Bartlett y Romero, pie­zas cla­ve

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Eduar­doan­dra­[email protected]

Las de­sig­na­cio­nes

he­chas por AMLO, de Ma­nuel Bartlett y Oc­ta­vio Romero pa­ra di­ri­gir res­pec­ti­va­men­te la CFE y Pe­mex pro­vo­ca­ron crí­ti­cas ab­so­lu­ta­men­te in­jus­ti­fi­ca­das. La vi­ru­len­cia en la re­des se di­ri­gió en es­pe­cial con­tra Bartlett, pe­ro sus de­nos­ta­do­res no le han ob­je­ta­do ni su ca­pa­ci­dad, ni su ex­pe­rien­cia, ni su hon­ra­dez per­so­nal.

Bartlett es uno de los in­te­gran­tes del equi­po de Ló­pez Obra­dor con ma­yor co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­dad de­mos­tra­das. Ti­tu­lar de dos se­cre­ta­rías de Es­ta­do, go­ber­na­dor de Puebla y dos ve­ces Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, sus an­te­ce­den­tes lo ca­li­fi­can co­mo un fun­cio­na­rio pú­bli­co del más al­to ni­vel. Evi­den­te­men­te no se le pue­de des­ca­li­fi­car con re­la­ción a las cre­den­cia­les an­tes ci­ta­das.

El re­cha­zo de al­gu­nos se­gui­do­res de AMLO des­co­no­ce de ma­ne­ra vis­ce­ral no só­lo sus mé­ri­tos sino su vin­cu­la­ción inequí­vo­ca con las cau­sas de­fen­di­das por el vir­tual Pre­si­den­te Electo quien por al­go lo ha con­si­de­ra­do pa­ra un car­go de tan­ta re­le­van­cia. Na­die pue­de re­ga­tear­le a Bartlett su com­pro­mi­so esen­cial con las po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas, par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria ener­gé­ti­ca; tam­po­co su ad­he­sión al pro­yec­to de An­drés Ma­nuel en con­tra de las me­di­das pri­va­ti­za­do­ras. Quie­nes vo­ta­ron por el can­di­da­to de Mo­re­na ex­pre­sa­ron su opo­si­ción al pro­yec­to neo­li­be­ral y por tan­to tie­nen que coin­ci­dir con los plan­tea­mien­tos que Bartlett ha he­cho des­de su po­si­ción de Se­na­dor.

Más con­se­cuen­tes son las crí­ti­cas que le han for­mu­la­do di­ri­gen­tes del sec­tor pri­va­do ar­gu­men­tan­do una su­pues­ta inade­cua­ción de su per­fil res­pec­to de la di­rec­ción de la CFE. Des­de la de­re­cha, el per­fil de un hom­bre na­cio­na­lis­ta en una em­pre­sa pú­bli­ca que desea­rían con­ver­tir en pri­va­da, no es el ade­cua­do. Por otra par­te adu­cen que ese car­go exi­ge una pre­pa­ra­ción téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca.

Am­bas apre­cia­cio­nes son in­sos­te­ni­bles. La de­sig­na­ción obe­de­ce al pro­gra­ma de Mo­re­na opues­to a la pri­va­ti­za­ción. Es

