ZAR­PA­ZOS

El Guardián - - POLICIACA - León Zar­pa­ce­ro

No se arries­gue, com­pa

Flo­ta, no se arries­gue, si ya vie­ron que la ca­rre­te­ra es­tá mojada, ya sea por la llu­via o agua­nie­ve, no se la jue­gue, mo­de­re su ve­lo­ci­dad.

Si de por si cuan­do no llue­ve al­gu­nos con­du­cen co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na, ‘ora ima­gí­nen­se cuan­do llue­ve, ¡pa­ti­nan!

El as­fal­to mo­ja­do ha arre­ba­ta­do va­rias vi­das úl­ti­ma­men­te en Saltillo y po­drían ser más en el pró­xi­mo in­vierno, así que vá­ya­se pre­pa­ran­do. Re­vi­se tam­bién las con­di­cio­nes de sus neu­má­ti­cos, si ya es­tán gas­ta­dos, in­vier­tan en unos nue­vos, há­ga­lo por su se­gu­ri­dad y pa­ra sal­var su vi­da y la de su fa­mi­lia.

Prohi­bir nun­ca so­lu­cio­na na­da

La pró­xi­ma se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, Olga Sán­chez Cordero, quien mien­tras ocu­pa el car­go es se­na­do­ra por Mo­re­na, pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra le­ga­li­zar el con­su­mo con fi­nes re­crea­ti­vos de la ma­ri­gua­na. La ini­cia­ti­va tam­bién plan­tea la des­pe­na­li­za­ción, por lo que per­so­nas que se en­cuen­tran pre­sas por­que fue­ron de­te­ni­das fu­man­do ma­ri­gua­na o en po­se­sión de la hier­ba pa­ra con­su­mo per­so­nal, po­drían que­dar en li­ber­tad.

Pe­ro lo más im­por­tan­te, abri­ría con­tri­bui­ría a de­bi­li­tar el ju­go­so ne­go­cio que la de­lin­cuen­cia tie­ne por el trá­fi­co de la ma­ri­gua­na. Por­que to­dos sa­be­mos que la prohi­bi­ción no im­pe­día su con­su­mo, lo que es­tá res­trin­gi­do es más ri­co, y le­jos de evi­tar que la dro­ga lle­ga­ra a los jó­ve­nes, es­tos más la bus­ca­ban. Lo mis­mo pa­sa con la ven­ta de al­cohol y las res­tric­cio­nes que tie­ne su ven­ta noc­tur­na en es­ta ciu­dad, pe­ro esa es ha­ri­na de otro cos­tal.

En lo que si son pe­ras o man­za­nas, ha­brá que ver en qué re­sul­ta to­do es­to de la ini­cia­ti­va, no sea que al go­bierno se sal­ga ma­la la ju­ga­da y los nar­cos de ayer, sean los em­pre­sa­rios de la ma­ri­gua­na le­gal de ma­ña­na.

Más du­das que res­pues­tas

Los me­xi­ca­nos ape­nas nos re­po­nía­mos de las dra­má­ti­cas es­ce­nas de la dipu­tada Car­men Me­del, quien se en­te­ró del ase­si­na­to de su hi­ja en ple­na se­sión de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, cuan­do ho­ras des­pués, Mi­guel Án­gel Yu­nes Li­na­res, go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, anun­ció que el ho­mi­ci­da fue en­con­tra­do muer­to.

El país que­dó he­la­do y no só­lo por el fren­te frío. Sino por­que el go­ber­na­dor del es­ta­do don­de ocu­rrió el cri­men pa­re­cía que da­ba el car­pe­ta­zo al ca­so con el anun­cio de la muer­te del ase­sino, pe­ro le­jos de cal­mar a la so­cie­dad, de­jó mu­chas du­das en el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.