Va­ya gol­pa­zo el del ga­so­li­na­zo

Pa­ra los que te­ne­mos la for­tu­na de te­ner un au­to­mó­vil, el he­cho de que la ga­so­li­na es­té tan ca­ra nos afec­ta… y mu­cho. ¡Es que a ca­da ra­to la suben más de pre­cio!

El Heraldo de Chiapas - - Cultura - RI­CAR­DO ES­PI­NO­SA mail: co­mo­di­[email protected]­mail twit­ter: @co­mo­di­jo

A ca­da ra­ti­to nos pe­gan con un nue­vo “ga­so­li­na­zo”, que es co­mo le lla­ma­mos al —muy fre­cuen­te—au­men­to de pre­cio de es­te com­bus­ti­ble in­dis­pen­sa­ble pa­ra el fun­cio­na­mien­to de nues­tro co­che. ¿Por qué le de­ci­mos “ga­so­li­na­zo”? Pues por­que el su­fi­jo —pa­ra de­cir­lo téc­ni­ca­men­te— o bueno, la ter­mi­na­ción -azo ex­pre­sa, en­tre otras co­sas, al­go des­pec­ti­vo o bien a un gol­pe… co­mo un gol­pa­zo, un ma­dra­zo, un chin… bueno, ya me en­ten­dió. Así que el ga­so­li­na­zo es un au­tén­ti­co gol­pe re­ci­bi­do a nues­tros bol­si­llos… muy se­gui­do di­ría yo. La pa­la­bra ga­so­li­na no­so­tros la to­ma­mos “di­rec­ta­men­te y sin es­ca­las” del in­glés ga­so­li­ne, y los com­po­nen­tes eti­mo­ló­gi­cos —o sea, las raí­ces— son igua­les a los del es­pa­ñol. “Gas” es un flui­do que nun­ca de­ja de ex­ten­der­se y la pa­la­bra­na­ció gra­cias al re­co­no­ci­do quí­mi­co fla­men­co lla­ma­do Van Hel­mont, que cuan­do es­tu­dió la es­truc­tu­ra in­ter­na de los ga­ses di­jo: “¡es­to es un caos!” y de “caos” na­ció “gas”; por­que es mu­cho más di­fí­cil de con­tro­lar que los só­li­dos y los lí­qui­dos: El ele­men­to -ol es usa­do en quí­mi­ca pa­ra for­mar nom­bres de acei­tes, por­que pre­ci­sa­men­te vie­ne de óleum que sig­ni­fi­ca “acei­te” en la­tín; y fi­nal­men­te tie­ne el -ina, que es su­fi­jo muy usa­do pa­ra nom­brar quí­mi­cos: pro­teí­na, vi­ta­mi­na, crea­ti­na, etc. Ya que ha­blá­ba­mos del ga­so­li­na­zo, dé­je­me co­men­tar­le que el pre­cio de la ga­so­li­na en Mé­xi­co com­pa­ra­do con el de otros paí­ses, re­sul­ta no es­tar tan al­to. No re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar en in­ter­net los pre­cios ac­tua­les de las ga­so­li­nas en di­fe­ren­tes paí­ses y re­sul­ta que no es­ta­mos “tan pior”. Nor­mal­men­te nos com­pa­ra­mos —en ca­si to­do, no na­da más en el pre­cio de la ga­so­li­na— con los es­ta­dou­ni­den­ses; pues sí, la ga­so­li­na de ellos es al­re­de­dor de un 20% más ba­ra­ta, pe­ro si se nos ocu­rre com­pa­rar­la con la de Fran­cia o Ita­lia, es­ta­mos ha­blan­do de que ellos pa­gan en­tre un 80% y 90% más —res­pec­ti­va­men­te— por un li­tro de ga­so­li­na; ya ni ha­blar de Chi­na que bien se pa­ga más del do­ble por es­te pre­cia­do lí­qui­do que lo que pa­ga­mos en Mé­xi­co. Yo lo sé, ya es­ta­rá us­ted di­cien­do: “¡pe­ro ellos ga­nan mu­cho más!” y por su­pues­to que us­ted tie­ne la ra­zón. Lo que real­men­te nos agra­va la si­tua­ción en Mé­xi­co es que nues­tro las­ti­ma­do pe­so no va­le mu­cho que di­ga­mos… y apar­te el in­gre­so por ha­bi­tan­te es­tá “por la ca­lle de la amar­gu­ra” y la ga­so­li­na es ya un bien in­dis­pen­sa­ble pa­ra el desa­rro­llo del país… al me­nos por al­gu­nos años más, mien­tras se es­ta­ble­cen bien otras tec­no­lo­gías que ya es­tán en uso, co­mo los au­to eléc­tri­cos. Ya que an­da­mos con el te­ma de la ga­so­li­na, con fre­cuen­cia me pre­gun­tan si es co­rrec­to de­cir­le “ga­so­li­ne­ra” a la es­ta­ción don­de se ex­pen­de ga­so­li­na. Pues mi­re, ori­gi­nal­men­te la ga­so­li­ne­ría es el lu­gar don­de se ven­de es­te com­bus­ti­ble y el ga­so­li­ne­ro o ga­so­li­ne­ra es la per­so­na que tra­ba­ja en una ga­so­li­ne­ría —ob­via­men­te ven­dien­do ga­so­li­na—. Sin em­bar­go, ya ve us­ted co­mo es la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de “bo­na­cho­na” y por la fuer­za de la cos­tum­bre, ya se acep­ta que “ga­so­li­ne­ra” sea el de­pó­si­to o es­ta­ble­ci­mien­to don­de se ven­de ga­so­li­na. Así es que us­ted pue­de ir a la ga­so­li­ne­ría o a la ga­so­li­ne­ra, co­mo us­ted gus­te. Y ya que se me es­tá ago­tan­do la ga­so­li­na es me­jor que me re­ti­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.