ver­dad que la en­tre­ga de par­te del sec­tor eléc­tri­co di­fí­cil­men­te po­dría re­ver­tir­se de la no­che a la ma­ña­na y en ese as­pec­to Bartlett ha si­do cau­te­lo­so, pe­ro el fu­tu­ro di­rec­tor de la CFE la con­du­ci­rá no co­mo un ne­go­cio a ex­plo­tar, sino co­mo un ser­vi­cio pú­bli­co a pro­por­cio­nar. Por eso, al fren­te de la mis­ma de­be es­tar un fun­cio­na­rio con for­ma­ción po­lí­ti­ca y sen­ti­do so­cial. Los téc­ni­cos ins­tru­men­ta­rán la mi­sión de la CFE de pro­veer ener­gía con efi­cien­cia y opor­tu­ni­dad sin pri­vi­le­giar el lu­cro. La bús­que­da de és­te afec­ta al ser­vi­cio. Bas­ta com­pa­rar el tiem­po que tar­da­ron las em­pre­sas pri­va­das en re­po­ner el apro­vi­sio­na­mien­to des­pués de gra­ves afec­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas en Flo­ri­da y en Puer­to Ri­co, pa­ra cons­ta­tar las ven­ta­jas de una em­pre­sa pú­bli­ca. Cuan­do las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra re­pa­rar las lí­neas y re­po­ner los equi­pos es­tán con­di­cio­na­das por los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas o re­quie­ren de la apro­ba­ción de ge­ren­tes que cal­cu­lan el im­pac­to en los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros sin aten­der las an­gus­tias de quie­nes se ven pri­va­dos de la ener­gía eléc­tri­ca, la reac­ción de las em­pre­sas es len­ta e in­efi­cien­te. Por eso es fun­da­men­tal con­ser­var el sen­ti­do de ser­vi­cio pú­bli­co co­mo lo con­ci­be un fun­cio­na­rio pre­pa­ra­do en el área po­lí­ti­ca. Lo ha ex­pli­ca­do el pro­pio Ma­nuel Bartlett cuan­do po­ne el ejem­plo de la em­pre­sa eléc­tri­ca fran­ce­sa que no es­tá di­ri­gi­da por elec­tri­cis­tas.

Tie­ne ra­zón tam­bién al de­cir que la CFE no de­be­ría es­tar com­pran­do ener­gía pro­du­ci­da pri­va­da­men­te sino ge­ne­rán­do­la a par­tir de su pro­pia ca­pa­ci­dad que tan­to es­fuer­zo cos­tó desa­rro­llar. De ahí la uti­li­dad de re­vi­sar los con­tra­tos con pro­vee­do­res pri­va­dos que fre­cuen­te­men­te re­sul­tan leo­ni­nos por­que obli­gan al Es­ta­do a

pa­gar por un mon­to de ener­gía eléc­tri­ca prees­ta­ble­ci­do, se em­plee o no. Da­do que la pro­duc­ción ener­gé­ti­ca no pue­de guar­dar­se, es­te ti­po de cláu­su­las ga­ran­ti­za las ga­nan­cias de los pro­duc­to­res pri­va­dos pe­ro afec­ta gra­ve­men­te el in­te­rés na­cio­nal. Por eso, des­de la épo­ca en que Ze­di­llo pre­ten­día la pri­va­ti­za­ción del sec­tor eléc­tri­co va­rios se­na­do­res nos opu­si­mos con vi­gor a esa aper­tu­ra. Des­afor­tu­na­da­men­te ya una par­te de esa área eco­nó­mi­ca se ha en­tre­ga­do a in­tere­ses pri­va­dos, in­clu­so ex­tran­je­ros, sin em­bar­go no es acon­se­ja­ble afec­tar­los de gol­pe pues han he­cho in­ver­sio­nes en tal ac­ti­vi­dad am­pa­ra­dos por un ré­gi­men ju­rí­di­co que lo per­mi­te; tal afec­ta­ción aca­rrea­ría gra­ve des­cré­di­to al país. Pe­ro Bartlett va a esa res­pon­sa­bi­li­dad se­gu­ra­men­te pa­ra in­ten­tar fre­nar des­po­jos fu­tu­ros; ve­ri­fi­car que los con­tra­tos ac­tua­les no im­pli­quen la­tro­ci­nios en con­tra de la Na­ción; re­ver­tir la ten­den­cia pri­va­ti­za­do­ra con in­te­li­gen­cia y pru­den­cia así co­mo re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y la ple­na via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la CFE.

AMLO tie­ne que re­sis­tir la pre­sión ejer­ci­da so­bre él por los nombramien­tos en las lla­ma­das em­pre­sas pro­duc­ti­vas del Es­ta­do. Na­da le ha­ría más da­ño a su go­bierno que echar atrás de­sig­na­cio­nes fun­da­das en el pro­yec­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co na­cio­na­lis­ta que ava­la­ron más de 30 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. Man­te­ner­las es cla­ve pa­ra la cre­di­bi­li­dad de su pre­si­den­cia.

AMLO tie­ne

que re­sis­tir la pre­sión ejer­ci­da so­bre él por los nombramien­tos en las lla­ma­das em­pre­sas pro­duc­ti­vas del Es­ta­do. Na­da le ha­ría más da­ño que echar atrás de­sig­na­cio­nes fun­da­das en el pro­yec­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co na­cio­na­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.