Cu­le­bro­nes

El Financiero - - OPINIÓN - Fer­nan­do Cu­riel Opi­ne us­ted: opi­nion@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

UPa­ra An­to­nio y Ka­zu­mi

El vo­ca­blo “cu­le­brón” se pu­so de mo­da pa­ra ca­li­fi­car a la te­le­no­ve­la, má­xi­mo es­fuer­zo in­te­lec­tual, has­ta la fe­cha, de la te­le­vi­sión mer­can­til me­xi­ca­na (en ma­nos, por dé­ca­das, de Te­le­sis­te­ma Me­xi­cano des­pués Te­le­vi­sa, y hoy por hoy com­par­ti­do, aun­que a ni­vel ín­fi­mo, por Te­le­vi­sión Az­te­ca). Con tal éxi­to de au­dien­cia que am­bas em­pre­sas “re­ca­lien­tan” con de­nue­do el pro­duc­to.

Soy de la opi­nión de que el tér­mino pue­de di­la­tar­se a no po­cos epi­so­dios de nues­tra vi­da pú­bli­ca, te­le­no­ve­las reales. Tal es el ca­so, por ejem­plo, de la cam­pa­ña con­tra las adic­cio­nes que sa­tu­ra los es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios gu­ber­na­men­ta­les.

¿Quién los ur­de, qué por­ten­to­sas plu­mas los escriben? Jó­ve­nes, adul­tos, vo­mi­tan co­mo si na­da sus vi­das des­he­chas, al tiem­po que nos pro­pi­nan la lis­ta de sus pre­di­lec­cio­nes: “ta­chas”, “mo­nas”, “pie­dra”, “cris­tal”, al­cohol y de­más yer­bas co­mo se de­cía en los 60 en sus­ti­tu­ción del tér­mino et­cé­te­ra.

Cla­ra que­da la es­tra­te­gia: hi­per­rea­lis­mo ram­plón, tre­men­dis­mo de pa­co­ti­lla, anec­do­ta­rio de desas­tres que a na­da con­du­cen sal­vo a la ex­po­si­ción bru­tal de su (me­lo)dra­ma.

Un cha­vo que ma­ta a su pro­vee­dor de dro­ga; otro que con­si­de­ra inú­til cual­quier in­ten­to de sa­car­lo del ho­yo del con­su­mo; una ado­les­cen­te que de­ta­lla, se ufa­na, de có­mo la dro­ga le des­cal­si­fi­có los hue­sos…

Otra que nos ha­ce sa­ber su de­seo com­pul­si­vo de mo­rir; un hom­bre, que al con­tar có­mo la “co­ca” aca­bó con una exis­ten­cia pro­duc­ti­va, en or­den, se per­mi­te la hu­mo­ra­da de re­co­no­cer que “has­ta el pe­rro se fue”.

Pe­ro, per­la, es­tá el ca­so de un ex­po­licía tor­tu­ra­dor, que apro­ve­cha el anun­cio pa­ra re­co­no­cer­se uno de los Hal­co­nes que hi­cie­ron de las su­yas aquel opro­bio­so Jue­ves de Cor­pus de 1971, que el en­ton­ces pre­si­den­te Eche­ve­rría ju­ró y per­ju­ró in­ves­ti­gar a fon­do.

¡Ah, esos tiem­pos en que Car­los Fuen­tes, mi to­ca­yo Be­ní­tez, nos arrin­co­na­ban con la dis­yun­ti­va “Eche­ve­rría o el fas­cis­mo”, y Oc­ta­vio Paz pro­pa­ga­ba que don Luis le de­vol­vía “la trans­pa­ren­cia a las pa­la­bras”!

Tiem­pos, la ver­dad, inocen­tes, si los com­pa­ra­mos, con el aga­rrón que se traen AMLO y los in­te­lec­tua­les fir­man­tes de car­tas pú­bli­cas, in­vi­tan­do a un fren­te opo­si­tor que equi­li­bre los po­de­res y a po­ner un al­to a reite­ras des­ca­li­fi­ca­cio­nes, e in­vi­ta­dos, a su vez, por un co­ri­feo ofi­cial, o a re­ti­rar­se a su es­qui­na, o a sa­lir del país. Des­ple­ga­dos a los que ya les sa­lió la con­tra­par­te.

