Marcone y Vol­pi evi­den­cian a la Li­ga MX

El Guardián - - DEPORTES -

Cruz Azul vuel­ve a vi­vir en de­pre­sión, sin ano­tar, sin ata­car, sien­do el equi­po que pa­re­cía ya ha­ber­se que­da­do en el ol­vi­do. El muy buen torneo an­te­rior y lo que tan­to se pre­su­mía so­bre la gran ges­tión en las ofi­ci­nas, hoy no exis­te. Si bien, el re­pre­sen­tan­te de Iván Marcone (fo­to) uti­li­zó el des­ta­ca­do ren­di­mien­to del ar­gen­tino la tem­po­ra­da pa­sa­da pa­ra “chan­ta­jear” y pe­dir más di­ne­ro a la di­rec­ti­va, lo cual es una ac­ti­tud po­co pro­fe­sio­nal y éti­ca, re­sul­ta inen­ten­di­ble que la cú­pu­la de un equi­po que ha des­per­di­cia­do mi­llo­nes de dó­la­res en re­fuer­zos de pa­co­ti­lla, no le ha­ya con­ven­ci­do con un in­cre­men­to sa­la­rial y lo de­ja­ra es­ca­par.

La sa­li­da de Marcone re­pre­sen­ta to­do lo que ha si­do Cruz Azul en los úl­ti­mos tiem­pos, don­de la in­te­li­gen­cia pa­re­ce per­di­da y los ca­pri­chos son los que im­pe­ran, aun­que eso no qui­ta que la fu­ga de ta­len­tos de la Li­ga MX es ca­da vez más cons­tan­te.

Al ser Mé­xi­co un país com­pra­dor, más que ex­por­ta­dor, y des­ti­nar mu­chí­si­mos mi­llo­nes de dó­la­res en los pre­su­pues­tos de los equi­pos pa­ra com­pra y pa­go de sa­la­rios de ju­ga­do­res, los sud­ame­ri­ca­nos de ca­li­dad más arri­ba de la es­tán­dar uti­li­zan a la Li­ga MX pa­ra dos si­tua­cio­nes: en­ri­que­cer­se y crear un tram­po­lín pa­ra ir­se a un equi­po de mayor re­nom­bre, ya sea en Eu­ro­pa o sus pro­pios paí­ses. A di­fe­ren­cia de otros, que bus­can na­tu­ra­li­zar­se y ju­gar en la Se­lec­ción Me­xi­ca­na.

Ch­ris­tian Bra­gar­nik, quien se ha con­ver­ti­do en el pro­mo­tor de ca­be­ce­ra de Ri­car­do Pe­láez, tan­to en el Amé­ri­ca co­mo aho­ra en el Cruz Azul, ha­ce el tra­ba­jo que me­jor le con­ven­ga a su re­pre­sen­ta­do. Los pro­mo­to­res no son el dia­blo; al con­tra­rio, son per­so­na­jes ne­ce­sa­rios en el fut­bol, pe­ro que si ven un hue­co del cual apro­ve­char­se, lo ha­rán. Pa­ra eso se les des­ti­na un por­cen­ta­je de los sa­la­rios y fi­chas de los ju­ga­do­res.

El ca­so de Marcone no es no­ve­dad en Cruz Azul. Su­ce­dió con al­gu­nos otros, co­mo Teó­fi­lo Gu­tié­rrez, Edi­xon Pe­rea y has­ta el pro­pio Ja­vier Aquino, co­mo tam­po­co al­go nue­vo en la Li­ga MX. En tiem­pos re­cien­tes ha su­ce­di­do con Ed­win Car­do­na, Ema­nuel Vi­lla, Hum­ber­to Sua­zo, Mau­ro Ca­mo­ra­ne­si y has­ta Ch­ris­tian Be­ní­tez, que en paz des­can­se, por re­cor­dar so­la­men­te a al­gu­nos.

Otro pun­to fun­da­men­tal pa­ra la sa­li­da de al­gu­nos fut­bo­lis­tas es que la Li­ga MX no tras­cien­de más allá de Was­hing­ton y Ver­mont; es de­cir, so­la­men­te tie­ne una pe­ne­tra­ción real en Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, por lo que ju­ga­do­res de es­ta ca­te­go­ría no en­cuen­tran ca­bi­da en sus se­lec­cio­nes na­cio­na­les, de­bi­do a que na­die —de quie­nes to­man las de­ci­sio­nes de lle­var­los a los com­bi­na­dos na­cio­na­les— los ve, en cuan­to a los que son per­so­na­jes im­por­tan­tes. Por es­tas ra­zo­nes es más que jus­ti­fi­ca­da y en­ten­di­ble la sa­li­da.

Ade­más del vo­lan­te ar­gen­tino, ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el por­te­ro Tia­go Vol­pi pi­dió al Que­ré­ta­ro ce­der­lo al Sao Pau­lo, con el ob­je­ti­vo de es­tar en el ra­dar de la se­lec­ción bra­si­le­ña, pa­ra la que —es­tá se­gu­ro— tie­ne ni­vel, pe­ro el pro­ble­ma es que na­die del cuer­po téc­ni­co del pen­ta­cam­peón mun­dial lo ve­ría si se man­te­nía con los Ga­llos Blan­cos.

Aho­ra fue Marcone, quien de­jó cla­ro que la Li­ga MX no es tan co­no­ci­da en el mun­do, co­mo al­gu­nos di­rec­ti­vos se em­pe­ñan en pre­su­mir cuan­do dan al­gu­na de­cla­ra­ción.

Twit­ter: @gvlo2008 Con­tac­to: ge­rar­do. ve­laz­[email protected]­ni­ver­salbg­wi­re. com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.