tos, que co­mo en otros paí­ses, su pu­do re­sol­ver con re­glas muy sim­ples. En la par­te del fran­qui­cian­te, tam­bién, ha­cían fal­ta soluciones le­gis­la­ti­vas que ha­brían abo­na­do a la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra im­pul­sar la ex­pan­sión de los ne­go­cios. El más im­por­tan­te, el re­co­no­ci­mien­to de la va­li­dez de las cláu­su­las de no com­pe­ten­cia, cuan­do se su­je­tan a tiem­pos y al­can­ces te­rri­to­ria­les ra­zo­na­bles. Se ol­vi­da que, cuan­do una fran­qui­cia fun­cio­na, la mar­ca se ro­bus­te­ce crean­do em­pleos y lle­van­do ser­vi­cios no­ve­do­sos a zo­nas del país a las que por sí mis­mas las mar­cas no lo­gran ac­ce­der. La ma­yor omi­sión, nos pa­re­ce, ra­di­ca en no ha­ber in­clui­do la obli­ga­ción de las par­tes de ob­ser­var un pro­ce­di­mien­to de me­dia­ción pre­vio a cual­quier li­ti­gio. Los me­dios al­ter­na­ti­vos de so­lu­ción de con­tro­ver­sias es­tán ha­cien­do la di­fe­ren­cia en di­ver­sas áreas del de­re­cho en las que los te­dio­sos y ca­ros jui­cios tie­nen efec­tos no­ci­vos en el con­jun­to de las re­la­cio­nes re­gu­la­das. El con­tra­to de fran­qui­cia es un can­di­da­to óp­ti­mo pa­ra es­ta cla­se de al­ter­na­ti­vas. Se­rá pa­ra la otra.

...cuan­do una fran­qui­cia fun­cio­na, la mar­ca se ro­bus­te­ce crean­do em­pleos y lle­van­do ser­vi­cios no­ve­do­sos a zo­nas del país don­de por sí mis­mas las mar­cas no lo­gran ac­ce­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.