Eji­do ca­si de­sa­pa­re­ce tras una tor­men­ta

» Tras días de ca­lor in­fer­nal, el gra­ni­zo cau­só des­tro­zos en las hu­mil­des vi­vien­das

El Guardián - - POLICIACA - Ca­ro­li­na Vi­ve­ros

Des­pués de va­rios días de pri­ma­ve­ra con más de 48 gra­dos y sen­sa­ción de 55 a la som­bra y den­tro de las ca­sas de ado­be del eji­do Al­to de No­rias, más de 30 fa­mi­lias su­frie­ron la “fu­ria” de una tor­men­ta y una gra­ni­za­da que azo­tó el lu­gar el pa­sa­do mar­tes.

Se­gún fuen­tes mu­ni­ci­pa­les, no se ge­ne­ró re­por­te del si­nies­tro, por lo que has­ta el mo­men­to nin­gu­na au­to­ri­dad ha apo­ya­do a fa­mi­lias que duer­men con te­chos de hu­le y con te­mor de que se re­pi­ta la tor­men­ta en es­ta co­mu­ni­dad ubi­ca­da a 80 ki­ló­me­tros de Sal­ti­llo.

Ti­na­cos des­tro­za­dos en ple­na ca­lle, te­chos sin la­mi­nas y zo­nas de lo­da­za­les, es lo que de­jó la fuer­te llu­via que du­ró va­rias ho­ras y que de­jó sin ener­gía eléc­tri­ca por más de 24 ho­ras a es­te eji­do, en don­de se ca­ye­ron al me­nos 6 pos­tes de la CFE.

La señora Ve­lia, quien vi­ve en es­te eji­do des­de ha­ce 30 años, ase­gu­ró que ja­más ha­bía pa­sa­do un fe­nó­meno de es­ta na­tu­ra­le­za, por lo que “ya no es­ta­mos a gus­to, dor­mi­mos con mie­do por­que ese día es­tá­ba­mos to­dos en­ce­rra­dos pi­dién­do­le a Dios que no nos pa­sa­ra na­da”, re­cuer­da.

“Co­mo el fin del mun­do”, así lo des­cri­bie­ron los ni­ños que vi­ven en la tien­da de aba­rro­tes del eji­do, por­que se­gún tes­ti­mo­nios, por al­gu­nos mo­men­tos el

día se con­vir­tió en no­che y so­lo se veía un re­mo­lino que arra­só con los te­chos de ca­sas que ha­ce al­gu­nos años les lle­va­ron de par­te de al­gún Al­cal­de.

“Los quio­tes vo­la­ron, los ani­ma­les se vol­vie­ron lo­cos y aho­ra es­ta­mos vien­do có­mo va­mos a re­pa­rar to­do por­que na­die ha ve­ni­do, pues va­mos a te­ner que ha­cer sa­cri­fi­cios pa­ra po­der dor­mir sin go­te­ras”, di­jo do­ña Ve­lia.

30 FA­MI­LIAS ha­bi­tan el eji­do Al­to de No­rias, a 80 km de la ciu­dad de Sal­ti­llo.

LO QUE EL VIEN­TO SE LLE­VÓ. La tor­men­ta arran­có pos­tes, te­chos y has­ta ti­na­cos; los ha­bi­tan­tes te­men que se re­pi­ta.

DA­ÑOS. El eji­do es ha­bi­ta­do por per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos; mu­chos de ellos fue­ron dam­ni­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.