Evi­ta re­la­cio­nar­te con es­tos ni­ños

» Los astros son la guía que ne­ce­si­tas pa­ra de­ci­dir con qué hom­bre es­tar y con cuál no

El Guardián - - ESPECIAL -

En tér­mi­nos de se­xua­li­dad las op­cio­nes son mu­chas, pe­ro, di­ga­mos, que hay hom­bres que se ma­ne­jan en mo­do sor­pre­sa.

Es de­cir, que a pri­me­ra vis­ta si­mu­lan ser inex­per­tos, pe­ro una vez en la ca­ma te ha­cen de to­do, de to­do me­nos de los que es­pe­ra­bas.

Pe­ro, ¿por qué te­ner se­xo con es­tos hom­bres es un error?

Los astros te di­cen con qué sig­nos del zo­dia­co no va­le la pe­na re­la­cio­nar­se.

El pla­cer, es la ca­pa­ci­dad que tie­ne el ser hu­mano pa­ra dis­fru­tar el ac­to se­xual.

Des­de lue­go, no to­das las mu­je­res se sien­ten sa­tis­fe­chas de la mis­ma ma­ne­ra.

Hay a las que les bas­ta la es­ti­mu­la­ción di­rec­ta en los ge­ni­ta­les y las que pre­fie­ren que no se cen­tren en el clí­to­ris, ne­ce­si­tan más que so­lo el con­tac­to.

Es de­cir, ca­ri­cias, be­sos, mi­ra­das y mu­cho más. Sin em­bar­go, te­ner se­xo con es­tos sig­nos del zo­dia­co es un error:

Aries

El hom­bre Aries di­fí­cil­men­te va a cen­trar su aten­ción en la sen­sa­ción que ex­pe­ri­men­ta po­co a po­co su pa­re­ja.

Es de­cir, se en­fo­ca en su pla­cer y en lle­var a ca­bo su po­si­ción se­xual fa­vo­ri­ta.

Ca­be des­ta­car, que son hom­bres muy vi­sua­les y que les bas­ta po­co tiem­po pa­ra lle­gar al pun­to má­xi­mo.

De ahí, que no per­mi­te que la mu­jer se ex­pre­se de for­ma des­preo­cu­pa­da y en ca­so de que lle­gue al or­gas­mo, no son de los que se to­man el tiem­po pa­ra es­ti­mu­lar a su pa­re­ja.

Ade­más, ma­ne­jan el clí­to­ris co­mo si se tra­ta­ra de un tim­bre co­rrien­te.

Géminis

Uno de los sig­nos del zo­dia­co más can­den­tes e in­ten­sos, sin em­bar­go, van a pri­sa.

Lo que su­ce­de es que son hom­bres a los que no les gus­ta mos­trar su la­do emo­cio­nal, pre­fie­ren man­te­ner­se ale­ja­dos y por eso no lo­gran una co­ne­xión con­si­de­ra­ble du­ran­te la re­la­ción se­xual.

Te­ner in­ti­mi­dad con un hom­bre Géminis, es bá­si­ca­men­te una mo­ne­da al ai­re.

Pues, así co­mo pue­des es­pe­rar su lla­ma­da a la ma­ña­na si­guien­te, tal vez pu­do ser la úl­ti­ma vez lo que vis­te.

Virgo

¡Por fa­vor! Que al­guien le pres­te un ma­nual a Virgo, es el ti­po de hom­bre que ni si­quie­ra ubi­ca cuá­les son las par­tes eró­ge­nas de su pa­re­ja.

Su for­ma de ver las re­la­cio­nes se­xua­les es muy mecánica, no pier­de el tiem­po en el jue­go pre­vio y le im­por­ta po­co si su com­pa­ñe­ra ya es­tá bien lu­bri­ca­da, és­te no se po­ne ni cre­ma.

Lo cu­rio­so es que son el ti­po de hom­bres que va a lla­mar la aten­ción de que son unos dio­ses en la ca­ma, pe­ro a la ho­ra de la ho­ra, ya en el mo­men­to no tie­nen ni idea.

NO TE EQUI­VO­QUES. En es­te ar­tícu­lo de­cu­bri­rás por qué te­ner se­xo con es­tos hom­bres es un error, uno que pue­des co­rre­gir evi­tán­do­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.