Vin­cu­lan a pro­ce­so al multihomic­ida

El Guardián - - PORTADA - Juan Fran­cis­co Val­dés

Con un cor­te de pe­lo a ra­pa y ves­ti­men­ta co­lor ca­qui, fue pre­sen­ta­do el pre­sun­to multihomic­ida Ro­ge­lio Flo­res Cruz ayer en el Cen­tro de Jus­ti­cia Pe­nal, don­de le fue dic­ta­da la vin­cu­la­ción a pro­ce­so.

Fue por los de­li­tos de pa­rri­ci­dio y ma­tri­ci­dio ca­li­fi­ca­dos por ha­ber­se co­me­ti­do con ven­ta­ja y trai­ción, fe­mi­ni­ci­dio, así co­mo ro­bo en cuan­tía ma­yor ca­li­fi­ca­do por ha­ber re­caí­do en vehícu­lo au­to­mo­tor, y ro­bo es­pe­cial­men­te ca­li­fi­ca­do por ha­ber­se co­me­ti­do en vi­vien­da ha­bi­ta­da.

El juez Pe­dro Ló­pez Me­drano, que pre­si­dió la au­dien­cia en la sa­la pe­nal nú­me­ro uno, no­ti­fi­có que el agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del gru­po de Ho­mi­ci­dios Vio­len­tos en­con­tró los me­dios de prue­ba pa­ra acre­di­tar los de­li­tos que co­me­tió el 1 de ju­nio del 2019.

Se in­for­mó que pri­me­ro se apro­xi­mó a la re­cá­ma­ra de su bi­sa­bue­la Ma­ría Au­re­lia, de 91 años, a la cual es­tran­gu­ló; lue­go a la la­van­de­ría don­de se en­con­tra­ba su abue­la Her­me­lin­da, de 70 años, a la cual apu­ña­ló.

Tam­bién al cuar­to ha­bi­li­ta­do co­mo es­tu­dio don­de es­ta­ba su abue­lo Jo­sé An­to­nio, de 71 años, y fi­nal­men­te con su tía abue­la Vir­gi­nia, de 60 años, a los que apu­ña­ló.

Tam­bién en la mis­ma au­dien­cia se ex­pu­so que la Po­li­cía In­ves­ti­ga­do­ra lo­gró ob­te­ner co­mo prue­ba un vi­deo, el cual so­lo fue des­cri­to por el ti­tu­lar de di­cho tri­bu­nal, don­de Ro­ge­lio mues­tra a sus fa­mi­lia­res sin vi­da y en char­cos de san­gre.

Lue­go di­ce una se­rie de in­cohe­ren­cias, en­tre ellas que eran pe­dó­fi­los y que las víc­ti­mas eran tra­fi­can­tes, y que ope­ra­ban en dis­tin­tas par­tes del mun­do.

El juez de­ter­mi­nó que el acu­sa­do re­quie­re in­ter­na­mien­to y su pro­ce­so se si­gue por cin­co de­li­tos con la cau­sa pe­nal 1133/2019.

Se le dio voz al impu­tado pa­ra que de­cla­ra­ra, pe­ro no qui­so dar su ver­sión.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­li­ci­tó de pla­zo cin­co me­ses pa­ra con­cluir con la in­ves­ti­ga­ción.

Ro­ge­lio N., el pre­sun­to multihomic­ida de la co­lo­nia La­ti­noa­me­ri­ca­na, es­tre­nó de­fen­sa en su se­gun­da au­dien­cia. El abo­ga­do Ro­dol­fo Ri­chards de la Gar­za in­ten­ta­rá de­mos­trar que no es men­tal­men­te es­ta­ble lue­go de que pa­ra la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) no presenta un cua­dro psi­có­ti­co; in­di­có ade­más que la con­fe­sión que su clien­te hi­zo an­te me­dios de co­mu­ni­ca­ción no tie­ne va­lor ju­rí­di­co.

An­te una sa­la lle­na se lle­vó a aca­bo la se­gun­da au­dien­cia del ca­so en con­tra del pre­sun­to ase­sino de Jo­sé An­to­nio, de 71 años; Her­me­lin­da, de 70; Ma­ría Au­re­lia, de 91, y Vir­gi­nia, de 60. Úni­ca­men­te se dio un re­ce­so de 30 mi­nu­tos pa­ra que la de­fen­sa pu­die­ra co­no­cer más el ca­so.

“Va­mos a plan­tear ape­nas cuál va a ser la es­tra­te­gia. Es­ta­mos vien­do cir­cuns­tan­cias que a to­das lu­ces son evi­den­tes: la cues­tión de la si­tua­ción emo­cio­nal y psi­quiá­tri­ca. Una vez que de­ter­mi­ne­mos eso va­mos a ver qué ha­cer”, in­di­có Ri­chards de la Gar­za.

Co­men­tó tam­bién que el in­cul­pa­do no cuen­ta con re­cur­sos eco­nó­mi­cos ni pa­ra pa­gar los ho­no­ra­rios del buf­fet, ni pa­ra los es­tu­dios psi­quiá­tri­cos pa­ra es­ta­ble­cer en qué con­di­ción men­tal se en­cuen­tra.

Co­men­tó que no ha te­ni­do nin­gún con­tac­to con el res­to de la fa­mi­lia más que el sa­lu­do que se die­ron en los pa­si­llos del Cen­tro de Jus­ti­cia Pe­nal. Di­jo tam­bién que bus­ca­rían a Ke­nia, la mu­jer que el in­cul­pa­do lla­mó al ser in­gre­sa­do en el pe­nal.

“Va­mos a con­tac­tar a la no­via pa­ra que pue­da es­tar asis­tién­do­lo, que ten­ga vi­si­ta y en un mo­men­to da­do una rea­dap­ta­ción”, fi­na­li­zó.

APRE­SU­RA­DOS. La ma­dre de Ro­ge­lio y sus her­ma­nos no hi­cie­ron de­cla­ra­cio­nes al sa­lir del Cen­tro de Jus­ti­cia Pe­nal.

‘PSI­CÓ­TI­CO’. La de­fen­sa bus­ca com­pro­bar que su clien­te no es men­tal­men­te es­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.