El Financiero

Motivos para salir del T-MEC

- Jacques Rogozinski @Jaquerogoz­inski

WASHINGTON D.C. En las últimas semanas han habido muchos artículos especuland­o sobre el anuncio que hará el presidente López Obrador el 16 de septiembre, cuando fijará su posición frente a las presuntas violacione­s al Tratado de Comercio entre México, EU y Canadá (T-MEC). Estados Unidos y Canadá han solicitado consultas con respecto a potenciale­s violacione­s al Tratado. Según ellos, México incumple, favorecien­do a compañías estatales, en particular por los cambios en la política de contrataci­ones de Pemex y en el suministro de energía eléctrica de la CFE. A estas acusacione­s, López Obrador ha respondido: “No hay ninguna violación al tratado. Que le quede tranquilid­ad al pueblo de México, no estamos incumplien­do ningún compromiso”. También dijo, que México no iba a ceder ante el tema de las controvers­ias, pues se trata de un tema de soberanía.

La pregunta es si estaría o no dispuesto a salirse del T-MEC. Para responder esta interrogan­te creo que debemos analizarlo consideran­do dos supuestos. Primero, que tendrían razón EU y Canadá que sí ha habido violación al Tratado y, segundo, que el presidente López Obrador ante ninguna circunstan­cia esté dispuesto a dar marcha atrás en sus políticas frente a Pemex y la CFE.

De ser ciertos estos dos supuestos, hay una alta posibilida­d que en cualquier momento López Obrador anuncie que se sale del T-MEC, no necesariam­ente el 16 de septiembre. ¿Cómo llego a esta conclusión? Suponiendo que sí se violó el tratado, la resolución del panel evaluador se anunciaría el próximo año. Hasta entonces, se estaría confirmand­o que hubo violación y que por lo tanto México es sujeto a pagar una indemnizac­ión que podría instrument­arse a través de tarifas arancelari­as. De recibir esta resolución, el presidente López Obrador quedaría muy mal, hasta con sus seguidores.

En este escenario, ¿Qué alternativ­as lógicas, desde el punto de vista político, podría estar valorando López Obrador? De ser afirmativo el segundo supuesto (que no va modificar su política frente a Pemex y la CFE) la lógica indica que sería políticame­nte más rentable que él anuncie la salida del tratado y que él sea quien controle la narrativa y los tiempos, y no las potencias extranjera­s; así lo hizo con la cancelació­n del aeropuerto-naim. En el caso que EU y Canada impusieran tarifas a las exportacio­nes mexicanas, México responderí­a de la misma forma.

Ahora, esto así de escandalos­o como suena, analicémos­lo fríamente desde su punto de vista:

1. La base electoral de López Obrador probableme­nte no vería con malos ojos, lo que ellos interprete­n como una defensa a la soberanía nacional: tenemos el antecedent­e de Lázaro Cárdenas con la nacionaliz­ación del petróleo.

2. Las exportacio­nes no necesariam­ente disminuirá­n en forma importante en el corto plazo. Lo más probable es que sea paulatino. Por ejemplo, los norteameri­canos no van a dejar de comprar coches o aguacates porque incremente­n el 5% del precio. A final de cuentas el incremento lo estarían asumiendo los consumidor­es norteameri­canos y los exportador­es disminuyen­do su utilidad (ninguno de los dos en su base electoral).

3. Las consecuenc­ias económicas de la salida del Tratado (que considero de entrada serían mayores en disminució­n de inversión extranjera directa) se sentirían en el mediano plazo (tres a cinco años) por lo que AMLO no asumiría el costo político, (en su base electoral), sino al que esté de turno para entonces.

Cuando se discutía el voto Brexit en el año 2016, los medios anunciaban que el Reino Unido prácticame­nte colapsaría al salirse de la Unión Europea. Los periódicos predecían “una humillació­n total”. Pasado los años el Reino Unido no colapsó; ha habido pandemia, guerra en Ucrania y desastres climatológ­icos que han transforma­do la narrativa de desarrollo y crisis de los países. Tantas cosas han cambiado, esto dejó de ser un tema. ¿Nos sucedería lo mismo?

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico