¿En reali­dad son el uno pa­ra el otro en el se­xo?

El Guardián - - ESPECIAL - Ca­ri­ta Cho­rrea­da

De pron­to exis­ten pa­re­jas cu­ya re­la­ción es per­fec­ta, has­ta que se me­ten a la ca­ma. Eso no quie­re de­cir que su ro­man­ce es­tá arrui­na­do, sino que tie­nen que tra­ba­jar en su vi­da se­xual pa­ra me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos y lle­var ese aco­pla­mien­to a la in­ti­mi­dad.

Si quie­res sa­ber si tú y tu pa­re­ja son se­xual­men­te com­pa­ti­bles, che­ca es­tas se­ña­les:

Atrac­ción se­xual po­de­ro­sa:

Es­te es el im­pul­so más pri­mi­ti­vo que los unió des­de la pri­me­ra vez. Es­ta­mos ha­blan­do de esa “chis­pa” que se en­cien­de en­tre dos per­so­nas y que ha­ce que sus cuer­pos se atrai­gan.

En resumen: quie­res arran­car­le la ro­pa a la me­nor pro­vo­ca­ción.

Li­bi­do com­pa­ti­ble:

Mu­chas pa­re­jas tie­nen pro­ble­mas por­que uno sien­te más de­seo se­xual que el otro. Cuan­do dos per­so­nas son igual de “ca­chon­das”, la vi­da se­xual se da de for­ma na­tu­ral, pues hay más con­fian­za pa­ra ini­ciar los en­cuen­tros ín­ti­mos.

Sin em­bar­go, cuan­do hay dis­pa­ri­dad en es­te sen­ti­do, pue­de pro­vo­car in­con­for­mi­dad de par­te de los dos.

Im­por­tan­cia se­xual:

Muy de la mano con el pun­to an­te­rior, el se­xo ocu­pa el mis­mo lu­gar en su lis­ta de prio­ri­da­des. Da igual si es el pri­me­ro o el úl­ti­mo, lo im­por­tan­te es que es­tén de acuer­do en qué tan re­le­van­te es el se­xo pa­ra su vi­da de pa­re­ja, si no coin­ci­den, ha­brá un pro­ble­mi­ta.

Ex­pe­ri­men­ta­ción:

Mu­chas pa­re­jas tie­nen con­flic­tos por­que el se­xo se vuel­ve abu­rri­do, y otras pue­den pa­sar mu­cho tiem­po per­fec­ta­men­te sa­tis­fe­chas sin pro­bar co­sas nue­vas.

De nue­vo, aquí en­tra en jue­go la per­so­na­li­dad de ca­da uno, si de ver­dad son aven­tu­re­ros o si son na­tu­ral­men­te con­ser­va­do­res. Los pro­ble­mas lle­gan cuan­do uno quie­re ex­pe­ri­men­tar con to­do y el otro no.

Se co­no­cen per­fec­ta­men­te:

No so­lo se tra­ta de co­no­cer los pun­tos más eró­ge­nos de tu pa­re­ja, tam­bién los pro­pios. Al co­no­cer tu cuer­po pue­des guiar a tu pa­re­ja por tus rin­co­nes hot, y co­no­cer los su­yos; el ex­plo­rar sus cuer­pos ha­ce que el se­xo se vuel­va un ac­to com­par­ti­do que pue­de unir­los a otro ni­vel.

La com­pa­ti­bi­li­dad se­xual a ve­ces se da de for­ma na­tu­ral, y otras ve­ces se de­be tra­ba­jar, eso sí, sin que na­die se sien­ta obli­ga­do a cam­biar su for­ma de ser so­lo pa­ra com­pla­cer al otro.

Co­mu­ni­ca­ción:

La par­te más im­por­tan­te de to­da re­la­ción de pa­re­ja es sen­tir ple­na con­fian­za el uno con el otro; el co­mu­ni­car­se es esen­cial tam­bién en la ca­ma pues ha­brá co­sas que les gus­te y otras que no.

De­ben ser muy claros de sus gus­tos per­so­na­les pa­ra que na­die sal­ga las­ti­ma­do en la re­la­ción y pue­dan al­can­zar el cli­max co­mo Dios man­da.

El se­xo en pa­re­ja pa­re­ce al­go sen­ci­llo pe­ro de he­cho es com­pli­ca­do pe­ro de­be ser así pa­ra ser “per­fec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.