El men­sa­je de Mar­tino al ‘Chi­cha­ri­to’

El Guardián - - DEPORTES - Twit­ter: @gvlo2008

El men­sa­je fue di­rec­to, cla­ro y con­tun­den­te. Ge­rar­do Mar­tino lan­zó a los cua­tro vien­tos que el de­lan­te­ro más im­por­tan­te que tie­ne el fut­bol me­xi­cano se lla­ma Raúl Alon­so Ji­mé­nez. No lo son, pa­ra el en­tre­na­dor na­cio­nal, ni Ja­vier Her­nán­dez ni Hir­ving Lozano. Se­gu­ra­men­te, es un con­cep­to que te­nía muy bien pen­sa­do y —tar­de o tem­prano— apro­ve­cha­ría la co­yun­tu­ra pa­ra dar­lo a co­no­cer pú­bli­ca­men­te, lo que lle­va a que —en es­te pro­ce­so— la con­so­li­da­ción de es­te fut­bo­lis­ta con la Selección Na­cio­nal tie­ne que dar­se. To­do sur­gió an­te una es­tú­pi­da pre­gun­ta so­bre si no le preo­cu­pa­ba que es­tu­vie­ra pa­san­do una ma­la ra­cha go­lea­do­ra el ju­ga­dor del Wol­ver­ham­pton, sin dar­se cuen­ta de que anotó dos tan­tos en con­tra de Cu­ba. Por eso, Mar­tino —con man­za­ni­tas— ex­pli­có la im­por­tan­cia de Raúl Ji­mé­nez a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pre­sen­tes en el es­ta­dio de La Mi­lla, ca­sa de los Bron­cos de Den­ver. ¿Por qué Ji­mé­nez es el me­jor de­lan­te­ro de la ac­tua­li­dad? Sim­ple. Ade­más de ser muy buen de­fi­ni­dor en el área, tie­ne sa­cri­fi­cio, se pue­de ti­rar a una ban­da, re­tie­ne la pe­lo­ta cuan­do es ne­ce­sa­rio y no tie­ne esa sed de pro­ta­go­nis­mo, ni fan­fa­rro­ne­ría, de mu­chos de los que han pa­sa­do por ese pues­to en los úl­ti­mos tiem­pos, in­clui­do Her­nán­dez. Es un fut­bo­lis­ta se­rio, que en un sis­te­ma co­mo el de Mar­tino, en el que no se va­ria­rá y se ju­ga­rá eter­na­men­te con un pa­ra­do 4-3-3, tar­de o tem­prano ren­di­rá fru­tos de ma­ne­ra con­ti­nua. El par­ti­do de ayer re­pre­sen­ta­ba po­co o na­da, aun­que Ca­na­dá ha me­jo­ra­do gra­cias al tra­ba­jo de John Herd­man, en­tre­na­dor in­glés que le ha da­do una fi­so­no­mía dis­tin­ta a un equi­po que tie­ne a fut­bo­lis­tas que mi­li­tan en li­gas eu­ro­peas y, aun­que no son po­ten­cias, cuen­tan con un ro­ce dis­tin­to a lo que esa selección ofre­cía ha­ce al­gu­nos años. Lo úni­co que pue­de ser un fac­tor es el ex­ce­so de con­fian­za que, na­tu­ral­men­te, tie­ne un fut­bo­lis­ta cuan­do sa­be que va a en­fren­tar a ri­va­les de me­nor ni­vel, asun­to en el que ha tra­ba­ja­do Mar­tino du­ran­te los úl­ti­mos días, sien­do en­fá­ti­co que a es­ta Co­pa Oro han ve­ni­do a ga­nar, to­man­do en se­rio a ca­da uno de los ri­va­les. Raúl Ji­mé­nez, des­pués de lo ver­ti­do por el Ta­ta, tie­ne la gran res­pon­sa­bi­li­dad de de­mos­trar­les a to­dos lo que es, por­que no hay ma­yor es­pal­da­ra­zo pa­ra un fut­bo­lis­ta que lo he­cho por el téc­ni­co ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.