El Bid, Cla­ver-Ca­ro­ne y Mé­xi­co

El Financiero - - ECONOMÍA - Jac­ques Ro­go­zins­ki Opi­ne us­ted: ro­go­zins­ki@mi­tosy­men­ta­das.com

Co­mo nun­ca en la his­to­ria del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) la re­cien­te elec­ción pa­ra pre­si­den­te tu­vo una inusi­ta­da co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca. El mar­ca­do in­te­rés se de­bió a la can­di­da­tu­ra del nor­te­ame­ri­cano Mau­ri­cio Cla­ve­rCa­ro­ne, que rom­pió con la re­gla no es­cri­ta que un la­ti­noa­me­ri­cano pre­si­da es­te or­ga­nis­mo. La na­rra­ti­va que acom­pa­ñó la elec­ción es que Trump bus­ca­ba po­si­cio­nar un ma­yor li­de­raz­go en la re­gión, in­vo­can­do los fan­tas­mas de la Doc­tri­na Mon­roe. En es­ta oca­sión, me te­mo que las ra­zo­nes son mu­cho más mun­da­nas. En gran me­di­da es­ta si­tua­ción se de­bió a una fal­ta de cul­tu­ra de ins­ti­tu­cio­na­li­dad en nues­tra re­gión y del pro­pio BID.

Co­mo men­cio­né en un ar­tícu­lo an­te­rior,

Trump, Luis Al­ber­to Mo­reno y el BID,

va­rios ejem­plos mues­tran que no se han res­pe­ta­do las re­glas en el ban­co, de­bi­li­tan­do su ins­ti­tu­cio­na­li­dad. En es­ta columna, qui­sie­ra agre­gar otro ejem­plo. En el año 2005 la Asam­blea de Go­ber­na­do­res del BID ra­ti­fi­co la ne­ce­si­dad de li­mi­tar el man­da­to de sus pre­si­den­tes a dos pe­río­dos con­se­cu­ti­vos (10 años). Tex­tual­men­te di­ce: “…

La Asam­blea de Go­ber­na­do­res apro­bó las re­co­men­da­cio­nes del Gru­po de Tra­ba­jo. En con­se­cuen­cia, se con­sig­na la in­ten­ción de la Asam­blea de li­mi­tar a un pe­río­do adi­cio­nal el nú­me­ro de pe­río­dos con­se­cu­ti­vos que po­drá cum­plir el Pre­si­den­te”.

Sin em­bar­go, en el año 2015, no se res­pe­tó es­te acuer­do. El Ex pre­si­den­te San­tos de Co­lom­bia, apo­yo una ter­ce­ra elec­ción de Mo­reno. En el ca­so de Mé­xi­co, San­tos pi­dió per­so­nal­men­te al en­ton­ces pre­si­den­te Pe­ña Nie­to que no pos­tu­la­ra un can­di­da­to me­xi­cano y que apo­ya­ra la can­di­da­tu­ra de Mo­reno. Fue así co­mo ter­mi­nó sien­do el úni­co can­di­da­to. Con­tra­rio a lo que opi­nan mu­chos ana­lis­tas, el BID no ha si­do prioridad pa­ra la Ca­sa Blan­ca en nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción, in­clu­yen­do la ac­tual. Lo más pro­ba­ble es que Trump ni se­pa lo que ha­ce el BID. En los EUA los te­mas del BID siem­pre han si­do li­de­ra­dos por la Se­cre­ta­ría del Te­so­ro (ST) en ni­ve­les de sub­se­cre­ta­ría pa­ra aba­jo. Es co­no­ci­do que los fun­cio­na­rios de la ST es­ta­ban mo­les­tos con Mo­reno por no res­pe­tar los ca­na­les de coor­di­na­ción téc­ni­cos y el acuer­do del 2005. Eu­ge­nio Díaz Bo­ni­lla, ex­di­rec­tor por Ar­gen­ti­na en el BID, men­cio­na que Mo­reno ca­na­li­zó los es­fuer­zos de coor­di­na­ción con EUA di­rec­ta­men­te con la Ca­sa Blan­ca (con­vir­tién­do­lo en un asun­to po­lí­ti­co por sus re­la­cio­nes per­so­na­les) y no a tra­vés de la ST co­mo co­rres­pon­de­ría. Ade­más, re­cha­zó en dos oca­sio­nes la can­di­da­tu­ra de Cla­ve­rCa­ro­ne (pre­sen­ta­da por la ST) pa­ra la vi­ce­pre­si­den­cia eje­cu­ti­va. Es­to, más la au­sen­cia de can­di­da­tos (al 15 de ju­nio ha­bía un so­lo can­di­da­to, Gus­ta­vo Bé­liz de Ar­gen­ti­na) pa­ra la elec­ción del 2020, in­flu­ye­ron pa­ra que la ST pre­sen­ta­rá a Cla­ver-Ca­ro­ne. La re­cien­te elec­ción (sep­tiem­bre 2020) era una gran opor­tu­ni­dad pa­ra reactivar el li­de­raz­go de Mé­xi­co en la re­gión. A prin­ci­pios de es­te año, se men­cio­na­ron a pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas co­mo San­tia­go Levy y Ale­jan­dro Wer­ner co­mo po­ten­cia­les can­di­da­tos, con­tan­do in­clu­si­ve con el res­pal­do de Es­ta­dos Uni­dos. En el ca­so de San­tia­go Levy, se co­no­ce que AMLO lo con­si­de­ró pa­ra ser se­cre­ta­rio de Ha­cien­da. No es cla­ro por qué Mé­xi­co des­de ha­ce más de 10 años ha op­ta­do por te­ner un rol pa­si­vo en el BID, per­dien­do una vi­ce­pre­si­den­cia y pues­tos en la al­ta ad­mi­nis­tra­ción que, por el ta­ma­ño de su eco­no­mía y su par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria, le co­rres­pon­de.

Uno de los gran­des re­tos del BID es la fal­ta de ins­ti­tu­cio­na­li­dad y de re­glas cla­ras. En los úl­ti­mos 15 años no se ha avan­za­do en es­tos te­mas, por el con­tra­rio, ha ha­bi­do un cla­ro re­tro­ce­so. Es­to ha fa­ci­li­ta­do la crea­ción de re­glas a mo­do y de dar­le la vuel­ta a las re­glas formales. Pa­ra cons­truir con­fian­za, for­ta­le­cer la ges­tión o im­pul­sar cual­quier ti­po de trans­for­ma­ción se de­be par­tir des­de el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y la go­ber­nan­za, aca­ban­do con las re­glas no es­cri­tas, am­bi­guas o dua­les. Es­ta nue­va ad­mi­nis­tra­ción en­fren­ta un in­men­so re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.