Pe­ro re­gre­so al cu­le­brón de la cam­pa­ña “En el mun­do de las dro­gas no hay fi­nal fe­liz”.

¿Qué se pre­ten­de, qué se bus­ca? A to­das lu­ces na­da. Só­lo el re­go­deo de un gé­ne­ro de la cul­tu­ra de ma­sas que ha pro­ba­do su efi­ca­cia emo­cio­nal pri­mi­ti­va.

Bas­ta de­te­ner­se, cuan­do se co­lum­bra por ahí, en la ex­po­si­ción de las cau­sas de la adic­ción arra­sa­do­ra. Por ejem­plo, una voz sa­li­da de quien sa­be dón­de, y con qué au­to­ri­dad téc­ni­ca, ape­la al es­pan­to al con­tar­nos que mu­chos ni­ños son vio­la­dos por sus pa­dres, trau­ma­tis­mo que no se su­pera (y que, de­ri­vo, con­du­ce en de­re­chu­ra, al pri­mer nar­co­ven­de­dor a la vis­ta).

Se adu­cen, asi­mis­mo, vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, o au­sen­cia del pa­dre (lo que me re­cuer­da aque­llo de que so­mos fru­to de “po­co pa­dre, mu­cha ma­dre y un ti­ti­pu­chal de her­ma­nos”). De acuer­do, mal am­bien­te, carencias, vi­da de la fre­ga­da de los adic­tos pin­ta­da con tra­zos ne­gro te­le­no­ve­la. Pe­ro, ¿y?

A la vis­ta sal­ta el ex­clu­si­vo pro­pó­si­to No­ta Ro­ja, de­par­ta­men­to adic­cio­nes, de la cam­pa­ña. Y na­da más.

¿Pre­ven­ción? ¿Po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ha­cer fren­te en su con­jun­to a un com­por­ta­mien­to na­ci­do de in­fi­ni­dad de cau­sas per­so­na­les y fa­mi­lia­res y so­cia­les, la au­sen­cia jus­ta­men­te de for­mas pre­ven­ti­vas y orien­ta­do­ras, el cre­cien­te ne­go­cio de la dro­ga y su no­ve­dad ma­lé­fi­ca del fen­ta­ni­lo, el fá­cil ac­ce­so al al­cohol? Ce­ro.

Dos.

Tres.

no.

Cua­tro.

Cin­co.

Seis.

Sie­te.

Ocho.

Nue­ve.

Diez.

On­ce.

Do­ce.

Tre­ce.

Ca­tor­ce.

Quin­ce.

Tan cam­pan­tes co­mo Johnny Wal­ker que­dan las au­to­ri­da­des de sa­lud, los ór­ga­nos des­con­cen­tra­dos en­car­ga­dos de una en­fer­me­dad que lo es so­cial, y los ta­len­tu­dos pu­bli­cis­tas que, su­pon­go, co­bran a pre­cio de oro sus por­ten­tos.

Die­ci­séis.

Mien­tras tan­to cre­ce ba­jo el agua la an­sie­dad, el es­trés, la in­ci­den­cia sui­ci­da ju­ve­nil, re­sul­tan­tes de un con­fi­na­mien­to tan fal­to de es­tra­te­gia co­mo ex­ce­si­vo (adic­to) de au­to apo­lo­gé­ti­ca (no me ne­ga­rá us­ted que el se­rial Ló­pez-Ga­tell no fri­sa, más de un ca­pí­tu­lo, en el cu­le­brón).

Die­ci­sie­te.

No ca­be du­da que se re­sien­te, en es­ta pan­de­mia vi­ral a la que se su­man otras de di­ver­sa es­pe­cie, aun­que tam­bién le­ta­les, la au­sen­cia de fi­gu­ras de la ta­lla del ami­go Eu­la­lio Fe­rrer, él sí pu­bli­cis­ta de ce­pa.

Die­cio­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.